Las mejores formas de secar la leche materna: métodos y consejos

Amamantar a un niño es una hermosa meta para muchas madres primerizas, pero a menudo hay una gran curva de aprendizaje tanto para la madre como para el bebé. La mecánica básica parece bastante fácil: se pone la teta en la boca del bebé y éste toma leche. Pero ojalá fuera tan sencillo.

Las nuevas mamás también intentan recuperarse del parto, dormir un poco y cuidar de este nuevo y pequeño ser humano al mismo tiempo. Para el bebé, bueno, casi todo en su mundo es nuevo para él.

Sin embargo, nos centramos tanto en el inicio de la lactancia materna con el niño que a menudo no pensamos en lo que ocurre cuando llega el momento de terminarla. A veces, la lactancia materna se interrumpe repentinamente y otras veces el destete se planifica, pero en cualquier caso, es importante saber cómo secar la leche materna.

En primer lugar, analizaremos algunos aspectos básicos de la lactancia materna. A continuación, nos adentraremos en las razones por las que puede querer secar la leche materna antes de tiempo y en las mejores formas de hacerlo.

Los beneficios para la salud de la lactancia materna

Con un comienzo tan tedioso, ¿por qué algunas mujeres se esfuerzan tanto por dar el pecho? ¿Merece la pena el esfuerzo? Según los médicos, sí.

El calostro, o la leche espesa y amarilla que se produce durante los primeros días tras el nacimiento del bebé, está repleto de nutrientes y refuerzos inmunológicos que dan un impulso a la salud del bebé. Una vez que la leche materna llega, proporciona al bebé numerosos beneficios para su salud y para la protección de su sistema inmunitario durante sus primeras y vitales etapas de vida. La leche contiene anticuerpos que protegen el sistema inmunitario no desarrollado del bebé y combaten infecciones y enfermedades que el propio organismo del niño puede no estar preparado para afrontar.

La leche materna puede incluso cambiar para adaptarse a las necesidades actuales del niño. Si el bebé está enfermo, el cuerpo de la madre producirá anticuerpos para combatir esa enfermedad. Los investigadores creen que esto se indica al cuerpo de la madre a través de la saliva del bebé mientras se amamanta.

La lactancia también tiene numerosos beneficios para la madre. Proporciona un tiempo de vinculación personal con el bebé y un mayor contacto piel con piel. La lactancia provoca la liberación de las hormonas oxitocina y prolactina, puede mejorar el estado de ánimo y la ansiedad, y reduce el riesgo de depresión posparto. La producción de leche materna también puede contribuir a la pérdida de peso después del parto, ya que sólo con la lactancia se queman 500 calorías más al día.


¡BUSCA AQUÍ MÁS NOMBRES!:

Posibles problemas de la lactancia materna

Aunque para algunos bebés todo va sobre ruedas y se agarran al pezón de la madre en el primer intento como si fueran unos campeones, lo más frecuente es que durante los primeros días (o semanas) aparezcan un sinfín de obstáculos que pueden hacer que el comienzo sea difícil.

Algunos bebés tienen que aprender a agarrarse al pecho varias veces antes de conseguirlo. Hay pocas cosas tan frustrantes como intentar alimentar a un bebé que llora en mitad de la noche y que, de repente, ha olvidado cómo amamantar (aunque eso es, literalmente, lo que ha hecho toda su vida).

Algunas madres tienen un retraso en la subida de la leche y es necesario complementarla con leche artificial o de donante. Problemas como las ataduras de la lengua, el dolor de pezones y la confusión de pezones pueden dificultar la experiencia de la lactancia. Pero una vez que la madre y el bebé consiguen perfeccionarla, la lactancia puede crear un vínculo profundo y duradero entre ambos.

Ver  Alimentación con biberón al ritmo del bebé - Todo lo que necesitas saber

Aunque no todas las madres pueden optar por la lactancia materna, las que lo hacen pueden enfrentarse a un nuevo reto cuando llega el momento de terminar la relación de lactancia.

Razones por las que se seca el suministro de leche

Aunque la producción de leche de la madre acabará por agotarse por sí sola, hay varias razones por las que las madres pueden querer agotar su producción de leche materna más rápidamente.

Su bebé está listo para el destete

La razón más común para intentar secar la leche materna es que la madre haya terminado de dar el pecho y el niño esté en proceso de destete o ya se haya destetado por sí mismo. A veces esto sucede lentamente, con el niño amamantando gradualmente cada vez menos a medida que se pasa a un vaso para sorber y a la comida de mesa, y a veces el niño deja de amamantar de golpe y se niega a volver a hacerlo.

Esta etapa de transición puede ser difícil, porque es diferente para cada niño y no hay una respuesta probada y verdadera sobre la mejor manera de manejarla. Si el bebé se desteta gradualmente, puede ser más fácil prepararse para ello, pero si el niño deja de mamar repentinamente, la madre debe decidir si continuará extrayendo y suministrando leche materna o si ha llegado el momento de agotar su suministro.

Necesita una medicación que puede afectar a la leche materna

La madre también puede tener que dejar de producir leche si está enferma y necesita una medicación que es incompatible con la lactancia, es decir, que es perjudicial si pasa al bebé a través de la leche. A menudo los medicamentos son de corta duración y se puede evitar la lactancia durante unos días mientras la madre se “extrae” la leche que contiene la medicación, y luego se puede reanudar la lactancia normal.

Muchos medicamentos, incluidos algunos de venta libre y contra la depresión, se consideran seguros durante la lactancia. Pero si la enfermedad es grave o la medicación es de larga duración, puede ser una opción más segura dejar de dar el pecho y pasar a la leche artificial. Asegúrate siempre de hablar con tu médico y tu farmacéutico sobre la compatibilidad de la lactancia con cualquier medicamento.

Tu bebé tiene una intolerancia o alergia alimentaria

A veces, los bebés tienen alergias a determinados alimentos y, cuando la madre no puede averiguar cuáles son las alergias o eliminarlas con éxito de su dieta, éstas pueden transmitirse al bebé a través de la leche materna. Un bebé alérgico a la leche de vaca, por ejemplo, puede sufrir una erupción de urticaria tras tomar la leche materna de una madre que consume regularmente leche de vaca.

A veces, eliminar el alérgeno de la dieta de la madre puede ayudar, pero en el caso de las alergias múltiples, a menudo la causa de la reacción es difícil de precisar. En el caso de un bebé sensible que sigue reaccionando a la leche materna, el médico puede recomendar una fórmula especial en su lugar, y la madre puede necesitar secar su leche.

Formas de secar la leche materna

Existen múltiples métodos para secar la leche materna de forma rápida y segura. Aquí hemos reunido algunos de los más eficaces.

Disminuya gradualmente las alimentaciones/sesiones de bombeo

En la mayoría de las situaciones, lo mejor es evitar interrumpir la lactancia de forma repentina, ya que aunque la lactancia se detenga inmediatamente, la producción de leche no lo hará. La leche materna se produce en función de la oferta y la demanda, lo que significa que el cuerpo producirá la cantidad de leche que el bebé le pida. Cuanto más amamante el bebé, más leche se verá estimulada a producir el cuerpo de la madre.

La edad del bebé puede influir en la cantidad de leche que produce su cuerpo y en el tiempo que tardará en secarse por completo. Los bebés más pequeños pueden mamar con más frecuencia y demandar más que un bebé mayor que ha empezado a tomar sólidos y necesita menos.

Si dejaras de dar el pecho de golpe, la cantidad de leche que produce tu cuerpo empezaría a disminuir inmediatamente después de las tomas perdidas, pero tus pechos seguirían llenándose los primeros días y podrías correr el riesgo de sufrir congestión mamaria y mastitis. La congestión se produce cuando los pechos se llenan de leche materna y se vuelven duros y dolorosos al tacto.

Ver  ¿Qué es el destete? - ¿Cuándo deberías empezar a destetar?

La mastitis es una inflamación e infección del tejido mamario, a menudo causada por un conducto lácteo obstruido. Los síntomas incluyen dolor en las mamas, enrojecimiento e hinchazón de la piel, fiebre y dolores corporales. La mastitis puede ser muy grave y agravarse rápidamente, por lo que debe ser examinada por un médico.

Terminar la lactancia materna lentamente es una de las mejores maneras de evitar estos problemas. Planificar el destete y eliminar lentamente las sesiones de alimentación o los extractores de leche a lo largo del tiempo ayudará a que tu producción de leche disminuya gradualmente.

Empieza eliminando una sesión de lactancia diaria a la semana, o cada pocos días, para dar tiempo a tu cuerpo a adaptarse a la nueva cantidad de producción de leche. Si tu bebé suele mamar 3 veces al día, baja a 2 veces al día durante una o dos semanas y luego baja otra. Lo mismo ocurre con la extracción de leche.

Estas disminuciones graduales no siempre son una opción, especialmente para alguien que debe dejar de hacerlo repentinamente debido a problemas de salud, y en ese caso, hay otras opciones para tratar de disminuir la producción de leche materna rápidamente.

Hojas de col

Puede parecer una locura, pero las hojas de col han existido siempre como método para secar la leche. Aunque hay pocas pruebas científicas de que las hojas de col provoquen una disminución de la producción de leche materna, algunas personas juran por ello, y las propias hojas proporcionan comodidad y protección contra la congestión.

La idea es coger hojas de col frías y refrigeradas y colocarlas en el sujetador alrededor de los pechos. Lava y separa las hojas y mantenlas refrigeradas para poder cambiar las viejas y marchitas por otras frías. Es posible que tengas que cambiarlas cada 30 minutos. Las hojas frías son calmantes y funcionan como una bolsa de hielo para reducir la hinchazón y la congestión. Incluso puedes dormir con ellas durante la noche si quieres secarte muy rápidamente.

Té de salvia

El té de salvia contiene una forma natural de estrógeno que ayuda a secar la leche materna. Funciona de forma muy parecida al estrógeno de los anticonceptivos, como se explica a continuación. Puedes comprar paquetes de té de salvia ya preparados (e incluso hay una o dos marcas dirigidas a las madres lactantes) o puedes utilizar la especia que tienes en tu armario de la cocina.

Para hacer un té con la especia, pon a remojar de 1 a 2 cucharadas de salvia en agua caliente durante unos 15 minutos. Puedes mezclarla con otra infusión o aromatizarla para hacerla más apetecible.

Menta piperita

La menta es otra hierba a la que se le atribuyen propiedades reductoras de la leche y se puede consumir en un té muy parecido al de la salvia. La menta también se puede encontrar en algunos caramelos duros y mentas.

Evite los alimentos lactogénicos

Se sabe que algunos alimentos, llamados lactogénicos, ayudan a aumentar la producción de leche materna, y a menudo se recomiendan cuando se empieza a dar el pecho. Una buena idea cuando se intenta desecar es evitar estos alimentos, que incluyen la avena, el fenogreco, el hinojo, el lino, la levadura de cerveza y las verduras de hoja verde oscura.

Anticonceptivos

Uno de los efectos secundarios del uso de anticonceptivos es que puede afectar a la producción de leche. Aunque el destete por sí solo puede no ser una razón suficiente para empezar a tomar anticonceptivos, se sabe que el estrógeno que contienen provoca una disminución de la leche materna.

Si el control de la natalidad es algo que la madre ha considerado por otras razones, como la prevención de un futuro embarazo, la coincidencia con el destete podría secar el suministro de leche materna más rápidamente.

Descongestionantes

Aunque no es su uso previsto, se sabe que los descongestionantes que contienen pseudoefedrina, como el que contiene Sudafed, disminuyen la producción de leche materna. Normalmente, este tipo de medicamentos se toman durante un resfriado o una gripe para ayudar a secar los senos nasales, pero se ha observado que también secan la leche.

Sudafed puede pasar a la leche materna, por lo que esta opción puede no ser la mejor si el bebé sigue siendo amamantado con frecuencia, por lo que en este caso es mejor que la madre consulte con un médico.

Ver  Por qué mi bebé tiene las manos frías

Medicamentos con receta

Si una madre se encuentra en una situación de emergencia en la que tiene que secarse lo antes posible, como en el caso de una urgencia médica, o en la terrible situación de un aborto espontáneo o la pérdida de un bebé, los médicos pueden recetar medicamentos para ayudar a la madre en el proceso. No obstante, estas opciones deben consultarse con un médico.

Cómo estar cómoda mientras se seca

Cualquier método de secado va a causar cierto nivel de incomodidad. El primer día o los dos primeros días, especialmente, es probable que la madre sufra algún nivel de congestión, y es útil saber qué puede ayudar a aliviar estas situaciones.

Utiliza un sujetador firme

Mantener los pechos bien sujetos, tanto durante el día como durante la noche, puede ayudar a reducir el dolor si están demasiado llenos o congestionados. Antes se recomendaba envolver los pechos con firmeza para detener la producción de leche y reducir el dolor, pero más recientemente los expertos han argumentado que hacerlo podría conducir a la obstrucción de los conductos lácteos, lo que a su vez podría provocar mastitis.

Es mejor llevar un sujetador lo suficientemente firme como para que los pechos llenos de leche se sostengan pero sigan siendo cómodos. La madre puede llevar una camiseta holgada sobre el sujetador para eliminar cualquier presión adicional no deseada y reducir el roce y la irritación.

Utilizar bolsas de hielo

Colocar compresas de hielo en el sujetador puede ayudar a reducir la hinchazón y el dolor en los pechos demasiado llenos. Algunas empresas que se dedican a la lactancia materna fabrican compresas de hielo diseñadas para colocarlas en el sujetador o moldearlas alrededor del pecho, pero cualquier tipo de compresa fría funcionará. Este es también un momento en el que las hojas de col frías pueden resultar útiles y proporcionar cierto alivio.

Analgésicos

Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno, ayudarán a frenar el dolor de los pechos duros o congestionados y pueden ayudar a reducir la inflamación. Muchos analgésicos son compatibles con la lactancia materna, pero si la madre sigue amamantando a su hijo mientras se seca, es mejor que compruebe cualquier medicamento con su médico.

Exprésate la mano

Si una madre ha dejado de amamantar repentinamente y no tiene intención de volver a hacerlo, sus pechos pueden llenarse rápidamente. La mayoría de las mujeres que se encuentran en esta situación quieren evitar la extracción de leche porque no quieren estimular la producción de más leche, pero en el caso de una congestión dolorosa la extracción manual de pequeñas cantidades de leche puede proporcionar un poco de alivio.

Si la extracción manual no parece ayudar, la madre podría utilizar un sacaleches eléctrico para aliviar un poco la presión pero sin vaciar los pechos. Es mejor extraerse una pequeña cantidad, aunque se prolongue el proceso de desecación unos días, que acabar con un terrible brote de mastitis.

Algunos efectos secundarios del secado

Muchas mujeres no son conscientes de que el proceso de destete y secado puede tener su propio conjunto de efectos secundarios, sobre todo hormonales y emocionales. Cuando se termina la lactancia materna se produce una disminución de la oxitocina y la prolactina, las hormonas del bienestar, así como un aumento de los estrógenos. Esto puede provocar cambios de humor, tristeza e incluso una depresión temporal que puede pillar a muchas desprevenidas.

También pueden producirse otros efectos secundarios relacionados con las hormonas, como menstruaciones más abundantes y acné. Ser consciente de los cambios corporales negativos que pueden producirse al secarse puede ayudar a la madre a prepararse para ellos, y a no deprimirse tanto por sentir que ha vuelto a caer en la tristeza del bebé.

Así se hace!

La lactancia es un trabajo de amor de principio a fin. Secarse después de dar el pecho puede ser una tarea tan tediosa como aprender a dar el pecho en primer lugar, pero ir con conocimiento de causa ayudará a que la transición sea más fácil tanto para la madre como para el bebé.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 6

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad