El bebé no toma el biberón: Posibles causas y cómo reaccionar

Una vez que las madres se reincorporan al trabajo, suelen intentar pasar la alimentación de su bebé del pecho al biberón. Mientras que algunas madres experimentan un éxito inmediato, otras encuentran que la alimentación con biberón es increíblemente difícil.

No es raro que algunos bebés se nieguen por completo a tomar el biberón y que, en lugar de beber la leche, la escupan directamente. Algunos bebés ni siquiera se llevan la leche a la boca porque intentan escupir la propia tetina del biberón. Estos bebés pueden volverse fácilmente irritables y molestos.

Si te resulta difícil saber qué hacer cuando tu bebé no quiere tomar el biberón, echa un vistazo a algunos de nuestros consejos y trucos a continuación. Hemos recopilado algunas sugerencias que podrían ayudarte a hacer la transición.

El bebé no toma el biberón

3 razones por las que tu bebé rechaza el biberón (y soluciones para ellas)

Nadie sabe realmente por qué algunos bebés rechazan el biberón o por qué algunos bebés tienen dificultades para pasar de la lactancia materna al biberón. Ocurre por casualidad y, aunque no es algo de lo que hablen muchas guías de crianza, conseguir que tu bebé tome el biberón puede ser una de las cosas más difíciles que intentes hacer.

Aunque no se sabe con exactitud por qué ocurre esto, tenemos algunas ideas sobre cuál puede ser la causa. A continuación, veremos 3 de las razones más comunes por las que tu bebé puede rechazar el biberón y, lo que es más importante, lo que puedes hacer al respecto.

Razón nº 1: No le gusta el tacto de la tetina artificial

Después de ser amamantados durante semanas o meses, algunos bebés se han acostumbrado tanto a los pezones de su madre que no les gusta el tacto de la tetina artificial del biberón. Les resulta increíblemente extraño y pueden tener dificultades para adaptarse.

Algunos de estos bebés pueden adaptarse por sí solos después de algún tiempo; sin embargo, la mayoría de las veces, estos bebés van a necesitar una ayuda extra que sólo usted puede proporcionar.

Solución nº 1: Cambie el tipo de tetina que utiliza

Afortunadamente, existen muchos tipos de tetinas para biberón. Si te preguntas qué hacer cuando tu bebé no quiere tomar el biberón, prueba a cambiar de biberón, anotando la reacción que tiene tu bebé a cada tipo de tetina. Algunas de las diferentes tetinas entre las que puedes elegir son

  • Tetinas tradicionales. Las tetinas tradicionales tienen forma de campana y la punta de la tetina es estrecha. Proporcionan un flujo de leche más lento que las tetinas con forma natural. Un flujo lento puede ser muy apreciado por muchos bebés, ya que les ayuda a beber sin tragar demasiado aire.
  • Pezones con forma natural. Las tetinas de forma natural tienen pezones anchos y un tacto similar al del pecho materno. De hecho, son una gran opción para los bebés que están pasando de la lactancia materna al biberón.
  • Tetinas ortodónticas. Algunos estudios demuestran que las tetinas tradicionales pueden estar asociadas a problemas de ortodoncia. Las tetinas ortodónticas tienen forma de bulbo en la parte superior y son más planas en los laterales. Esta forma única está diseñada para proteger los dientes y las encías del bebé. También puede ser una opción más cómoda para los bebés a los que les están saliendo los dientes.
  • Tetinas ventiladas. Las tetinas con ventilación están diseñadas para los bebés que tienen gases y se ponen nerviosos con facilidad. Estas tetinas tienen una pequeña abertura lateral para evitar que se produzca un vacío en el biberón. Esto puede facilitar la alimentación con biberón de algunos bebés.
  • Tetinas de flujo múltiple. Las tetinas de flujo múltiple son ideales para líquidos más espesos y para un flujo más rápido, que algunos bebés pueden preferir.
Ver  Piel seca durante el embarazo: Causas y remedios

Además de establecer el tipo de tetina que prefiere tu bebé, también tendrás que averiguar qué tamaño de tetina prefiere. En general, los mejores tamaños de tetina están asociados a la edad del bebé. Si el tamaño de tetina recomendado no parece funcionar, aumenta o disminuye la talla. Los diferentes tamaños pueden cambiar el tacto general de la tetina del biberón, así como el flujo de la leche.

No olvides tener en cuenta el tipo de material

Además del tipo de pezón, también debes tener en cuenta el tipo de material del que está hecho. Tienes dos opciones principales entre las que elegir: silicona y látex. Ambas son excelentes opciones y tienen sus propias ventajas y desventajas.

Las tetinas de silicona suelen ser menos porosas y más firmes que las de látex. Son ideales para los bebés que necesitan masticar mientras se alimentan y pueden conservar su forma durante más tiempo. Además, no tendrás que sustituirlas con tanta frecuencia, lo que las convierte en una opción más rentable.

Por otro lado, las tetinas de látex imitan mejor el tacto natural del pecho materno. Son más suaves y flexibles; sin embargo, estas tetinas deben sustituirse cada 4 ó 6 semanas. Lo máximo que aguantan es unos 3 meses. Después de eso, tendrás que sustituirlos. Debido a esto, las tetinas de látex pueden ser bastante caras.

Solución nº 2: calentar la tetina (y la leche)

Otra razón por la que tu bebé puede rechazar el biberón es que la leche y la tetina no tienen la temperatura adecuada. Si has dejado reposar la leche durante demasiado tiempo, puede estar demasiado fría. Intenta calentar la leche a tu temperatura corporal. También puedes probar a calentar la tetina bajo el agua caliente para ver si eso apacigua a tu bebé.

La leche fresca y la congelada también tienen un sabor diferente. Puedes probar a alimentar a tu bebé con leche materna fresca para ver si eso supone una diferencia. Algunos bebés son más exigentes y tienen un paladar más refinado; es poco probable que estos bebés tomen leche materna congelada.

También puedes descubrir aquí los mejores calientabiberones.

Razón nº 2: Asocian a mamá con la alimentación y no quieren un sustituto

Los bebés a los que les gusta especialmente la lactancia materna no se dejarán engañar fácilmente por los sustitutos, y no estarán contentos con un cebo. Si han asociado a mamá con la alimentación, puede que no estén dispuestos a aceptar ningún otro sustituto. Pero las madres pueden sentirse sobrecargadas de trabajo y cansadas tratando de acomodar a sus bebés, así que ¿qué pueden hacer?

Solución nº 1: Conseguir que otra persona alimente a su bebé

A veces, un bebé tiene una asociación tan fuerte con mamá y la alimentación que simplemente no puede aceptar otra cosa. Desde el momento en que sus madres los abrazan, estos bebés esperan ser amamantados. Una forma de evitarlo es cambiar la situación y hacer que el padre u otra persona alimente al bebé en su lugar. También es una gran oportunidad para que los miembros de la familia, especialmente el padre, se relacionen entre sí.

Algunos padres también han tenido éxito si el miembro de la familia, como el padre, se quita la camiseta y ofrece al bebé el tan necesario contacto piel con piel. El contacto piel con piel libera oxitocina, que ayuda a ambas partes a crear un vínculo.

Solución nº 2: Envuelve el biberón en la camisa de la madre

Esto puede sonar raro, pero es sorprendentemente efectivo. Prueba a envolver el biberón en una de las camisas o toallas de mamá para que el biberón huela a ella. Puede ayudar a que tu bebé tenga más ganas de coger el biberón.

Solución nº 3: Deja que tu bebé juegue con la tetina como si fuera un chupete

En lugar de obligar a tu bebé a ver la tetina del biberón como una fuente de alimento, intenta acostumbrarlo primero tratándolo como un juguete. Deja que mastique y juegue con la tetina del biberón como si fuera un chupete. La clave es conseguir que asocien la diversión con la tetina del biberón.

Ver  Hernia durante el embarazo: Tipos, causas y tratamientos

Más adelante, estarán tan acostumbrados a chupar y jugar con la tetina que será menos probable que rechacen el biberón durante las comidas. Ten en cuenta que el bebé puede tardar algún tiempo en acostumbrarse a la tetina del biberón. Por este motivo, es posible que quieras dejar que tu bebé juegue con la tetina del biberón mientras todavía está tomando el pecho. Puede ayudar a que la transición sea más fácil.

Solución nº 4: mojar la tetina del biberón en la leche materna

Si tu bebé ha asociado fuertemente a mamá con la alimentación, es posible que no entienda del todo por qué le pones un biberón en la cara. Puedes animar a tu bebé a agarrarse a la tetina del biberón mojándola en un poco de leche materna.

Razón nº 3: Tienen una experiencia negativa con el biberón

Esta es, sinceramente, la situación menos probable; sin embargo, deberías tenerla en cuenta si tu hijo no tenía ningún problema con el biberón y de repente decide que no le gusta. La aversión repentina al biberón puede indicar una experiencia negativa. Convertir una experiencia negativa en una positiva puede ser bastante difícil.

Una experiencia negativa puede ser cualquier cosa, desde vomitar una vez cuando se alimenta de un biberón o tomar el biberón de alguien que no sabe cómo alimentarlo correctamente. En realidad, nunca se puede saber qué fue lo que hizo que tu bebé dejara de alimentarse con un biberón. Por ello, encontrar una solución para esta causa puede resultar bastante complicado. Esto es lo que sugerimos.

Solución nº 1: Prueba a alimentarlo con otra cosa que no sea el biberón

A algunos bebés simplemente no les gusta el biberón. En estas situaciones, puedes probar a alimentar a tu bebé con otra cosa, como un vaso para sorber o una cuchara.

Asegúrate de que sostienes al bebé de forma estable en posición vertical antes de llevarle la leche a la boca. Deja que el bebé se alimente a su propio ritmo. No apresures este proceso, ya que podría provocar que tu bebé se atragante.

Solución nº 2: elogie a tu bebé cada vez que lo haga

Los elogios verbales pueden animar al bebé a volver a tomar el biberón. Aunque tu bebé no entienda necesariamente lo que le dices, entenderá tu tono y tu lenguaje corporal.

Cada vez que acerques el biberón a la boca de tu bebé, anímalo. Si succiona la tetina, elógialo. Hazle saber lo orgullosa que estás de su logro.

Solución nº 3: esperar a que el bebé esté medio dormido

Si tu bebé está medio dormido, es probable que no recuerde la interacción o el hecho de haber tenido una experiencia negativa con el biberón. Simplemente se enganchará y empezará a beber.

Puedes probar a darle el biberón en sueños, que es cuando le das de comer en mitad de la noche sin que se dé cuenta. También puedes probar a dar el biberón a un bebé muy dormido que esté medio dormido para ver si sigue resistiéndose al biberón. Algunos bebés toman el biberón sin darse cuenta en absoluto.

Otros consejos que pueden ser útiles

Mientras intentas averiguar qué hacer cuando tu bebé no quiere tomar el biberón, probablemente también te encontrarás con muchos otros consejos y trucos que merecen la pena probar. Hemos comprobado que los siguientes consejos han ayudado a muchas otras madres que están luchando con el mismo problema.

Prueba una posición diferente

Si tu bebé está en una posición incómoda, es menos probable que se agarre al pezón. Cada bebé prefiere una posición diferente para alimentarse. Puedes probar a sujetar a tu bebé de otra manera para ver si eso te ayuda. Por ejemplo, algunos padres pueden apoyar a sus bebés en las piernas durante la hora de comer.

Cambia de lado

Otra cosa divertida que puedes probar es cambiar de lado. Una perspectiva diferente puede animar al bebé a agarrarse al biberón aunque antes no le interese. Prueba con el lado que más prefiere el bebé a la hora de tomar el pecho. Si no funciona, cambia al otro lado.

Ver  ¿Qué es la congestión mamaria? ¿Qué la causa?

Limita las distracciones

Si tu bebé está constantemente distraído durante la hora de la toma, es posible que no acepte tanto el biberón. Es posible que quiera explorar los nuevos estímulos presentes. Por ejemplo, si tienes la televisión encendida, tu bebé puede estar demasiado concentrado en lo que ocurre en la pantalla.

Alimenta a tu bebé en una habitación tranquila y sin distracciones, como la televisión o la radio. Incluso puedes mecerlo o balancearlo durante un par de minutos en una habitación tranquila, para que se relaje. Si tienes otros niños, haz que salgan de la habitación. Considera también la posibilidad de atenuar las luces para crear un ambiente sereno y tranquilo.

Introduce la boca en el biberón

En lugar de acercar el biberón a la boca del bebé, ofrécelo y deja que tome la iniciativa.

Acerca la tetina a la nariz del bebé y acaríciala lentamente hacia abajo o acerca el biberón a la boca del bebé y frótalo a lo largo de sus encías y la parte interior de las mejillas. Incluso puedes considerar la posibilidad de hacerle cosquillas en el labio superior o en la mejilla.

Los bebés tienen por naturaleza un reflejo de enraizamiento, que les hará volverse hacia el lado que se les acaricia y empezar a chupar. Este reflejo puede ser muy útil si no sabes qué hacer cuando tu bebé no quiere tomar el biberón. Sin embargo, ten en cuenta que este reflejo sólo dura los primeros 4 meses de vida.

Comprueba si hay problemas médicos

Algunos bebés se niegan a tomar el biberón por razones médicas. Es posible que no se sientan bien. Considera la posibilidad de llevar a tu bebé al médico para que lo revise y se asegure de que no hay ningún problema. Si tu bebé ha estado increíblemente inquieto últimamente, es posible que tenga gripe o algún otro tipo de problema gastrointestinal. Casi todos los problemas médicos pueden hacer que un bebé se niegue a tomar el biberón.

Ten paciencia

Por último, pero no menos importante, ten paciencia. Si estás estresada y descontenta, tu bebé también estará estresado y descontento. Las emociones negativas pueden hacer que tu bebé rehúse el biberón o que no lo tome.

Intenta no frustrarte aunque tu bebé no tenga ningún interés en tomar el biberón. No le levantes la voz ni muestres ningún signo de frustración. No ayudará a nadie y es probable que empeore la situación.

Mantén la calma y sigue adelante

Los estudios han demostrado que algunos bebés no aceptan nunca el biberón. Si te cuesta que tu bebé acepte el biberón, debes saber que no es culpa tuya ni de tu bebé.

Sabemos que puede ser difícil saber qué hacer cuando tu bebé no acepta el biberón. No es un misterio fácil de resolver, sobre todo porque los bebés no pueden decir por qué se comportan de una manera determinada. La clave para conseguir que tu bebé tome el biberón puede ser la persistencia. Si no consigues que tu bebé tome el biberón, inténtalo una y otra vez. No te rindas. Muchos padres han tenido que intentarlo muchas veces antes de conseguir que sus bebés se agarren a la tetina del biberón o muestren algún interés por él. Quizá quieras consultar nuestra guía completa sobre los mejores biberones para bebés amamantados.

Si todo lo demás falla, siempre puedes hablar con un profesional, como un asesor de lactancia, para ver si puede ofrecerte alguna idea adicional. Tal vez puedan enseñarte nuevas técnicas y habilidades que podrían ayudarte en tu situación.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 6

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad