Dolor de espalda posparto: por qué se produce y cómo afrontarlo

El embarazo cambia el cuerpo de muchas maneras. Si bien la mayoría de nosotras espera tener algunas estrías o cargar con algo de peso extra después de dar a luz, hay algunos cambios inesperados que pueden resultar incómodos. El dolor de espalda es uno de ellos.

Muchas mujeres experimentan dolores a lo largo de la columna vertebral poco después de dar a luz, y pueden persistir durante semanas o incluso meses después del parto. Si esto coincide con lo que sientes, no estás sola.

Afortunadamente, hay algunos cambios sencillos que puedes hacer para sobrellevar esta situación y reducir las molestias. Tenemos algunos consejos que te ayudarán a sentirte móvil y fuerte de nuevo para que puedas dar lo mejor de ti misma y de tu bebé.

Causas del dolor de espalda posparto

Hay algunas cosas que podrían estar afectando a tus niveles de comodidad. La mayoría de estas causas no tienen complicaciones a largo plazo y pueden tratarse fácilmente en casa o, si persisten, bajo el cuidado de un médico.

Tu cuerpo vuelve a la normalidad

En muchos casos, este dolor se debe a que los ligamentos de la pelvis y la zona lumbar se retraen a su estado anterior. Durante el embarazo, no sólo se estira el vientre. La pelvis también se estira, y las hormonas del embarazo hacen que los ligamentos y las articulaciones se aflojen para poder dar a luz.

Después, tienen que volver a la normalidad.

Traumatismos del parto

Durante el parto y el alumbramiento, tu cuerpo se ve sometido a una gran tensión. Dependiendo de cómo hayas dado a luz a tu bebé, podría haber algún traumatismo en tus músculos que podría tardar en curarse. Empujar a un bebé puede suponer un gran esfuerzo.

Una cesárea también es dura para tu cuerpo, ya que se corta la pared uterina durante el procedimiento.

Dolor epidural

Si experimentas dolor en la columna vertebral en las semanas posteriores al parto, puede deberse a la epidural. Algunas madres informan de sensibilidad alrededor del lugar de la inyección, dolor agudo o sensación de adormecimiento en la parte baja de la espalda y las caderas.

Esto debería remitir en unas semanas, pero si no lo hace, deberías hablar con tu médico.

Malas posturas

Tu nueva vida como madre también puede suponer un esfuerzo para tu espalda. Agacharse y girar, o llevar a un bebé en una pesada silla de coche, puede causar dolor si se hace de forma incorrecta. Incluso tu postura durante cosas como la lactancia puede causar dolor y estrés.

Ver  Entendiendo los cambios de humor durante el embarazo

Formas de lidiar con el dolor

Si estás dando el pecho, puede ser difícil encontrar métodos para aliviar el dolor de forma segura para ti y para tu bebé. Afortunadamente, hay algunos métodos que no contienen medicamentos y son saludables.

Evita los esfuerzos

Tu médico te aconsejará que no levantes nada pesado en las semanas siguientes al nacimiento de tu hijo. El tiempo de recuperación puede variar según la forma en que hayas dado a luz a tu hijo. La cesárea puede requerir más tiempo de recuperación, ya que se trata de un procedimiento invasivo.

Descansa con frecuencia; no estés de pie durante mucho tiempo mientras tu cuerpo se recupera. Cuando descanses, también puedes poner los pies en alto. Elevar los pies puede ayudar a aliviar la tensión en la espalda.

Ejercicio inteligente

Una vez que haya superado la recuperación inicial y su médico le dé el visto bueno para realizar una actividad física más rigurosa, puede empezar a incorporar algunos ejercicios que le ayuden a fortalecer y estirar los músculos.

El pilates y el yoga son excelentes ejercicios de bajo impacto que pueden ayudarle a fortalecer su núcleo, tanto el delantero como el trasero. Estos ejercicios también son excelentes para corregir tus problemas de postura.

La natación es una gran opción para la actividad cardiovascular. No ejerce presión sobre la espalda ni sobre otros puntos dolorosos, sino que te ayuda a ejercitar todo el cuerpo y a hacer que la sangre bombee. Además, nadar es divertido y relajante.

Relajación

A veces, el dolor puede aliviarse relajando la tensión que tienes en los músculos. No es de extrañar que estés un poco tensa tratando de hacer malabares con las alimentaciones nocturnas y con todas las nuevas responsabilidades y cambios de horario que estás experimentando.

Los masajes pueden ser una forma estupenda de tratar los músculos tensos y reducir el dolor. Pide a tu pareja que te frote suavemente los puntos doloridos o, mejor aún, regálate un día de spa y deja que los profesionales te mimen.

Un baño caliente puede tener efectos similares en el cuerpo y aliviar el dolor. Puedes aumentar el efecto añadiendo sales de Epsom y aceites esenciales. El magnesio de las sales de Epsom puede ayudar a reducir el dolor y prevenir los espasmos musculares. Y un poco de aceite de lavanda puede calmar tus sentidos y ayudarte a relajarte, especialmente justo antes de acostarte.

Dieta

Los dolores y molestias pueden ser el resultado de la inflamación. Aunque un poco de inflamación es normal en el cuerpo, un exceso de ella puede causar todo tipo de problemas y, en el caso de la espalda, puede afectar a la columna vertebral.

Los alimentos que consumes a veces pueden aumentar la cantidad de inflamación en tu cuerpo. Los lácteos, el gluten y los azúcares son los culpables habituales de la inflamación que debes tomar con moderación. También hay que evitar el alcohol, los embutidos y las grasas trans.

Ver  Proteínas y embarazo: ¿cuánto necesitas?

Llene su dieta con alimentos ricos en antioxidantes. Cambie los aceites procesados por aceite de oliva puro y llene su dieta de frutas, verduras, pescado y cereales integrales. También puedes tomar suplementos de omega-3 para obtener beneficios antiinflamatorios aunque no te guste comer pescado.

Tomar suficiente agua también es muy importante para mantener las articulaciones lubricadas y los niveles de inflamación controlados. Lleva contigo una botella de agua durante todo el día y procura tomar al menos dos litros de agua pura cada día. El café y el té pueden ser buenos, pero nunca deben sustituir al agua.

Salud de la espalda a largo plazo

Para mantener la espalda sana de por vida, es importante tener cuidado con aspectos como la postura.

Ergonomía

Vigila cómo interactúas con tus muebles. Especialmente si trabajas en un escritorio, pequeños detalles como la falta de apoyo lumbar o una pantalla demasiado baja pueden acumularse y causar un dolor grave con el tiempo.

Evita también encorvarte cuando alimentes o atiendas a tu bebé. Prueba varias posiciones para alimentar al bebé hasta encontrar la que te resulte más cómoda. Un cochecito demasiado bajo que te haga girar los hombros hacia delante al empujarlo también puede provocarte algún dolor, así que asegúrate de ajustarlo a un nivel cómodo.

Dolor de espalda posparto

Puede ser difícil, pero mantén la columna vertebral lo más recta posible e intenta mantener la barbilla paralela al suelo cuando estés sentada. Trata de no levantar la cadera cuando estés de pie o de mantener siempre el equilibrio del bebé sobre la misma cadera. Procura mantener el equilibrio de tu cuerpo y cambia de lado con frecuencia si tienes que poner más peso en un lado.

Fortalece tu cuerpo

Aunque el ejercicio ligero es bueno mientras se experimenta el dolor, para el apoyo a largo plazo, es posible que desee aumentar gradualmente sus músculos con algún entrenamiento de fuerza. Si tienes previsto tener más hijos, puede ser útil fortalecer el núcleo y la cintura pélvica.

El entrenamiento con pesas o kettlebell puede ser muy bueno para tonificar los músculos, pero es importante mantener una postura correcta mientras se levantan las pesas para evitar lesiones. Recuerda el clásico consejo de levantar desde las rodillas.

Cuida tu postura al dormir

Mucha gente duerme en colchones demasiado blandos o que no ofrecen suficiente apoyo. Aunque algo mullido puede resultar agradable al principio, también puede causar puntos de presión en el cuerpo y provocar dolor de espalda durante las horas de vigilia.

Elige un colchón más firme y utiliza almohadas semifirmes para que te proporcionen un apoyo adicional donde lo necesites. Tu almohada de maternidad puede seguir siendo una buena forma de apoyar tu espalda incluso después de tener a tu bebé, o simplemente pon una almohada firme entre tus rodillas si duermes de lado, o debajo de tus rodillas, si duermes de espaldas.

Ver  ¿Cuándo es seguro que los bebés beban agua?

Cuándo es el momento de llamar al médico

Si el dolor empieza a empeorar o no encuentra alivio, puede ser el momento de consultar a un profesional. Cuando el dolor empieza a interferir en tu vida cotidiana y te dificulta el cuidado de tu hijo, mereces encontrar alivio. Hay otros signos de advertencia a los que hay que prestar atención.

Si alguna vez tienes un dolor de espalda intenso acompañado de fiebre, debes ponerte en contacto con tu médico. Y si has sufrido un traumatismo o una lesión durante el parto, el dolor continuo puede ser una señal de que algo ha ido mal y podrías necesitar tratamiento.

Siéntete lo mejor posible para poder ser lo mejor posible

El dolor de espalda nunca es divertido y el dolor de espalda posparto llega en un momento en el que todavía estás conociendo todos los cambios que está experimentando tu cuerpo. Puede ser difícil saber exactamente cuál es el problema, pero afortunadamente, en la mayoría de los casos, el dolor de espalda posparto no es grave. Es una molestia, pero hay formas de aliviar el dolor sin tomar medicamentos que pueden pasar a tu hijo si estás amamantando.

Cuando te sientas bien, podrás dar lo mejor de ti a tu hijo. Y lo que es más importante, podrás empezar a sentirte de nuevo como tú misma, lo que puede ser un alivio bienvenido en un momento en el que estás aprendiendo cosas nuevas sobre ti y tu hijo cada día.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 28

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empecé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad