Leche de fórmula para bebés: Cuánto necesitan y cuándo

Aunque las madres suelen optar por amamantar a sus bebés, la leche de fórmula o leche artificial puede ser un gran sustituto. Es más cómodo, requiere menos tiempo y te permite saber mejor cuánto consume tu bebé. Y lo mejor de todo es que puedes hacer que otros lo hagan si dejas a tu bebé con familiares o amigos.

En lo que respecta a la alimentación con leche de fórmula, quizá te preguntes en qué medida debe coincidir con tu horario de lactancia o sustituirlo.

La respuesta corta es: depende, sobre todo de su edad. Sigue leyendo para conocer la respuesta larga.

cuanta leche de fórmula dar a un bebé

Pautas aproximadas según la edad

Hay muchos factores que determinan la cantidad de leche de fórmula que necesita un bebé, pero la edad es la más útil. En la mayoría de los casos, es una pauta suficiente para seguir. A continuación se indica la cantidad aproximada de leche artificial que necesita tu bebé según su edad

Recién nacidos

La barriguita de un bebé recién nacido tiene el tamaño de una cereza, por lo que no hay que alimentarlo mucho. Para los bebés de menos de un mes, es suficiente de 30 a 90 ml de fórmula por toma. Se recomienda darles de comer cada 3 ó 4 horas, pero no obligues a tu bebé a alimentarse si parece que no quiere hacerlo.

De uno a tres meses

Al mes, puedes aumentar la cantidad a 4 120 ml por toma, sin dejar de darle su fórmula cada 4 horas.

Cuatro meses

A los cuatro meses, puedes aumentar la cantidad por toma a 150 o 180 ml. Como tu bebé es capaz de tomar más fórmula por toma que antes, ahora puedes espaciar las tomas a una cada 5 horas. Puedes intentar calcular bien el tiempo para que puedas dormir bien por la noche.

Seis meses

A los seis meses, la cantidad de leche de fórmula por toma aumenta a entre 180 o 230 ml, pero el horario variará ya que tu bebé puede ahora comer también sólidos.

El tiempo de alimentación con leche artificial variará en función del tiempo y la cantidad de alimentos sólidos que coma. En esta fase, es mejor llevar la cuenta de la cantidad total de leche artificial que ingiere al día. La ingesta diaria total de tu bebé debería ser de entre 900 y 1000 ml, lo que equivaldría aproximadamente a 5 tomas. Si comen sólidos, no necesitarán esta cantidad.

Ver  ¿Es seguro tomar sal durante el embarazo? Dosis recomendadas

Un año

Después de que tu pequeño celebre su primer cumpleaños, debería comer alimentos sólidos con más regularidad y depender menos de la leche artificial. Unas 240 mlde leche de fórmula 2 ó 3 veces al día deberían ser suficientes, siempre que coma lo suficiente.

Señales a tener en cuenta

Ahora que sabes cuánta leche artificial se necesita aproximadamente según la edad de tu bebé, ¿qué más hay que tener en cuenta? Afortunadamente, tu bebé es un jugador de equipo y te dará algunas señales para ayudarte. Aquí tienes unas cuantas señales en las que debes fijarte para comprobar si tu pequeño Ricitos de Oro tiene hambre, está sobrealimentado o está en su punto.

Señales de que tu bebé tiene hambre

Chupar o chasquear los labios

Los bebés chasquean los labios o hacen sonidos de succión para indicar que tienen hambre. Puede actuar como un despertador natural.

Enraizamiento

Puedes comprobar manualmente si tu bebé tiene hambre simplemente poniendo tu dedo en su mejilla, cerca de su boca. Si intenta alcanzar tu dedo con la boca, significa que es hora de alimentarse.

Llanto

El signo más obvio y más conocido del hambre, el llanto suele ser el último recurso de tu bebé para indicarte que tiene hambre. Podrás saber que tiene hambre un poco antes si prestas atención a las otras señales mencionadas.

Quizás también te interese nuestro artículo sobre las razones más frecuentes por las que lloran los bebés.

Buscar más

Un truco para saber si le has dado a tu pequeño suficiente leche de fórmula es comprobar su reacción cuando sacas el biberón después de que se acabe el contenido. Si mira a su alrededor, pareciendo preguntarse a dónde ha ido a parar la leche, suele significar que quiere más. Prueba a darle unos cuantos tragos cada vez, y comprueba si sigue buscando más después.

Señales de que tu bebé está sobrealimentado

Regurgitación

Las regurgitaciones, o el reflujo, son normales en los bebés. Sólo significa que se están acostumbrando a comer y que su cuerpo puede no ser capaz de soportar toda esa fórmula. No les molestará, y sólo parece que eructan con líquido en lugar de con gas. A veces el líquido puede salir incluso por la nariz. No te molestes por esto, es normal.

cuanta leche de formula dar a los bebés

Vómitos

En los casos más extremos, tu bebé puede vomitar. Esto se diferencia de la regurgitación por ser más fuerte y en mayor cantidad que la simple regurgitación. Esto indicaría que tu bebé se ha sobrealimentado.

Aumento excesivo de peso

Si, al medir la altura y el peso de tu bebé, observas que su peso aumenta más rápidamente que su altura, es posible que esté comiendo en exceso y adquiriendo sobrepeso. Si su peso es considerablemente superior a la media, es posible que debas darle menos cantidad por toma.

leche de formula para bebes

Señales de que tu bebé está comiendo bien

En pocas palabras, si tu bebé parece feliz o relajado después de comer, probablemente haya disfrutado de una buena comida. ¡Igual que los adultos! Haz un seguimiento de la altura y el peso de tu bebé, y si ambos aumentan de forma regular y proporcional, todos los signos apuntan a una alimentación sana.

Ver  Embarazo después de un aborto espontáneo: Lo que hay que saber

FAQs

¿Puedo utilizar leche de fórmula para apaciguar a mi bebé?

Tu primer instinto como padre cuando tu bebé llora puede ser alimentarlo. Por desgracia, tener hambre no es la única razón por la que tu bebé llora. Puede que llore porque quiere atención, porque se ha hecho daño o incluso porque se aburre.

A veces, tomarse el biberón no es la solución a los problemas de la vida, y lo mismo ocurre con ellos. Puedes intentar abrazarles o cantarles si están deseando atención. Dale un juguete para aliviar su aburrimiento. Comprueba si necesitan eructar. Si siempre utilizas el biberón para apaciguarles, puede llevar a una sobrealimentación.

Los bebés también tienen necesidad de chupar cosas. La sensación de chupar algo les tranquiliza, lo que a veces puede llevar a una sobrealimentación cuando la necesidad de chupar se confunde con la necesidad de alimentarse. Intenta ofrecerles un chupete, su pulgar o, a veces, incluso su puño entero como algo para chupar.

¿Cómo elijo la fórmula adecuada?

Ahora que sabes cuánta fórmula necesita tu bebé, tienes que saber qué fórmula es la adecuada para él. La mayoría de las fórmulas se elaboran a partir de leche de vaca, y esto es lo que probablemente utilizarás para alimentar a tu bebé. Los pediatras recomiendan que utilices fórmulas que tengan hierro, que es importante para evitar que los bebés se vuelvan anémicos.

Sin embargo, algunos somos alérgicos a la leche, en cuyo caso se recomienda una alternativa a base de soja o hidrolizada para los bebés que tienen reacciones alérgicas a la fórmula hecha con leche de vaca. Si tu bebé vomita con frecuencia, tiene signos de dolor de estómago o diarrea, puede ser alérgico a la leche de vaca. No confundas los vómitos con la regurgitación. El vómito es una expulsión forzada de líquido, mientras que la regurgitación parece más bien que el líquido se desborda, lo cual es sólo un signo de sobrealimentación.

Algunas fórmulas tienen probióticos, bacterias útiles que también están presentes en la leche materna, que mantienen sanos los intestinos del bebé. Siempre debes consultar con tu pediatra qué fórmula es la mejor para tu bebé, y también debes consultar primero antes de cambiar a otra.

Quizás también te interese nuestro artículo sobre la comparación nutricional entre la leche materna y la leche de fórmula

¿Puedo utilizar cualquier agua?

En la mayoría de los casos, cualquier agua potable está bien para mezclarla con la leche de fórmula, pero tal vez quieras consultar con tu organismo sanitario local para comprobar si el agua del grifo es adecuada para tu bebé.

Una cosa que podrías considerar es el contenido de flúor de tu agua. La clínica Mayo sugiere que los bebés necesitan flúor para prevenir las caries infantiles. Por otra parte, un exceso de flúor puede provocar fluorosis o líneas blancas tenues en sus dientes.

Ver  Cómo enseñar a un niño a ir al baño: Una breve guía

Normalmente, el agua del grifo tiene contenido de flúor, mientras que el agua embotellada apenas tiene. Como siempre, lo mejor es consultar a tu pediatra sobre lo que es mejor.

Recuerda seguir las instrucciones del fabricante de la fórmula sobre la cantidad de agua que hay que mezclar. Utilizar muy poca o demasiada agua puede ser perjudicial para tu bebé.

¿Cómo preparo la leche de fórmula?

Antes de preparar la leche artificial de tu bebé, recuerda lavarte las manos con agua y jabón y secarlas después. Esteriliza los biberones, tetinas, anillos y tapones antes de su primer uso. Estos pueden lavarse y enjuagarse con agua y jabón en los siguientes usos, siempre que se limpien bien. A continuación, mezcla la leche de fórmula y el agua en la proporción especificada por el fabricante.

¿Puedo calentar la leche de fórmula?

La leche de fórmula puede servirse caliente, a temperatura ambiente o incluso fría, lo que prefiera tu bebé. Si tienes que calentar la leche de fórmula, llena un recipiente con agua caliente y coloca el biberón dentro. No calientes los biberones en el microondas, ya que pueden crear puntos calientes y quemar la boca de tu bebé.

Aquí puedes encontrar una guía sobre los mejores calienta biberones.

¿Son importantes los agujeros de la tetina de mi biberón?

Asegúrate de que los agujeros de las tetinas de tus biberones son del tamaño adecuado para tu bebé. Si los agujeros son demasiado grandes, podría atragantarse con el flujo rápido de la leche. Si son demasiado pequeños, tu bebé podría frustrarse cuando le resulte difícil succionar la leche del biberón.

¿Cuándo debo desechar la leche de fórmula?

Desecha la leche artificial sobrante de cada toma. Las bacterias de la boca de tu bebé pueden multiplicarse en el biberón muy rápidamente. La leche preparada puede guardarse en el frigorífico durante un máximo de 48 horas, después de lo cual hay que desecharla.

¿Cómo debo alimentar a mi bebé?

La cabeza de tu bebé debe estar ligeramente elevada, y el biberón sostenido para minimizar las regurgitaciones. La alimentación con leche artificial, al igual que la lactancia materna, consiste en sentir a tu bebé. Como seres humanos adultos, nos quejamos cuando tenemos hambre, comemos hasta quedar satisfechos y nos resistimos a comer más cuando ya estamos llenos.

Los bebés hacen exactamente lo mismo, salvo que se comunican de forma diferente. Cada bebé, y a su vez, cada patrón de alimentación, es único, pero sólo es cuestión de tiempo que tú y tu bebé lo descubráis.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 2

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad