¿Cuándo Desarrolla Un Feto El Latido Cardíaco?

La respuesta simple a esta pregunta es 3 semanas y 1 día. La respuesta larga es mucho más interesante. ¿Sabías, por ejemplo, que el corazón late alrededor de 54 millones de veces entre la fertilización y el nacimiento del bebé? Mientras tanto, en sus 80 años de media en este planeta, su corazón latirá aproximadamente 3.200 millones de veces. Pero aprendamos un poco más sobre el desarrollo del corazón en el feto.

Para muchas mujeres, saber que van a tener un bebé es una experiencia emocionante. Normalmente lo saben primero viendo un ultrasonido del bebé en el útero. La imagen suele incluir un pequeño corazón. Ese corazón y sus palpitaciones rítmicas son muy importantes para el bienestar del bebé. La tecnología médica moderna ha hecho posible que los médicos recopilen información importante sobre los latidos del bebé e incluso que detecten cualquier afección cardíaca congénita en una etapa muy temprana.

corazon feto
De OpenStax College – Anatomy & Physiology

El desarrollo del latido del corazón del feto

El corazón suele empezar con forma de tubo y gradualmente desarrolla cámaras y otras características con el tiempo para que se vea como un corazón normal cuando nazca el bebé.

Ver  Colestasis del embarazo: un motivo de preocupación

En la tercera semana, o en el día 22, el corazón fetal ha comenzado a formarse. Es precisamente cuando comienza a latir. Sin embargo, los latidos son demasiado suaves para ser escuchados por los estetoscopios convencionales. Si el médico realmente necesita escuchar los latidos del corazón, puede usar el fetoscopio, que es mucho más sensible. Sin embargo, puede ser un desafío escuchar los latidos del corazón, con todos los ruidos internos del cuerpo de la madre, y también si el feto está activo.

Las cámaras del corazón comienzan a desarrollarse en la quinta semana. El latido del corazón es todavía bastante suave en este punto, pero mucho más fácil de distinguir usando equipo especializado.

En la 6ª semana el ritmo cardíaco aumenta en un rango entre 100 y 160 latidos por minuto. En esta etapa, el corazón puede verse latiendo en los monitores de ultrasonido.

En la octava semana, el corazón ha ganado un ritmo constante, aunque todavía late mucho más rápido que el propio corazón de la madre.

Ver  Envolver al bebé: Cuándo, cómo y por qué hacer la transición

El ritmo cardíaco aumenta hasta un máximo de unos 170 latidos por minuto en la décima semana, antes de disminuir y estabilizarse en torno a 130 latidos por minuto en el momento del nacimiento.

Nadie sabe realmente cómo empieza a latir el corazón, o qué lo impulsa, o incluso qué controla el ritmo, pero los científicos están de acuerdo en que las respuestas a estas preguntas podrían ayudarnos a comprender mejor los defectos cardíacos y desarrollar tratamientos más eficaces.

Los dispositivos utilizados para medir el latido del corazón del feto

El latido del corazón fetal se mide utilizando diferentes equipos, cada uno apropiado en una etapa de desarrollo diferente y diseñado para medir un aspecto diferente del latido del corazón. Esto podría ser el ritmo o la frecuencia cardíaca.

El Doppler fetal utiliza ondas sonoras para mapear los órganos internos. Se mueve en la superficie del útero de la madre y envía ondas sonoras al cuerpo. Estas ondas sonoras rebotan en los órganos internos y forman patrones en una pantalla. Sin embargo, el Doppler fetal no muestra ninguna imagen.

Después de la sexta semana de embarazo, se puede utilizar un ultrasonido transvaginal. Este método consiste en insertar una sonda en la vagina de la madre, que luego envía ondas sonoras que rebotan en las paredes del útero. Estas ondas rebotantes se convierten entonces en imágenes de los diferentes órganos internos del feto, incluyendo el corazón, desde donde se pueden monitorizar los latidos del corazón y determinar el progreso del embarazo.

Ver  Cómo Controlar El Hipo Infantil

El método más preciso para controlar los latidos del corazón se utiliza justo antes del nacimiento. Justo después de que se rompa el saco amniótico y se libere el líquido amniótico, se inserta un electrodo en el cuello del útero de la madre, que se fija a la cabeza del bebé y se conecta a un monitor. Este monitor permite al doctor rastrear tanto el ritmo cardíaco del bebé como las contracciones uterinas de la madre.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 1

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad