Las regurgitaciones en los bebés, ¿un motivo de preocupación?

Las regurgitaciones son exclusivas de los bebés, lo que puede convertirlas en un misterio para los adultos. Especialmente para los futuros padres, que suelen quedarse perplejos ante la “proporción de baberos por bebé” que se suele recomendar en Internet. Pero créenos, una vez que llegue tu bebé, y tu ropa, alfombras y pelo conozcan la maravilla de las babas del bebé, agradecerás haber invertido en esos baberos adicionales.

En cualquier caso, como padre, querrás saber por qué tu bebé acaba de regurgitar su comida y en qué momento se convierte en un problema. Aquí tienes todo lo que necesitas saber.

¿Qué son las regurgitaciones?

Los aspectos técnicos de las regurgitaciones son bastante sencillos. En esencia, la regurgitación es el reflujo del estómago del bebé hacia el esófago y hacia fuera de la boca, a veces acompañado de un pequeño eructo.

La regurgitación es una forma de reflujo gastrointestinal, conocida en los bebés como reflujo infantil. En los adultos, el reflujo gastrointestinal suele ir acompañado de ardor de estómago y malestar. Afortunadamente, este no es el caso de los bebés y la regurgitación es un acontecimiento indoloro y sin esfuerzo, que no causa ninguna molestia a tu bebé.

La regurgitación debe tener la misma textura y el mismo color cremoso que la leche o la fórmula que acaba de consumir el bebé, sobre todo si la regurgitación se produce poco después de la toma. No es raro que las regurgitaciones tarden hasta dos horas en aparecer después de comer. Para entonces, habrá pasado algún tiempo interactuando con el ácido del estómago y tendrá un aspecto ligeramente cuajado del que no hay que preocuparse.

¿Es saludable regurgitar?

Regurgitar es una parte completamente natural y casi siempre saludable del primer año de vida de tu bebé. Todos los bebés escupen en algún momento, y más de la mitad de los bebés escupen a diario durante los tres primeros meses.

La mayoría de los bebés son “escupidores felices”, lo que significa que sus regurgitaciones no son molestas y no afectan al aumento de peso. Tampoco tienen problemas respiratorios y no mojan ni ensucian los pañales. De hecho, un escupidor feliz suele ser completamente ajeno a la reaparición de su cena.

Un riesgo importante es que los padres confundan las regurgitaciones con los vómitos. Mientras que las regurgitaciones son normales y saludables, los vómitos son casi siempre peligrosos para los bebés. Por eso es esencial que los padres aprendan las diferencias entre ambos.

La diferencia entre las regurgitaciones y los vómitos

Los vómitos pueden causar una gran angustia al bebé. Es probable que esté inquieto antes y después, y a menudo tendrá síntomas adicionales como diarrea y fiebre. Los signos reveladores de los vómitos son que salgan por la boca en lugar de gotear, que se produzcan arcadas y que la bilis del hígado tenga un tono verdoso.

Los vómitos pueden ser síntoma de una infección, una enfermedad o una obstrucción en el tracto gastrointestinal y siempre deben ser revisados por un pediatra. Sobre todo porque puede provocar una deshidratación que puede ser mortalmente peligrosa para un niño pequeño.

Ver  Beber vino durante el embarazo: ¿Dañará a mi bebé?

En comparación, escupir es muy fácil para un bebé. Pequeñas cantidades de vómito salen, casi casualmente, de la boca del bebé sin esfuerzo, dolor o llanto.

¿Por qué escupen los bebés?

En los sistemas gastrointestinales maduros, la boca conduce al esófago, que está conectado al estómago a través de un anillo de músculos conocido como esfínter del esófago inferior. El esfínter es una trampilla inteligente que permite el paso fácil al estómago, pero bloquea el contenido que sale.

El sistema digestivo de los bebés es inmaduro al nacer y necesita 6 meses de crecimiento antes de que su esfínter flojo empiece a funcionar de forma fiable. Los esfínteres inmaduros siguen siendo una puerta de salón que permite que la leche entre y salga del estómago con facilidad.

Causas comunes de las regurgitaciones

Hasta que los músculos gastrointestinales se formen por completo, hay algunos desencadenantes clave que pueden hacer que la cena del bebé vuelva a aparecer.

Comer en exceso

A los tres días de vida, el estómago del bebé tiene el tamaño de una nuez, lo que se traduce en que sólo puede retener alrededor de 1 onza de leche a la vez. A medida que el bebé crece, también lo hace su estómago, pero cuando come demasiado o demasiado rápido, su pequeña barriga se llena en exceso y la leche o la fórmula vuelve a subir al esófago.

Si un bebé parece comer a menudo demasiado rápido, puede deberse a que la mamá tiene un reflujo de bajada forzada. Esto ocurre cuando la leche sale del pezón demasiado rápido para el bebé y lo llena rápidamente.

Sensibilidad a los alimentos

Es posible que las regurgitaciones excesivas se deban a la sensibilidad o a las alergias a las sustancias de la dieta del bebé. Un problema común es la sensibilidad a la leche de vaca, que suele estar presente en los preparados para bebés, pero que también puede trasladarse a la leche materna si forma parte de la dieta de la madre.

Otras fuentes de sensibilidad potencial en la leche materna son las vitaminas, los preparados de hierbas, los suplementos o los medicamentos. Mientras continúe la lactancia, la madre sigue comiendo por dos.

Tragar aire

Cuando un bebé se siente especialmente hambriento, puede acercarse a su cena con cierto entusiasmo y empezar a engullir su alimento. En su estado de voracidad, puede acabar tragando bocados de aire junto con la comida, lo que le provoca gases en la barriga. Cuando estos gases vuelven a salir a la superficie, tienen la costumbre de volver a subir la comida con ellos.

Tragar aire también puede ser habitual en los bebés muy pequeños cuando el suministro de leche no se ha ajustado a las necesidades del bebé. Los pechos se llenan de leche y pueden endurecerse, lo que dificulta que el bebé se agarre bien al pezón, haciendo que tome aire accidentalmente.

Sobreestimulación

Todos conocemos la sensación de comer demasiado y tener que esperar a que se produzca un coma alimentario sentados y con los vaqueros desabrochados. Lo mismo ocurre con tu bebé. Los periodos de gran actividad, como rebotar, estar boca abajo o incluso llevar pañales ajustados poco después de comer, pueden provocar regurgitaciones.

¿Superará su bebé las regurgitaciones?

Las regurgitaciones pueden empezar desde la primera toma. Recuerda que en el estómago de tu bebé, del tamaño de una nuez, no cabe mucha leche o fórmula. Por suerte, hacia el sexto o séptimo mes, los músculos gastrointestinales se fortalecen lo suficiente como para mantener la comida dentro.

Ver  Tomar CBD durante el embarazo: Posibles beneficios y riesgos

Normalmente, las regurgitaciones alcanzan su punto álgido en torno a los 2-4 meses. Después de este periodo, la mayoría de los padres observan una disminución de las regurgitaciones cuando el bebé empieza a sentarse y a comer alimentos sólidos. Sin embargo, no es raro que las regurgitaciones continúen hasta el año de edad, o incluso más.

Cómo reducir las regurgitaciones

Tu bebé dejará de regurgitar con el tiempo, pero puede tardar más de un año en desaparecer por completo. Mientras tanto, hay algunos trucos que todos los padres deben conocer y que pueden ayudar a reducir las regurgitaciones del bebé.

Mantén a tu bebé erguido

El esfínter del esófago temprano es tan flexible que incluso la gravedad puede hacer que se abra y deje salir el contenido del estómago. Para combatir la gravedad, basta con alimentar al bebé en una posición lo más vertical posible y mantenerlo erguido durante al menos 30 minutos después de la comida.

El reflujo suele ser más frecuente cuando se coloca al bebé boca arriba después de comer, mientras que si se le tumba sobre el lado izquierdo, o boca abajo en posición prona, se reducen los episodios de reflujo.

Sólo se debe permitir que los bebés estén en posición prona cuando estén despiertos y vigilados. Puede ser una posición peligrosa para los bebés que duermen, ya que conlleva un mayor riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante).

Evitar la sobrealimentación

Puede ser difícil evitar la sobrealimentación del bebé y, al mismo tiempo, asegurarse de que recibe suficiente alimento. El truco consiste en respetar la cantidad de leche recomendada al día, pero alimentar al bebé con cantidades más pequeñas y con mayor frecuencia. Sin embargo, asegúrate de esperar al menos 2,5 horas entre cada toma, que es el tiempo que tarda el estómago en vaciarse.

Si a ti y a tu bebé os cuesta una fuerte bajada de leche, prueba a darle el pecho mientras estás recostada para que la leche no caiga tan fácilmente en la boca de tu bebé. Además, puede ser útil extraer el exceso de leche antes de dar el pecho, lo que ablandará el pecho y permitirá que el pequeño se agarre sin problemas.

Haz eructar a tu bebé

Hacer eructar a tu bebé durante y después de cada toma puede ayudarte a vencer las burbujas de gas en su propio juego. Los eructos frecuentes a lo largo de la comida ayudan a liberar el aire tragado durante la misma, lo que no sólo hace que tu bebé esté cómodo, sino que también te ahorra un cambio de ropa.

Experimenta con tu dieta

Si sospechas que tu bebé puede ser sensible a algo de tu dieta, experimenta eliminando los alérgenos más comunes uno a uno. Prueba una semana sin lácteos para ver si hay alguna diferencia en la frecuencia de los episodios de regurgitación, seguida de una semana sin cafeína. Con el tiempo, podrás encontrar y eliminar el origen del malestar de tu bebé.

Libera el abdomen de tu bebé

Dale al vientre de tu bebé la libertad que necesita para digerir bien los alimentos después de comer. La compresión del abdomen de tu bebé es probable que provoque otra regurgitación. Evita la ropa y los pañales ajustados, sobre todo los que tienen la cintura elástica, y aplaza el tiempo de estar boca abajo hasta que la comida del bebé haya bajado.

Ver  La Caca de mi Bebé es Negra - ¿Qué Pasa?

Espesar la leche materna

Es posible que te hayas encontrado con el “remedio” de la regurgitación que consiste en espesar la leche materna o de fórmula con arroz o avena. Esta práctica, un tanto popular, se conoce como espesar el alimento y muchos insisten en que es una cura milagrosa para las regurgitaciones de los bebés.

Es cierto que los piensos espesados reducen las regurgitaciones. Sin embargo, no provoca una disminución del reflujo. Esto significa simplemente que el estómago sólo llega hasta el esófago antes de volver a ser tragado. Mientras que la leche materna espesada puede ser beneficiosa para los padres y sus cargas de ropa, los bebés experimentan un aumento de los ataques de tos, un incremento de los episodios de reflujo y una disminución del tiempo que tarda el estómago en vaciarse.

La regla general es no añadir nunca nada a la alimentación del bebé sin consultar antes con el médico, sobre todo antes de que empiece la transición a los alimentos sólidos. Hay algunas raras ocasiones en las que las regurgitaciones forman parte de un problema médico más grave, sobre el que el médico te orientará.

¿Cuándo las regurgitaciones se convierten en un problema?

Escupir es una actividad inofensiva para la mayoría de los bebés. Sin embargo, es posible que el reflujo provoque molestias y una enfermedad llamada ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico) que afecta a menos del 1% de los bebés.

Estos pobres bebés sufren acidez en la parte inferior del esófago y frecuentes arcadas o ahogos. Es probable que el médico prescriba una medicación contra la acidez para controlar los síntomas hasta que al bebé se le pasen.

Entre los posibles signos de ERGE a los que hay que prestar atención en los bebés se encuentran un aumento de las regurgitaciones más allá de los 4 meses, una mayor cantidad de regurgitaciones, un bebé cansado o perezoso o un bebé que no parece ganar peso. Todos estos síntomas son graves y hay que llevar al bebé al médico para que lo examine lo antes posible.

Es difícil juzgar las grandes cantidades de regurgitación, ya que incluso un poco de regurgitación puede ser mucho para limpiar. Sin embargo, si tu bebé escupe más de una o dos cucharaditas después de comer, vale la pena llevarlo al pediatra para que lo revise.

Reflexiones finales

Regurgitar es una de esas cosas que los bebés hacen sin más.

Es una actividad inofensiva y despreocupada que casi nunca es motivo de preocupación. Pero si necesitas tranquilizarte, te hemos proporcionado una lista de síntomas a los que debes prestar atención.

Aunque sigas nuestros consejos para reducir la cantidad de regurgitaciones, tu bebé pasará inevitablemente el primer año de su vida escupiendo la cena, así que es mejor que prepares los baberos.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 1

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad