¿Bebé amamantado con demasiada frecuencia? Lo que hay que saber

En las primeras 6-8 semanas después del nacimiento, es muy común que sientas que todo lo que haces es amamantar a tu bebé. Puede que te preguntes si estás amamantando con demasiada frecuencia, pero en realidad no es así. Amamantar entre 8 y 12 veces al día es normal y, en estas primeras etapas, es probable que necesites amamantar con esa frecuencia para aliviar la congestión y prevenir la obstrucción de los conductos o la mastitis.


Vamos a analizar por qué la lactancia frecuente es normal y natural para tu bebé, algunos problemas médicos que pueden contribuir a la lactancia frecuente y formas de asegurarte de que tanto tú como tu bebé aprovecháis al máximo la experiencia de la lactancia.


¿Por qué mi bebé quiere mamar tan a menudo?


Muchos bebés se sienten reconfortados con la lactancia, ya que les acerca a ti, y es importante tener en cuenta que sus pequeños estómagos sólo pueden contener una cantidad muy pequeña de leche. Esto significa que, para mantenerse saciados, necesitan mamar más a menudo a medida que crecen.


La mayoría de los bebés empiezan a reducir la frecuencia de las tomas en torno a las 8-12 semanas, pero no es una ciencia perfecta. El “horario” mágico con el que muchas mamás sueñan -con siestas regulares, tomas predecibles y una hora fija para acostarse- no es probable hasta que se supere el cuarto trimestre.


Hasta entonces, aquí tienes algunos consejos y herramientas que te ayudarán a sobrellevar la lactancia frecuente.


Amamanta menos aprovechando al máximo cada sesión


Cuando sientas que estás amamantando las 24 horas del día, es útil asegurarte de maximizar cada toma.


Mantenga a su bebé despierto mientras lo amamanta


Los recién nacidos suelen tener sueño mientras toman el pecho y se sienten reconfortados al estar tan cerca de mamá. Aunque tener a un bebé dormido en los brazos puede parecer un descanso, si sigue enganchado, usted sigue atrapada y su bebé no está teniendo una sesión de alimentación productiva.


Prueba diferentes métodos para mantener al bebé despierto. Muchas mamás consiguen hacer cosquillas en los deditos del bebé, o incluso soplarle suavemente. El hecho de que el bebé esté tan acurrucado y cerca de la madre también lo mantiene caliente.


Algunas mamás descubren que el hecho de estar tan calentito y acogido también contribuye a que se duerma. Es posible que tengas que despojar a tu bebé sólo de un body o incluso del pañal para mantenerlo despierto para que se alimente.


Vaciar completamente cada pecho


También es importante que te asegures de que cada pecho está completamente vacío. Deja que tu bebé empiece por un lado y, cuando sienta que ese lado está vacío, puedes hacerle eructar y cambiar de lado. ¿Cómo se sabe cuándo está vacío? Normalmente lo sabrás porque el pecho ya no estará firme, y si intentas extraerlo con la mano, no saldrá nada.


Cómo mantener la producción de leche durante la lactancia frecuente


Una de las preocupaciones más comunes de las madres en las primeras etapas es el suministro de leche. Es difícil saber la cantidad de leche que recibe el bebé en cada toma, y es igualmente confuso saber si estás produciendo suficiente. La producción de leche es simplemente eso: oferta y demanda. Cuanto más amamantes (o te extraigas leche), más producirá tu cuerpo.


Existen muchos remedios y recomendaciones para aumentar la producción. Desde el té hasta las galletas, es difícil saber qué es un truco y qué funciona realmente. El único método probado y verdadero que funcionará para todos es dar más de mamar, ya que la extracción de leche equivale a más suministro de leche.


Muchas madres descubren que amamantar a sus hijos suele mejorar el suministro de leche en comparación con el bombeo, ya que se obtiene una retroalimentación con el bebé enganchado en lugar de con el bombeo. Sin embargo, es posible que el uso de un extractor de leche durante una sesión a primera hora de la mañana o a última hora de la noche mantenga el suministro de leche. Además, no tendrá que abastecerse de bebidas especiales ni hacer recetas extrañas.

Ver  Colestasis del embarazo: un motivo de preocupación

Cuándo consultar al médico sobre la lactancia frecuente


Si tu bebé mama con frecuencia, ¿cuándo debes preocuparte y hablar con tu pediatra? Dos indicadores clave del éxito de la lactancia materna son el aumento de peso y el número de pañales al día. Habla con tu pediatra para determinar los hitos que debes buscar en función de la edad de tu bebé.

Si los tomas pueden ayudarte a tranquilizarte y a saber que tu bebé está recibiendo lo suficiente.


Si estás preocupada entre las visitas al médico, muchos hospitales ofrecen grupos de apoyo a la lactancia. En muchos de estos grupos, las enfermeras o las asesoras de lactancia te harán quitarle el pañal a tu bebé y pesarlo en una báscula de hospital. A continuación, amamantarás a tu bebé y lo volverás a pesar. Esto ayudará a mostrar el aumento de peso de una alimentación específica, no sólo el aumento de peso general.


Problemas médicos que pueden causar una lactancia frecuente


Los pediatras y los asesores de lactancia pueden ayudar a identificar cualquier cosa fuera de lo normal, como cólicos, anquilosamiento de la lengua o reflujo infantil.


Cólicos


Algunos bebés que se calman con la lactancia frecuente también pueden tener cólicos. Los cólicos se definen normalmente como el llanto o la inconsolabilidad durante más de 3 horas al día, 3 días a la semana, 3 semanas seguidas. Todos los bebés tienen días y noches difíciles, pero los niveles constantes de llanto pueden ser un indicador de cólico.


Algunos bebés lo superan de forma natural y otros pueden necesitar ayuda adicional. Los trabajadores del cuerpo, los fisioterapeutas e incluso algunos quiroprácticos pueden ayudar. A menudo, tu pediatra puede derivarte si lo necesitas.


Empate de lengua


Si tu bebé tiene otras dificultades para alimentarse, busca signos de anquilosamiento de la lengua. Los principales indicadores de anquilosamiento de la lengua pueden ser dormir con la boca abierta, respirar con fuerza mientras duerme, tener problemas para sacar la lengua, etc.


Algunos hospitales y pediatras lo comprueban poco después del nacimiento, pero no todos están cualificados para realizar un examen funcional. Si se determina que tu bebé tiene una atadura lingual o labial, puedes acudir a un dentista pediátrico de tu zona especializado en este tema para que lo revise. Es un procedimiento muy rápido y muchos bebés (y mamás) ven una mejora inmediata o en pocos días.


Reflujo infantil


Por último, un problema común que afecta al comportamiento general del bebé y a su alimentación puede ser el reflujo infantil. El reflujo ácido puede afectar al sueño, la alimentación y el comportamiento cotidiano.


Algunos indicadores de reflujo son los vómitos constantes o la regurgitación excesiva, la irritabilidad y la inquietud durante la alimentación y el arqueo de la espalda. Las soluciones para el reflujo infantil pueden incluir el cambio de la dieta, la adición de medicamentos u otros remedios y, en algunos casos, la suplementación con leche de fórmula.


Cómo hacer que la lactancia frecuente le resulte más cómoda


¿Qué puede hacer para que la lactancia frecuente sea lo más cómoda posible? Tenemos algunos consejos sencillos que pueden ayudar a que esta etapa de tu vida sea menos dolorosa o estresante.


Tenga a mano muchos tentempiés


Es posible que hayas oído que la lactancia materna quema hasta 500 calorías extra al día. Las madres necesitan energía extra para seguir el ritmo. Prepárate preparando un cajón o una cesta de aperitivos junto al lugar en el que piensas dar la mayor parte de la lactancia.

Ver  Tos del bebé - Causas, síntomas, prevención y tratamientos

Los tentempiés ricos en proteínas, como las barritas de proteínas o los frutos secos, te ayudarán a mantener la energía. Algunas mujeres experimentan un descenso de la producción de leche si no comen lo suficiente.


Asegúrate de beber suficiente agua


Además de comer, por supuesto, hay que mantenerse hidratada. Aunque el café puede ser lo más apetecible cuando te falta sueño, el agua es la mejor respuesta. Considera la posibilidad de tener una botella de agua grande cerca de tu puesto de lactancia, tal vez incluso esa impresionante botella de hospital que probablemente lleves a casa. Beber suficiente agua te hará sentir mejor y también puede ayudar a tu producción de leche.


Disfruta de un poco de entretenimiento mientras das el pecho


Cuando tu pequeño es tan pequeño, a menudo puedes disfrutar de algo de entretenimiento mientras das el pecho a la madre multitarea. Tener unos auriculares cerca te facilitará la sincronización, y los auriculares inalámbricos mantendrán al bebé a salvo en caso de que se mueva.


Puedes aprovechar este tiempo para consultar tu podcast o audiolibro favorito, o incluso para ver la televisión o una película en un teléfono, iPad u otro dispositivo. Incluso puedes elegir un programa especial que sólo veas mientras amamantas. De este modo, puede sentirse como un pequeño capricho, ya que cuando llega la hora de dar el pecho, puede ver su programa favorito.


Cuidados para tus pechos y pezones doloridos


Físicamente, es posible que tus pechos y pezones también se estén cansando de la lactancia. Investiga qué métodos calmantes quieres probar y abastécete. A muchas mamás les gusta la crema para pezones, como Earth Mama o Motherlove. Asegúrate de comprobar si la crema que utilizas debe limpiarse antes de dar el pecho o si es segura para la lactancia.


Otra herramienta calmante para tu “caja de herramientas” pueden ser las almohadillas de hidrogel refrescantes. Se pueden guardar en la nevera y te sentarán de maravilla entre las sesiones de lactancia. Si tienes los pezones agrietados o sangrantes, puedes llamar o visitar a tu médico para que te recete una pomada especial que sólo se vende con receta. Muchas mujeres juran que esto es lo que ha salvado su viaje de lactancia.


Otra opción es utilizar un protector de pezones. Se recomienda consultarlo con la asesora de lactancia, ya que el uso frecuente de un protector de pezones puede tener algunos efectos no deseados, como la disminución del suministro. Además, es un poco molesto tener que llevarlo constantemente y mantenerlo limpio cuando estás acostumbrada a tener todo lo que necesitas pegado a tu cuerpo.


Practicar la lactancia en público


Si sientes que estás amamantando las 24 horas del día, es posible que empieces a sentirte confinada en tu casa o, más concretamente, en tu “lugar” de lactancia en casa. Si te pone nerviosa tener que amamantar a tu bebé mientras estás fuera, puede que te dé miedo salir en público, aunque sea por poco tiempo. Aunque parezca una tontería, puedes practicar y prepararte para esta situación antes de que se produzca.


A muchas mamás les encanta el método de las dos camisetas. Puedes invertir en un par de camisetas de tirantes para amamantar y luego combinarlas con cualquier camiseta, blusa o sudadera, y siempre estarás preparada. Practicar en casa frente al espejo puede resultar extraño, pero te sentirás mucho más cómoda la próxima vez que estés en un restaurante o de compras y necesites hacer una pausa para amamantar.

Ver  Sudores nocturnos posparto: Causas y remedios

Las fundas de lactancia son otra solución, disponible en todo tipo de diseños y materiales. Una vez más, es posible que te cueste acostumbrarte, tanto a ti como a tu bebé, por lo que practicar en casa puede ayudarte. Como ocurre con muchas situaciones de la maternidad, te sentirás más y más cómoda amamantando en público cuanto más lo hagas y, sobre todo, con los siguientes hijos.


No te esfuerces en amamantar a solas con frecuencia


Aunque nadie más que tú puede amamantar a tu bebé, busca otras formas de que tu familia te ayude. Esto es a corto plazo, aunque pueda parecer que no va a terminar nunca. Así que si eso significa que tu cónyuge, tus padres u otros hijos tienen que asumir una nueva responsabilidad, recuérdales que también será a corto plazo.


Puede que hayas sentido la carga de la colada, los platos sucios o la limpieza general de la casa, pero no es el momento de dejar que eso ocupe espacio en tu mente. Haz que los demás colaboren y te sentirás más tranquila y podrás centrarte en tu tarea más importante: cuidar de tu pequeño.


Sé específica sobre tus necesidades


Puede ser difícil cuando un amigo te pregunta: “¿Qué puedo hacer para ayudar?”, o tal vez simplemente se ofrece a venir a tu casa y hacerte compañía. Sé específica en lo que sería realmente útil para ti, en ese momento. Lo más probable es que tu amigo se sienta mucho más útil y tú recibas una cara amable además de algo que realmente necesitas.


Un día puede ser que te traiga la cena, y otro que necesites más pañales pero no quieras ir a la tienda. Incluso llevar el correo a casa puede ser un gesto útil cuando te quedas encerrado en el sofá o en la cama con un bultito acurrucado.


Deja que tu pareja se involucre


Para muchas madres lactantes, es normal querer un descanso de lo único que no se puede descansar: la propia lactancia. Es posible que tu pareja también quiera ayudar, pero hasta que no estés preparada para introducir los biberones, puede parecer que no hay mucho que pueda hacer. Sin embargo, ¡pueden participar en la alimentación!


Tu pareja puede intervenir y convertirse en el maestro de los eructos. O puede prepararse y asegurarse de que tienes un montón de aperitivos y agua cerca. Incluso el mero hecho de estar cerca para que, cuando el teléfono esté inevitablemente fuera de su alcance, no se sienta indefenso, puede ser un enorme consuelo.


Haz que la lactancia frecuente sea una experiencia agradable


Una afirmación común sobre la maternidad es que todo es una temporada. La lactancia frecuente puede ser una época difícil, especialmente cuando se combina con la recuperación del parto y el gran cambio de vida que supone añadir un miembro a la familia.


Sin embargo, es una gran herramienta mental para mantener los pies en la tierra y saber que antes de que parpadees, esta época habrá terminado y estarás gateando, empezando a hacer la comida del bebé y mucho más. La lactancia materna es un vínculo muy especial entre la madre y el bebé, y todo el trabajo duro valdrá la pena mientras ayudas a tu bebé a crecer.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad