Por qué mi bebé tiene las manos frías

En los primeros meses después del parto, estás tan fascinada con el nuevo bebé como ellos con la entrada en un nuevo mundo. Quieres pasar todas las horas de vigilia con ellos, incluso privándote del sueño para asegurarte de que siempre están bien. Cuando son tan pequeños, hay una sobrecarga de ternura que te hace querer coger sus manitas y… ¡te das cuenta de que tienen frío!

No te preocupes. Es perfectamente normal.

Si las manos de tu bebé están frías, no significa necesariamente que algo vaya mal. Su torso debe ser el punto de referencia de su temperatura general. El torso de un bebé sano está caliente y tiene un tono rosado.

El sistema circulatorio de un bebé aún está en proceso de desarrollo. El flujo sanguíneo se dispersará primero hacia los órganos más vitales, haciendo que sus manos y pies sean las últimas partes en recibir un suministro óptimo de sangre.

mi bebé tiene las manos frías

El desarrollo del sistema circulatorio del bebé

El tiempo habitual que tarda la circulación sanguínea de un bebé en desarrollarse completamente es de 3 meses. Así que durante los tres primeros meses, subir el termostato o añadir capas adicionales de mantas no supondrá realmente ninguna diferencia. El bebé está bien, pero sólo necesita un tiempo para acostumbrarse a la vida fuera del útero.

A medida que el bebé se vuelva más móvil y activo, su circulación mejorará. Mientras tanto, comprobar la nuca o la barriga indicará la temperatura del bebé.

La temperatura ideal para la habitación del bebé

Hay algunas cosas que puedes hacer para que tu bebé esté más cómodo cuando tenga las manos frías, y encontrar la temperatura perfecta es un buen comienzo. Encontrar la temperatura ideal para la habitación del bebé es una tarea delicada, así que necesitarás todas las opiniones de los expertos y la tecnología de ayuda que puedas conseguir.

La temperatura recomendada es de entre 18 y 22 grados. Dependiendo de lo bien vestido que esté el bebé, unos dígitos por debajo de los 18 también podrían funcionar. Es importante mantener la habitación a una temperatura lo suficientemente fresca como para que sea cómoda para dormir.

Recomendamos utilizar el termómetro ambiental ThermoPro TP65 para medir la temperatura de la habitación en la que pasa el bebé. El TP65 ofrece las lecturas más precisas del mercado, y puede montarse o colocarse fácilmente en cualquier lugar que elijas. No sólo muestra la temperatura de la habitación cada 10 segundos, sino que también muestra la tendencia de la temperatura para que puedas ajustar el humidificador o el termostato con antelación.

Por supuesto, añadir o quitar capas de ropa suele funcionar bien, sobre todo antes de acostar al bebé. A veces, los calcetines adecuados o la camisa de manga completa pueden ser los reguladores de temperatura perfectos.

Tomar la temperatura de tu bebé

Si las manos y los pies fríos de tu bebé te siguen inquietando, siempre puedes tomarle la temperatura. Hay tres tipos de termómetros adecuados para tomar la temperatura de tu hijo.

Termómetros digitales

Los termómetros digitales registran la temperatura en menos de un minuto. El resultado más exacto se obtiene tomando la temperatura de tu hijo por vía rectal. Colocar el termómetro en la boca de tu bebé también puede servir, aunque las posibilidades de que un niño se quede quieto para ello son escasas. También puedes probar a colocárselo bajo la axila, pero normalmente esa será la lectura más inexacta de estas tres opciones.

Ver  Viajar en el tercer trimestre: lo que debes saber

El mejor termómetro digital (adecuado para colocarlo en la boca, en el recto o en la axila) es el termómetro rectal NUK. Su forma compacta está diseñada para evitar la sobreinserción, y muestra resultados precisos en sólo 10 segundos. Eso puede parecer mucho en el tiempo del bebé, ya que tiene que permanecer quieto independientemente de cómo uses el termómetro, pero tras unos cuantos intentos, tu pequeño se acostumbrará.

Termómetros de oído

Los termómetros timpánicos, o de oído, mostrarán una lectura precisa de forma más rápida y cómoda. Sin embargo, son adecuados para bebés de 6 meses o más.

El Braun Thermoscan 7 nos ha parecido el termómetro de oído más fiable del mercado. Las lecturas están codificadas por colores según los grupos de edad, y su punta está precalentada, por lo que no se sentirá fría una vez colocada dentro del oído del bebé.

Termómetros de frente

También se recomiendan para los bebés de más de 6 meses los termómetros de frente. Se trata de termómetros sin contacto que sólo tienen que pasarse por la frente del bebé, de forma parecida a como se escanea un producto en el mostrador del supermercado. Suelen costar más, pero hay muchos padres que están dispuestos a pagar por la comodidad.

El Braun Thermoscan 7 también sirve para tomar la temperatura de la frente. También puedes probar el termómetro digital de frente y oído Acedo, que sirve igualmente como termómetro de oído, como su nombre indica.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Ten siempre a mano el número de tu pediatra, pero la mayoría de los casos de manos frías en los bebés se solucionan solos, así que no te asustes. Si tu hijo muestra alguno de los siguientes signos, es una buena idea ponerse en contacto con el médico:

  • Para bebés de 0 a 3 meses: Después de tomarles la temperatura por vía rectal, ésta es de 37,5 o más.
  • Para bebés de 3 a 6 meses: Después de tomarles la temperatura por vía rectal, ésta es de 38 grados o más, y parece más inquieto o somnoliento de lo habitual.
  • Para bebés de 6 a 24 meses: Después de tomarles la temperatura por vía rectal, la temperatura es de 38 grados o más y se mantiene así durante más de un día, aunque no haya otros síntomas.

Los signos como la diarrea o un resfriado que no parece desaparecer a tiempo son también un momento adecuado para consultar al pediatra.

Comprobar si tu bebé está resfriado

No sólo es perfectamente normal que las manos y los pies del bebé estén fríos, sino que a veces incluso adquieren un tono azulado. Aun así, no hay motivo para alarmarse. Esto puede ser preocupante para los niños mayores y los adultos, pero sigue formando parte de su desarrollo corporal y de la circulación del flujo sanguíneo.

Todo lo que los bebés necesitan en esos momentos es un poco de calor. Esto se puede conseguir con una sola capa, no es necesario abrigar demasiado. Tras unos minutos, comprueba si hay signos de sobrecalentamiento para saber si la capa es demasiado gruesa para lo que el bebé necesita, o si necesita más calor. En función de eso, puedes seguir añadiendo o quitando una capa cada pocos minutos, hasta que notes que su temperatura vuelve a ser normal.

Mantener al bebé cómodo

Mantener la cuna desnuda

Cuando cubras a tu recién nacido durante las estaciones frías, la manta de la cuna debe estar metida por los lados, sólo hasta el pecho. Las almohadas, los protectores de cuna o los peluches pueden ser perjudiciales para el bebé durante los primeros 6 meses. Pueden impedir la transpiración que los bebés necesitan durante el sueño. La manta debe ser transpirable y lo suficientemente ligera para evitar el sobrecalentamiento.

Ver  ¿No puedes dormir? La razón del insomnio durante el embarazo

Utilizar un ventilador

Dependiendo del calor que haga en el interior debido al aumento de las temperaturas en el exterior, siempre puedes beneficiarte de un ventilador. Un ventilador no hará que tu bebé se resfríe, ya que sólo hace circular el aire ya existente en la habitación. La temperatura seguirá siendo la misma, pero el aire se sentirá fresco, lo que es estupendo para tu pequeño.

Compartir la habitación

¿Qué mejor manera de controlar la temperatura de la habitación de tu bebé que estar a su lado? Compartir la habitación con tu hijo durante los primeros 6 meses es algo que recomienda incluso el CNB (Centro Nacional de Biotecnológica), ya que puede reducir drásticamente el riesgo de SMSL.

SMSL significa Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, que puede ocurrir durante los primeros 6 meses mientras el bebé duerme. Las posibilidades son escasas, pero aparte de los factores físicos preexistentes, los problemas respiratorios (a menudo causados por resfriados) son también una de las causas del SMSL.

Esto no significa que debas dejar que tu bebé comparta tu cama. En su lugar, traslada su cuna a tu habitación. O si hay una cama en su habitación esperando a que crezcan y la usen, puedes probarla durante los primeros 6 meses. Así, cuando tú sientas sudor o frío, lo más probable es que tu bebé lo sienta también en la habitación. Las medidas que tomes para ti, para tu bebé también.

Dormir de espaldas

Otra precaución contra el SMSL es colocar al bebé de espaldas mientras duerme. Esto también permite que el flujo de aire alrededor de su cara sea más generoso. Los pulmones son más capaces de tomar aire si no están presionados, como ocurriría si duermen boca abajo. Pronto serán capaces de darse la vuelta por sí mismos. Hasta entonces, siempre deben empezar a dormir boca arriba.

Sobrecalentamiento

La tendencia a evitar que el bebé se enfríe puede hacer que los padres creen condiciones de calor adicionales. Ese pequeño “extra” puede provocar un sobrecalentamiento, que puede dar lugar a otras molestias tanto para ti como para el bebé.

Cualquiera de los siguientes síntomas puede estar causado por el sobrecalentamiento:

  • Sudor
  • Erupciones cutáneas
  • Mejillas enrojecidas
  • El pelo está húmedo
  • Respiran más rápido de lo habitual
  • Están muy inquietos, a pesar de haber comido y no necesitar un cambio de pañal

Para evitar el sobrecalentamiento, ayuda a su cuerpo a mantener un equilibrio estable de temperatura. Por ejemplo, utiliza un saco de dormir cómodo en lugar de ponerle capas de mantas o pijamas gruesos. Y si el bebé ya está enfermo, debes contrarrestar su temperatura corporal, ya de por sí elevada, con menos capas y más finas, para que la temperatura vuelva a bajar.

Ajustar la temperatura de la habitación

Verano

Esto no debería ser un problema real si tienes un termostato y aire acondicionado. Sólo tienes que ajustar la pantalla a la temperatura que te parezca adecuada en esos días de calor. Si no tienes aire acondicionado ni termostato, hay otras formas de dar a tu hijo un poco de alivio.

Ventilador

Un ventilador es útil. Lo mejor es utilizar un ventilador de pie oscilante, para que no apunte directamente en la dirección del bebé. Ponlo en modo de rotación y prueba todas las velocidades disponibles para controlar la sensación que produce en ti, e implícitamente en tu bebé.

Ver  Embarazo después de un aborto espontáneo: Lo que hay que saber

Flujo de aire a través de las ventanas

También puedes abrir dos ventanas situadas de forma diferente en tu espacio vital. Una en la habitación del bebé y otra en la misma habitación o en otra. Esto creará una ventilación circular que aportará la tan deseada brisa y frescura en el aire.

Capas

En cuanto a las capas, puedes considerar un body ligero para el bebé. También puede funcionar un par de calcetines ligeros, que puedes dejar o quitar, dependiendo de cómo reaccione tu bebé a los experimentos de temperatura. Asegúrate de que la ropa de cama también es ligera, preferiblemente de tejido orgánico.

Mantener su comida fría

Ten preparado un biberón de leche materna o de fórmula fría para el bebé. Como son las dos únicas fuentes de alimentación durante los primeros 6 meses, guardar la leche artificial o la materna en el frigorífico o el congelador contribuirá positivamente a mantener una temperatura equilibrada durante el verano.

Invierno

La temperatura recomendada de 18 y 22 grados debe aplicarse también durante el invierno. Los termostatos siguen siendo la mejor opción para mantener una temperatura óptima en la habitación del bebé.

El bebé debe tener suficientes capas para mantenerse caliente durante el invierno. Pruébalo con una capa ligera cada vez, y con calcetines si es necesario, hasta que el bebé parezca descansar cómodamente y sin síntomas de frío.

Deben evitarse los gorros y las gorras, ya que la cabeza es una fuente de autorregulación de la temperatura, que se verá inhibida por el calor que proporciona una gorra.

Mantén las manos de tu pequeño cómodas

Las manos y los pies de un bebé serán los últimos en recibir calor tangible. Si su espalda y su barriga están calientes y rosadas, no tienes que preocuparte, al menos hasta que cumpla 6 meses. Todo lo que puedes hacer hasta entonces es intentar mantener una temperatura constante para que el bebé no sude por sobrecalentamiento ni empiece a toser por el aire frío. Los diales del termostato y las capas ligeras serán compañeros de confianza durante estos primeros meses. No dejes que sus manitas y pies te desanimen, ya que su temperatura no es necesariamente una mala señal.

Lo mejor es vigilar siempre al bebé para controlar cómo se comporta con la temperatura que le rodea. A veces puede fluctuar, pero a menos que baje demasiado, lo más probable es que no haya nada de qué preocuparse.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 4

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empezé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad