Piel seca durante el embarazo: Causas y remedios

El embarazo es un momento hermoso y emocionante en la vida de cualquier mujer, pero también conlleva su cuota de desafíos. Por si no fuera suficiente con los nervios, los extraños antojos de comida y las náuseas, también es probable que algunos días te despiertes sintiéndote como un reptil.

¿La buena noticia? Es normal luchar contra la sequedad de la piel durante el embarazo. Una larga lista de mujeres se ha enfrentado a esto antes que tú, y muchas más vendrán después. Por supuesto, saber eso probablemente no sea suficiente para que te sientas mejor con tu situación: sin duda quieres soluciones y una buena explicación.

Para guiarte a través de este molesto problema, voy a resumir por qué se produce la piel seca en primer lugar, qué hacer al respecto y algunos supuestos “remedios” que debes evitar a toda costa.

¿Por qué el embarazo provoca sequedad en la piel?

Si eres curiosa por naturaleza o un poco nerd del cuidado de la piel, probablemente no sólo quieras saber que la piel seca es un problema común entre las mujeres embarazadas, sino que también quieras entender por qué. En primer lugar, echemos un vistazo a lo que ocurre bajo la superficie (literalmente).

La piel es el órgano más grande del cuerpo (como probablemente hayas oído decir a alguien antes), y es increíblemente sensible. La capa externa de la piel es una barrera protectora que impide la entrada de todo tipo de bacterias desagradables que podemos encontrar en nuestra vida diaria, como la suciedad y el polvo. También impide que la humedad de nuestra piel se evapore.

La estructura de la piel se muestra en el siguiente diagrama, donde el estrato córneo es la capa externa y la barrera hidrolipídica se encuentra justo encima.

Lo que ocurre durante el embarazo

¿Adivina qué ocurre cuando nuestra barrera protectora se vuelve menos eficaz para evitar esta evaporación? Nos quedamos con la piel seca, y eso es exactamente lo que ocurre durante el embarazo.

Aunque la piel se encuentra en el exterior de nuestro cuerpo, en realidad son nuestros procesos internos los que la regulan. Uno de los factores más importantes son nuestros niveles hormonales y, como probablemente sepas, fluctúan mucho durante el embarazo.

Cuando nuestras hormonas se desbocan, la barrera exterior de nuestra piel se debilita y empiezan a formarse lagunas. Esto hace que se evapore más humedad de la piel. Antes de que te des cuenta, tu piel suave y sedosa de antes del embarazo se ha convertido en una piel agrietada y escamosa que apenas reconoces.

Para empeorar las cosas, el embarazo también hace que la piel pierda algo de elasticidad (para hacer sitio al bebé que está creciendo dentro de ti), lo cual es otro factor que contribuye a la sequedad de la piel.

Es un hecho bastante molesto. Pero que no cunda el pánico: hay muchas cosas que puedes hacer para cuidar tu piel.

Formas de cuidar la piel

Las cremas hidratantes y los productos para el cuidado de la piel son estupendos, y los trataremos a continuación, pero hay muchas cosas que puedes hacer por tu piel simplemente añadiendo a tu rutina diaria algunas medidas que mejoran la salud.

He aquí algunos de los mejores ejemplos.

Utiliza un humidificador

Cuando las temperaturas son más frías, el aire tiende a ser más seco, lo que a su vez reseca nuestra piel (por eso se nos agrietan los labios en invierno). Incluso puede provocar problemas respiratorios en algunas personas.

Ver  La teoría de Ramzi: ¿Puede ayudar a predecir el sexo de mi bebé?

Afortunadamente, los humidificadores combaten el aire seco añadiendo humedad al ambiente. Si tienes alguna duda, puedes medir el nivel de humedad de tu casa con un higrómetro: debería estar en torno al 50%.

Puedes comprar tanto humidificadores de vapor frío como de vapor caliente, pero son igual de eficaces para combatir la sequedad de la piel, así que es cuestión de preferencias.

Bebe mucha agua

No debería sorprenderte que una de las mejores cosas que puedes hacer para mantener tu piel hidratada sea consumir mucho líquido.

El agua ayuda a transportar los minerales por el cuerpo y a absorber los nutrientes, por lo que también te ayudará a obtener los máximos beneficios de los alimentos que consumes.

Y lo que es mejor, el agua también puede aliviar otros desagradables efectos secundarios del embarazo, como la indigestión y las náuseas.

¿No estás segura de estar bebiendo lo suficiente? La respuesta está en tu orina. Si es clara (o incluso incolora), entonces lo estás haciendo bien, pero si tu orina es más bien de color amarillo, es hora de aumentar tus cantidades de agua.

Sigue una dieta sana

Sí, sé que se recomienda una dieta sana para curar todas las dolencias bajo el sol, pero hay una razón para ello. Funciona. Cuantos más nutrientes y vitaminas tenga tu cuerpo, más posibilidades tendrá de mantener la barrera protectora de tu piel fuerte y sana.

Eso no quiere decir que tu piel seca sea culpa tuya por seguir una mala dieta, pero comer los alimentos adecuados te dará sin duda un empujón.

Los alimentos ricos en ácidos grasos saludables son una buena apuesta, como los aguacates, el pescado, los huevos, los frutos secos y las semillas. Por supuesto, las verduras también te vendrán muy bien gracias al gran número de vitaminas y minerales que contienen.

El chocolate negro también entra en la lista, gracias a sus compuestos bioactivos, como estamos seguros de que te gustará saber.

Usa protección solar

Con suerte, habrás hecho caso a los consejos de los expertos en el cuidado de la piel y habrás convertido en una parte normal de tu vida el uso de protección solar cada vez que salgas de casa. Deberías seguir haciendo lo mismo durante todo el embarazo, incluso si no vives en una zona con mucha luz solar natural.

Para pecar de precavida, elige un protector solar mineral: está comprobado que son seguros para las mujeres embarazadas y lactantes, los niños y cualquier persona con piel sensible. Aunque estos protectores solares son ligeramente más caros que otros tipos, valen cada céntimo.

Utilizar productos de cuidado de la piel para combatir la sequedad

Todo el mundo debería tener cuidado con los productos que se aplica en la piel, pero hay que ser extremadamente cuidadosa cuando se está embarazada. Si te aplicas una crema incorrecta, tu piel podría absorber fuertes sustancias químicas que causan estragos en tu cuerpo. Nunca se puede ser demasiado cuidadosa.

Afortunadamente, hay muchas opciones estupendas. De hecho, incluso puedes crear tu propio remedio hidratante con ingredientes naturales.

Remedios naturales

Las soluciones para el cuidado de la piel basadas en ingredientes naturales son un milagro: son mucho más asequibles que cualquier cosa fabricada por una marca orgánica de primera calidad, y te aseguran que no tendrás que preocuparte por descifrar la lista de ingredientes.

Aceite de coco: El aceite de coco es un remedio de belleza muy conocido por una buena razón: está repleto de antioxidantes y lípidos grasos, que ayudan a fortalecer la capa externa de la barrera de la piel y a mantenerla hidratada. Sin embargo, para obtener la máxima eficacia, es mejor utilizar el aceite de coco para sellar tu crema hidratante principal, y no aplicarlo como única crema hidratante. Entonces, ¿qué deberías usar junto a él?

Ver  Entendiendo los cambios de humor durante el embarazo

Manteca de karité: Una opción es la manteca de karité. Es un ingrediente común en muchos productos para el cuidado de la piel y puede ayudar a la piel seca gracias a sus propiedades calmantes y a los aceites de nuez de árbol, que ayudan a sellar la humedad. Pero ten en cuenta que la manteca de karité a veces puede provocar brotes en la piel (otro problema común para las mujeres embarazadas), así que úsala sólo en una baja concentración.

Aceite de oliva: El buen aceite de oliva es otro humectante que puedes considerar. Al igual que el aceite de coco, está lleno de antioxidantes y vitaminas. Puede resultar extraño sacar este aceite del armario de la cocina y utilizarlo en la piel, pero créeme, no te arrepentirás.

Yogur: Por último, el yogur puede ayudar con la hidratación debido a su ácido láctico – sólo tienes que aplicar una fina capa en tu piel y lavarla después de unos minutos. Puede que esto no le guste a todo el mundo, pero funciona sorprendentemente bien.

Hidratantes comprados en la tienda

Si no tienes tiempo o energía para crear tu propio remedio, te entiendo. Afortunadamente, algunas marcas han creado excelentes cremas hidratantes naturales y orgánicas para ahorrarte el trabajo.

Eso sí, asegúrate de investigar bien los ingredientes en lugar de tomarte al pie de la letra cualquier afirmación de que un producto es “natural”; digamos que algunas marcas se toman libertades a la hora de definirlo.

Te recomiendo que evites los ingredientes perjudiciales más comunes, como los parabenos, los ftalatos y la dietanolamina (DEA).

Incluso los ingredientes comúnmente considerados como “saludables” es mejor evitarlos durante el embarazo, como la vitamina A (como retinol, puede causar anormalidades en el nacimiento) y el ácido salicílico (que a menudo se encuentra en los productos antiacné).

Con qué frecuencia se debe hidratar

Puede que antes del embarazo sólo te hidrataras una vez al día, pero ahora que tienes la piel seca, es hora de aumentar la frecuencia.

Para ayudar a mantener la piel hidratada, trata de hidratarla como mínimo cada mañana y cada noche, e incluso puedes rellenarla entre medias para estar más segura.

Qué evitar

Como ya hemos dicho, los productos de belleza con sustancias químicas están prohibidos. Pero no son las únicas cosas a las que debes evitar exponer tu piel durante el embarazo.

Tejidos ásperos

La mayoría de la gente no piensa mucho en los materiales a los que expone su piel, pero esto es un error. La ropa suave ayuda a la piel a respirar, mientras que los tejidos ásperos pueden irritar la piel y empeorar la sequedad.

Piensa en el algodón, la seda y la cachemira; nada de vaqueros o lana.

Exfoliación diaria

Si eras una fanática del cuidado de la piel antes de quedarte embarazada, puede que tengas el hábito de exfoliarte varias veces a la semana, o incluso todos los días. Pero seguir la misma rutina que una mujer embarazada no es recomendable.

Sin embargo, no tienes que renunciar a este ritual sagrado. Exfoliar la piel es saludable y recomendable; sólo tienes que dejarlo para una vez a la semana y asegurarte de elegir un exfoliante suave. Incluso puedes utilizar bicarbonato de sodio.

Agua caliente o fría

Un consejo de belleza común para una piel sana es lavarse la cara con agua fría, pero esto no es tan buena idea durante el embarazo. ¿Significa eso que debes utilizar agua caliente en su lugar? Todavía no.

Las temperaturas extremas debilitan la barrera externa de la piel y hacen que nuestra humedad se evapore. El agua tibia es tu nueva mejor amiga.

Ver  Deshidratación en los bebés: Signos, síntomas y consejos para su prevención

Por desgracia, esto no sólo se aplica al lavado de cara, sino también a las duchas y los baños. Tendrás que elegir entre tus queridos baños calientes y una piel perfecta y sedosa, me temo.

Vaporizar

Dado que un humidificador ayuda a la hidratación, se podría pensar que la vaporización tiene el mismo beneficio. Pero no es así: la vaporización elimina la humedad y los aceites naturales de la piel, empeorando la sequedad.

Y no me refiero sólo al uso de un vaporizador. Los baños y las duchas pueden ser igual de perjudiciales, así que limítalos a quince minutos.

Cuándo acudir al médico

Si pruebas los consejos mencionados aquí durante unas dos semanas y no ves ninguna mejora, podría ser el signo de un problema mayor. Aunque la piel seca es un efecto secundario del embarazo que experimentan la mayoría de las mujeres, a veces puede estar relacionado con algo más grave.

Si sospechas que tu piel es más que un poco áspera, podría ser el momento de hablar con un profesional médico. Otros problemas a los que debes prestar atención son

  • pérdida de apetito
  • fatiga extrema
  • heces de color claro
  • orina de color oscuro

Si estos síntomas persisten junto con la sequedad y el picor de la piel, es hora de pedir ayuda.

Además, aunque es de esperar que se produzca cierto grado de picor, podría ser problemático si le pican mucho las manos y los pies.

No te apresures a autodiagnosticar tu condición sólo porque tienes un par de síntomas, pero no hay nada malo en hablar con tu médico para tranquilizarte (y posiblemente prevenir una condición seria).

Hasta luego, cocodrilo (piel)

Por muy molesta que sea la piel seca, es un pequeño precio a pagar por la alegría de traer una nueva vida al mundo. Agradece a tus estrellas de la suerte que aún puedas dormir ocho horas por la noche. Además, en cuanto aumentes la frecuencia de la hidratación y la ingesta de agua, seguro que verás algunas mejoras rápidas.

Nuestra piel se vuelve naturalmente más seca y áspera a medida que envejecemos (debido a los cambios hormonales y a la menor producción natural de grasa), así que piensa en esto como un vistazo a tu futuro. Es una oportunidad para prepararte, poniendo a punto tus rutinas de belleza y comprendiendo cómo hidratarte adecuadamente. Tu futuro yo te lo agradecerá si mantienes estas rutinas incluso después de que termine tu embarazo y tu piel vuelva a la normalidad.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 1

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empecé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad