Cómo hacer eructar a un bebé: Guía rápida y sencilla

Los padres hacen todo lo que está en su mano para dar a sus bebés la vida que se merecen. Pero hasta que nuestros hijos aprendan a hablar, depende de nosotros anticiparnos a sus necesidades. Si tu bebé, feliz, empieza de repente a hacer aspavientos durante o después de una toma, es posible que esté intentando decir “hazme eructar”.

Dado que los recién nacidos y los bebés aún no pueden soltar los eructos por sí mismos, nos corresponde a nosotros hacerlos eructar y liberar los gases de su vientre. Aunque esto pueda parecer una tarea difícil, no desesperes, ya que hay muchos trucos fáciles que puedes aplicar para simplificar tus métodos de eructar. Antes de que te des cuenta, hacer eructar a tu bebé se convertirá en algo natural.

¿Por qué hay que hacer eructar a los bebés?

Antes de aprender a hacer eructar a tu bebé, es importante entender por qué los bebés necesitan eructar en primer lugar. No hace falta decir que cuanto más pequeño sea el bebé, más pequeño será su estómago. Y, para estar sano, tu bebé necesita consumir toda la leche materna o de fórmula que su estómago pueda soportar.

Sin embargo, la mayoría de las veces, tu bebé va a tragar algo de aire mientras toma sus comidas, y los eructos le ayudarán a liberarlo. Como puedes imaginar, una barriguita llena de burbujas de aire puede convertirse rápidamente en un motivo de queja. También puede hacer que tu bebé se sienta irritable y con gases. Pero lo más preocupante es que puede hacer que tu bebé se sienta lleno, impidiéndole consumir toda su leche. Cuando eructas a tu bebé, liberas su barriga de burbujas de aire, lo que le permite reanudar su alimentación o dormirse cómodamente.

Señales de que tu bebé necesita eructar

Puede que tu pequeño milagro no sea capaz de decirte cuándo necesita eructar. Pero eso no significa que no te lo indique. Prestando atención al comportamiento de tu bebé, podrás detectar los signos reveladores de que tiene algo de aire atrapado en su barriga.

  • Tu bebé lleva las rodillas hacia el pecho y las bloquea. Esta forma de apretar las rodillas suele ser utilizada por los bebés para demostrar su dolor, que puede estar causado por burbujas de aire en su barriga.
  • Tu pequeño hace un sonido de sorbo o de succión mientras se alimenta. Cuando escuches estos sonidos, lo más probable es que tu bebé esté tomando mucho aire junto con su leche.
  • Tu bebé deja de tomar la leche de repente. Si tu bebé interrumpe la toma, a pesar de que sólo bebe una parte de la leche que ingiere habitualmente, es posible que tenga aire atrapado en el estómago.
  • Tu bebé actúa como si beber leche fuera una tarea. Normalmente, los bebés están muy contentos y relajados durante las tomas. Por lo tanto, si adoptan un estado de inquietud o de molestia, esto podría indicar que necesitan eructar.
  • Tu pequeño hace expresiones faciales extrañas. Si tu bebé parece infeliz o molesto durante la toma, puede estar intentando mostrarte su malestar.
  • Tu bebé tiene la barriga más dura o hinchada de lo habitual. Esto podría ser un signo de que tiene una acumulación de gases en el estómago.
  • Tu bebé llora o se muestra inquieto después de comer. Si has hecho todo lo posible para que tu bebé esté cómodo, pero sigue llorando, es posible que sienta dolor causado por las burbujas de aire.
  • Tu bebé produce más gases de lo normal. Si tu pequeño hace fuerza o se tira pedos más de lo habitual, sin necesidad de que le cambien el pañal, puede estar intentando expulsar una acumulación de gases.
  • Tu bebé tiene problemas para dormir y sigue despertándose. Hay muchas razones por las que un bebé no puede dormir, y la necesidad de eructar es una de las más populares.
  • Tu pequeño eructa constantemente toda la leche. Las constantes regurgitaciones son un signo revelador de que el bebé necesita eructar con más regularidad. Esto suele ocurrir porque el aire queda atrapado debajo de la leche en sus estómagos, lo que hace que regurgiten la leche una vez que eructan. Esto no debe confundirse con el reflujo infantil, o enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), que también provoca regurgitaciones en los bebés. A diferencia de la regurgitación, que es causada por el aire, la ERGE es el resultado de que el estómago del bebé se contrae con frecuencia.
Ver  Sudores nocturnos posparto: Causas y remedios

¿Con qué frecuencia debo hacer eructar a mi bebé?

Tu bebé necesita eructar entre y después de las comidas para expulsar las burbujas de aire de su sistema. Normalmente, su bebé necesitará un buen eructo a mitad de la comida para liberar espacio en su estómago.

El hecho de que elijas dar el pecho o el biberón a tu bebé influye a la hora de determinar cuándo y con qué frecuencia debes hacerle eructar. Sin embargo, ten en cuenta que siempre debes hacer eructar a tu bebé una vez que haya terminado su sesión de alimentación, tanto si le das el pecho como el biberón.

Algunos bebés necesitan eructar más a menudo que otros. Y, puesto que la indigestión (que puede estar causada por la dieta de la madre que da el pecho) puede provocar gases adicionales en el cuerpo, es posible que tu pequeño necesite eructar también fuera de su horario de alimentación.

Cuando se da el pecho

Cómo hacer eructar a un bebé

Puede ser difícil determinar el momento exacto en que tu bebé necesita eructar. Pero una buena regla general para las madres que dan el pecho es hacer eructar a sus hijos antes de cambiar de pecho, lo que suele considerarse el punto medio de la toma. Si tu pequeño ángel prefiere limitarse a un pecho por sesión de alimentación, ten en cuenta su tiempo de alimentación estándar y hazle eructar a mitad de camino.

Cuando se alimenta con biberón

Cómo hacer eructar a un bebé

Saber cuándo eructar a tu bebé puede ser un poco más complicado si le das el biberón. Esto se debe a que algunos biberones, especialmente los no ventilados, pueden hacer que tu bebé consuma más aire de lo habitual. Esto hace que tu hijo necesite eructar antes en su sesión de alimentación.

Por lo general, querrás hacer eructar a tu bebé cada 60 – 90 ml para estar segura. También puedes hacer que eructe justo antes de que empiece a comer más despacio, lo que podría indicar que se siente lleno a pesar de haber consumido mucho menos de lo habitual.

Qué necesitarás para hacer eructar a tu bebé

Hacer eructar a un bebé no es ni mucho menos un asunto glamuroso, pero es necesario. Para evitar un desorden indeseado, es mejor reunir los suministros necesarios antes de sentarse a amamantar o dar el biberón a su pequeño. Si aún no te has abastecido, no dejes de consultar nuestras guías para encontrar lo mejor de lo mejor de todos estos artículos esenciales.

  • Un paño para eructar: Tu bebé no esperará a que le cuelgues una toallita sobre el hombro si necesita escupir. Así que ten una a mano. Esto evitará que los padres tengan que cambiarse de ropa varias veces al día.
  • Un babero: También quieres mantener la ropa de tu pequeño lo más limpia posible (aunque esto puede ser un reto en sí mismo). Coloca un babero a tu bebé antes de darle de comer. Así, si eructa o se escupe encima, no tendrás que cambiarle la ropa.
  • Toallitas para bebés: Las toallitas para bebés o una toallita húmeda también sirven de mucho. Utiliza la que prefieras para limpiar la cara de tu bebé después de que eructe.
Ver  Oír el latido del bebé: Calendario, proceso y expectativas

Cómo hacer eructar a tu bebé: Posiciones populares para eructar

Hay muchas maneras de hacer eructar a un bebé, pero hay 3 posiciones que destacan como las mejores y más comunes. Aunque eructar a tu bebé puede ser un reto al principio, pronto dominarás estas posiciones y descubrirás cuál es la que mejor te funciona.

Por encima del hombro

Cómo hacer eructar a un bebé

La posición más popular para eructar es la que coloca a tu bebé mirando por encima de tu hombro. Es la más utilizada por los padres que hacen eructar a un bebé de menos de 6 meses.

  1. Sostén a tu bebé de forma segura con su pecho contra el tuyo, utilizando tu mano no dominante.
  2. Coloca la toalla sobre el hombro en el que está apoyado el bebé.
  3. Utiliza tu mano dominante para frotar y acariciar suavemente a tu pequeño entre los hombros. Ahueca la mano para reducir su superficie. De este modo, limitará la fuerza de su impacto.
  4. Desliza la mano hacia abajo mientras das suaves golpecitos.
  5. Repite la operación hasta que tu bebé eructe o regurgite.

Sentado en tu regazo

Cómo hacer eructar a un bebé

Otra posición muy popular para eructar es aquella en la que el bebé se sienta en tu regazo. Se puede utilizar en recién nacidos, lactantes y bebés. Es especialmente eficaz en los bebés que padecen ERGE o en los que tienden a quedarse dormidos mientras se les hace eructar en la posición “sobre el hombro”.

  1. Empieza colocando a tu bebé en tu regazo en posición vertical, de espaldas a ti.
  2. Coloca un paño para eructar sobre tus piernas.
  3. Con la mano no dominante, acuna la mandíbula del bebé con los dedos pulgar e índice. De este modo, apoyará la cabeza del bebé, mientras que la palma de la mano sostiene su pecho.
  4. Inclina a tu bebé hacia delante para que descanse su peso sobre tu mano no dominante.
  5. Con la otra mano, acaricia y frota suavemente la espalda del bebé, como se explica en la técnica “Por encima del hombro”.
  6. Repite la operación hasta que tu bebé eructe o regurgite.

Boca abajo en el regazo

Cómo hacer eructar a un bebé boca abajo en el regazo

La siguiente posición para eructar no se utiliza con los recién nacidos ni con los niños pequeños, ya que es más adecuada para los bebés de 6 meses en adelante. Consiste en colocar a tu pequeño boca abajo sobre tu regazo.

  1. Comienza colocando un paño para eructar sobre tu rodilla.
  2. A continuación, pon a tu bebé boca abajo en tu regazo, con la cabeza sobre la tela para eructar.
  3. Nivele a su bebé para que sus pies no estén más altos que su cabeza, ya que si no lo hace, puede sufrir un mareo.
  4. Sujeta la cabeza de tu bebé ahuecando su barbilla con la mano con la que te sientas más cómoda.
  5. Con la otra mano, acaricia y frota suavemente la espalda de tu bebé, como se ha demostrado en los dos métodos de eructar anteriores.
  6. Repite la operación hasta que tu bebé eructe o regurgite.

Si tu bebé no ha eructado después de unos minutos, puedes suponer que no ha absorbido aire durante la toma. Sin embargo, si sigue mostrando signos de que necesita eructar, puedes intentar hacerlo de nuevo. Una vez que hayas hecho eructar al bebé, límpiale la boca con un paño o una toallita húmeda.

¿Puedo hacer eructar a un bebé dormido?

Hay muchas posibilidades de que tu bebé se quede dormido durante las tomas, sobre todo por la noche. Pero, por suerte, no tienes que despertarlo de su sueño de leche para hacerlo eructar.

Una de las formas más sencillas de hacer eructar a un bebé sin despertarlo es utilizar la técnica “Sentado en el regazo”, ya que deja que la gravedad haga todo el trabajo. Requiere menos fuerza que el método “Por encima del hombro”, lo que permite al bebé seguir soñando.

Ver  ¿Es seguro nadar durante el embarazo?

Si la posición sentada hace que tu bebé se despierte, puedes cambiar al método “Por encima del hombro”. Es un método estupendo para los bebés que duermen, siempre que utilices un poco menos de fuerza de lo habitual.

La posición que elijas depende en última instancia de ti. Sin embargo, es importante hacer eructar al bebé antes de acostarlo para que descanse. No hacer eructar a tu bebé puede hacer que sienta un gran malestar durante toda la noche, lo que puede provocar una noche de insomnio para toda la familia. También puede provocar que tu pequeño regurgite durante la noche, lo que puede suponer un peligro de asfixia si tu bebé duerme boca arriba.

¿Es lo mismo eructar que escupir?

Cómo hacer eructar a un bebé

La diferencia entre eructar y escupir es que mientras que al escupir se produce líquido, al eructar no. Pero, a pesar de sus diferencias, a menudo se producen al mismo tiempo. Esto es especialmente cierto cuando se trata de un recién nacido o de un bebé, ya que todavía no han aprendido a beber leche sin aspirar aire.

Las regurgitaciones no son motivo de preocupación, siempre que la cantidad expulsada no supere una o dos cucharaditas de leche. Si te preocupa tu pequeño y la frecuencia con la que regurgita, aprende más sobre la relación entre las regurgitaciones y la salud de los bebés y niños pequeños leyendo este artículo informativo de la Clínica Mayo.

¿Cuándo puedo dejar de hacer eructar a mi bebé?

Cómo hacer eructar a un bebé: Guía rápida y sencilla

A medida que tu bebé crezca, aprenderá a tomar leche sin ingerir demasiado aire. Y, alrededor de esta época (6-9 meses), empezará a sentarse por sí mismo y a eructar también. La mayoría de los bebés dejan de eructar antes de cumplir el primer año.

Sabrás que ha llegado el momento de dejar de hacer eructar a tu bebé cuando intentes hacerlo y no salga nada. Cuando esto ocurra, estate atenta a las señales de que tu bebé necesita eructar. Si no aparece ninguna, tu bebé está aprendiendo a dominar el arte del auto eructo. Crecen muy rápido, ¿verdad?

Últimas reflexiones

Los bebés dependen de sus padres para casi todo durante sus primeros años de vida. Y nosotros les damos gustosamente un hombro en el que apoyarse, incluso cuando piensan escupir sobre él. Hacer eructar a tu bebé puede ser todo un reto al principio. Pero seguro que lo consigues con suficiente paciencia y práctica. Te deseamos la mejor de las suertes en tu viaje como padre o cuidador novel. Y recuerda que es sólo cuestión de tiempo que eructes a tu bebé como un auténtico profesional.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empezé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad