¿Cuánta leche deben tomar los bebés? Cantidades y horarios de alimentación

Tanto si eres una madre primeriza como si no, saber cuánto alimentar a tu bebé recién nacido puede ser a veces bastante difícil de determinar. Son muchas las preguntas que rondan por la cabeza de una mamá en estos momentos: ¿debo dar el pecho o utilizar leche artificial? ¿Con qué frecuencia debo alimentar a mi bebé? ¿Puedo sobrealimentar a mi bebé y cómo sabré si ha tomado suficiente? ¿A qué edad empiezo con los sólidos? Y, quizá lo más importante, ¿cuánta leche o fórmula debe tomar mi bebé?

La respuesta exacta puede variar un poco de un día a otro e incluso puede depender del apetito de tu bebé, por lo que es importante ser flexible y estar atento a la cantidad que bebe a diario. Pero la respuesta básica es bastante sencilla.

¿Cuánto debe beber mi bebé?

Aquí tienes una guía rápida sobre la cantidad que debe beber tu bebé cada día:

EdadCantidad por tomaFrecuencia de las tomas
Recién nacido 45-90 ml Cada 2-3 horas
1 Mes 120 ml Cada 3-4 horas
2 Meses 120-150 ml Cada 3-4 horas
4 Meses 120-180 ml Cada 3-4 horas
6 Meses 180-230 ml Cada 4-5 horas

Aunque esta guía funciona bien para la mayoría de los bebés, consulta siempre a tu pediatra o enfermera si te preocupa que tu pequeño no esté comiendo lo suficiente.

Después de los seis meses, la alimentación puede reducirse gradualmente a medida que se introducen los alimentos sólidos.

Pero hay mucho más que esta guía rápida, así que sigue leyendo para conocer los detalles de cada etapa de los primeros seis meses, así como algunos consejos y trucos para una alimentación óptima.

Día 1 – La etapa de iniciación

Las primeras 24 horas pueden ser muy difíciles de asimilar. Es una época muy ajetreada en la que hay muchas cosas en las que pensar aparte de la alimentación. Sin embargo, es importante determinar un horario lo antes posible para iniciar una rutina de alimentación saludable.

También puede ser un buen momento para asegurarse de que tiene todo lo que necesitará para los primeros seis meses de vida de su bebé, así que asegúrese de buscar extractores de leche, biberones y esterilizadores de alta calidad para que le sirvan durante esta época tan importante.

Si estás pensando en dar el pecho, a menudo se recomienda hacerlo durante la primera hora de vida. Es lo que se conoce como “la hora de oro” y las investigaciones han demostrado que esto puede mejorar las tasas de supervivencia de los bebés. Además, alimentar al bebé durante la primera hora puede ayudarle a ingerir más nutrientes y es una buena forma de iniciar el proceso de alimentación.

En este momento, el estómago del recién nacido tiene el tamaño de una cereza y el primer día sólo consume una cucharadita de leche. El estómago de un bebé recién nacido sólo contiene unos 5-7 ml de leche, así que no te preocupes si parece que no bebe una gran cantidad.

Lactancia materna

Si das el pecho a tu bebé, alimentarlo con frecuencia te ayudará a estimular tus pechos y la producción de leche. Si ves que tu bebé no se alimenta siempre, el simple hecho de simular la lactancia puede ayudarte a establecer una rutina. Este proceso también le ayudará a aumentar su producción de leche.

Ver  El desayuno durante el embarazo: Qué comer y por qué

Los recién nacidos amamantados necesitan alimentarse de 8 a 12 veces al día y consumen alrededor del 90% de la leche materna en los primeros 10 minutos de la toma.

A menudo se recomienda no extraerse leche durante las primeras 24 horas. Esto sólo debe hacerse si usted o su bebé no pueden establecer la lactancia durante las primeras 24 horas. Esto también puede aplicarse a veces a aquellas situaciones en las que el bebé y la madre tienen que ser separados por razones médicas.

Durante las primeras 24 horas, es posible que produzcas entre 600 y 700 ml de leche, así que no te alarmes si te parece mucho.

Alimentación con biberón

Si le das el biberón, puedes empezar ofreciéndole 30-60 ml de leche artificial cada 2 ó 3 horas. Dale más si muestra signos de hambre. Puedes darle de 8 a 12 veces durante las primeras 24 horas. Recuerda empezar con la temperatura ambiente para establecer el gusto de tu bebé.

Día 3 a 14 – Aumento de peso

Esta fase suele producirse entre las 24 y las 120 horas posteriores al nacimiento.

Sin embargo, a algunas madres les puede llevar más tiempo, así que si estás preocupada, acude a tu enfermera o pediatra para asegurarte de que se le está dando la nutrición correcta a tu bebé.

Al cabo de tres días, el estómago de tu bebé habrá crecido hasta alcanzar el tamaño de una nuez. Puede llegar a los 30 ml (1 oz), pero no te preocupes, tu cuerpo se adaptará automáticamente a las porciones más grandes.

Lactancia materna

Al final de la primera semana de vida del bebé, la madre suele producir entre 200 y 300 ml de leche cada 24 horas. En ese momento, el bebé tendrá el estómago del tamaño de un albaricoque y contendrá entre 22 y 27 ml (0,75-1 oz) de leche.

Si estás dando el pecho, normalmente en los primeros 3-5 días tu cuerpo aprenderá y se adaptará a la cantidad de leche que necesita tu bebé. Tu cuerpo calculará automáticamente la cantidad de leche que debe producir. Esta etapa es muy importante para el desarrollo de la lactancia materna y la continuación de la misma.

En este momento su apetito puede cambiar y, aunque su consumo diario de leche seguirá siendo más o menos el mismo, es posible que notes períodos más largos entre las tomas y que el proceso de alimentación se alargue. Esto es perfectamente normal y tu bebé se adaptará de forma natural al cambio de rutina.

Alimentar a tu bebé recién nacido al menos 10 veces al día durante la primera semana te ayudará a promover un suministro de leche saludable y abundante. Tu cuerpo se adaptará y aprenderá cómo y cuándo come tu bebé. La cantidad de leche producida cambiará en función de los hábitos de alimentación y el apetito del bebé.

En estas primeras etapas iniciales, si tu bebé no se despierta para alimentarse durante la siesta, tu pediatra o enfermera puede recomendarte que lo despiertes para alimentarlo.

Durante este periodo, tu pecho se irá acostumbrando a la cantidad de leche que necesitará tu bebé. Tu leche también producirá diferentes niveles de grasa y aumentará la lactosa. Esto es vital para tu bebé y le dará la energía que necesita para crecer.

Alimentación con biberón

Los bebés son muy buenos para determinar cuánto quieren. Durante el primer mes, la media suele ser de 60-90 ml (2-3 oz) por toma.

Después del primer día, introduce gradualmente más fórmula a medida que la demanda de tu bebé sea mayor. Sin embargo, no debes presionarle para que tome más de lo que desea.

Ver  Mi bebé no duerme - ¿Por qué? ¿Qué hago?

También puedes determinar la cantidad de leche artificial que debes utilizar calculando cuántos mililitros necesitas por biberón. Para ello, divide las onzas necesarias en un periodo de 24 horas entre el número de tomas que realiza tu bebé durante ese tiempo.

Día 14 a 6 meses – Mantenimiento

Durante esta etapa, es importante seguir unas sencillas reglas para garantizar que tu bebé recibe la cantidad adecuada de nutrientes que necesita.

Asegúrate de que se está amamantando de forma eficiente y consumiendo las cantidades regulares que necesita. Vigila la rutina de alimentación de tu bebé. Si ves que se desvía de ella o empieza a perder el apetito, consulta a tu pediatra para que te oriente.

Lactancia materna

A estas alturas, estarás produciendo hasta 750 ml (23 oz) cada 24 horas. Siempre que tu rutina de alimentación y extracción de leche sea consistente, esto no tendrá ningún cambio drástico. Durante esta etapa, tu bebé seguirá creciendo (una media de 1 a 2 libras por mes).

Alrededor de los 2 meses, tu bebé consumirá unos 120-150 ml (4-5 oz) en cada toma. Durante esta etapa, su cuerpo pasará de producir calostro a liberar leche más madura. Esto le permitirá satisfacer las necesidades de su bebé recién nacido y adaptarse a su crecimiento.

A los 4 meses puedes notar que tu bebé consume más leche en cada toma. Por lo general, será de unos 120-180 ml (4-6 oz) y aumentará hasta alrededor de los 6 meses.

Alimentación con biberón

Para alimentar al bebé con biberón durante este periodo, puedes utilizar la misma regla de calcular el peso de tu bebé y multiplicarlo por 2,5 para obtener la cantidad deseada de fórmula que necesitas. Sin embargo, la cantidad media es la siguiente.

  • Un mes: 120 ml (4 oz) por toma.
  • Dos meses: 120-150 ml (4-5 oz) por toma.
  • Cuatro meses: 120-180 ml (4-6 oz) onzas por toma.
  • Seis meses: 180-240 ml (6-8 oz) onzas por toma.

Utilizar esto como guía le ayudará a determinar la cantidad que necesita. Sin embargo, vigilar el apetito de tu bebé también te permitirá determinar la cantidad que necesitará.

A partir de los 6 meses

La Academia Americana de Pediatría (AAP) sugiere que el mejor momento para introducir a los niños en los alimentos distintos de la leche materna o la fórmula infantil es cuando tienen alrededor de 6 meses.

Entonces, ¿cómo saber si tu bebé está preparado para dejar la leche?

La AAP sugiere que estos signos pueden indicar que tu hijo está preparado desde el punto de vista del desarrollo:

  • Su hijo puede sentarse con poco o ningún apoyo.
  • Su hijo controla bien la cabeza.
  • Su hijo abre la boca y se inclina hacia delante cuando se le ofrece comida.

Además de los sólidos, en esta etapa tu bebé alcanzará un tope de unos 750-1000 ml de leche en 24 horas y consumirá entre 180 y 230 ml de leche en cada toma.

Señales de que tu bebé tiene hambre

Cuánta leche deben tomar los bebés

El USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) sugiere que estas señales de hambre te permitan saber cuándo tu bebé tiene hambre y está listo para alimentarse:

  • Mover los puños hacia la boca
  • Giro de la cabeza para buscar el pecho
  • Se pone más alerta y activo
  • Chuparse las manos o relamerse los labios
  • Abrir y cerrar la boca

El USDA también afirma que, aunque es bastante común pensar que el llanto de un bebé indica hambre, no siempre es así. El llanto suele ser un signo de angustia y, si su bebé tiene hambre, a menudo mostrará los signos mencionados anteriormente antes de provocar el llanto.

Ver  Guía para el destete nocturno: Qué es y cómo hacerlo

Señales de que tu bebé está lleno

Los bebés tienen el instinto de dejar de comer si están llenos y, por lo general, sólo comen cuando tienen hambre. No hay que presionar a tu bebé para que beba más de lo que quiere. Esto puede perjudicar sus instintos que permiten un crecimiento y desarrollo adecuados.

Ten en cuenta que si notas que tu bebé sigue negándose a alimentarse, consulta a tu pediatra.

El USDA sugiere que estas son las señales a las que debes prestar atención cuando tu bebé ha terminado de comer

  • Su bebé se suelta o “se cae” de su pecho.
  • El bebé se aleja del pezón.
  • Tu bebé relaja su cuerpo y abre los puños.

También hay que tener en cuenta que si tu bebé parece haber terminado de comer de un pecho, intenta hacerle eructar y ofrecerle el otro pecho. Si parece no estar interesado y se niega a prenderse, podría indicar que ya no tiene hambre. Algunos bebés comen de ambos pechos, mientras que otros sólo comen de uno.

Métodos de alimentación

Puedes considerar si vas a optar por la lactancia materna o por el biberón (con fórmula láctea). En última instancia, la decisión de dar el pecho o el biberón es de los padres, y cada método tiene sus ventajas.

La Asociación Americana del Embarazo recomienda que, a la hora de decidir si dar el pecho o el biberón, se anime a las madres a dar el pecho a menos que haya una razón médica para no hacerlo. Esto se debe a que la lactancia materna tiene muchos beneficios para la salud y puede facilitar la creación de vínculos más fuertes entre usted y su hijo. Todas las comunidades médicas recomiendan encarecidamente la lactancia materna. Incluso la menor cantidad de leche materna en los primeros 6 meses puede ser beneficiosa para tu bebé.

Sin embargo, hay razones para considerar la alimentación con biberón, como la comodidad y los problemas de salud que pueden impedir la lactancia (como que la madre no pueda producir suficiente leche o los medicamentos que esté tomando). Más importante que tu decisión es asegurarte de que tu pequeño recibe todo el alimento y el amor que necesita para crecer.

Reflexiones finales

Aunque esta información es un buen punto de partida para la mayoría de los bebés, cada bebé y cada madre son diferentes. Así es la naturaleza humana. Es posible que tu bebé se adapte a rutinas y horarios ligeramente diferentes a medida que vaya creciendo. Independientemente del método de alimentación que utilices, el proceso de alimentar a tu bebé puede ser una experiencia muy satisfactoria.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empezé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad