¿Los cereales son buenos para los bebés? Desmontando los mitos

Cuando tu hijo está listo para comer alimentos sólidos, es un momento emocionante. Es el momento de ser creativo y de disfrutar de algunos recuerdos desordenados. Mientras los bebés están preparados para comer alimentos sólidos, ¿los cereales son adecuados para ellos?

Algunos médicos los recomiendan, pero la información no es tan concreta como nos gustaría. Sigue leyendo para saber si los cereales son adecuados o no para los bebés.

¿Cuándo se introducen los alimentos sólidos?

Cada niño es diferente, pero los médicos recomiendan introducir los alimentos sólidos alrededor de los 4-6 meses. Si bien lo normal es entre los 4 y los 6 meses, ¿cómo saber cuándo es el momento de introducir los alimentos sólidos? Hay tres señales que indican que tu hijo está preparado para dar el salto de los alimentos líquidos a los sólidos.

Su hijo controla bien la cabeza

El control de la cabeza es esencial para comer alimentos sólidos. Si no puede mantener la cabeza erguida por sí mismo, deberás seguir ofreciéndole alternativas líquidas. Entonces, ¿cómo es un buen control de la cabeza?

No te asustes; un buen control de la cabeza no es algo que vayas a echar de menos. Si tu hijo puede sentarse en su trona y mantener la cabeza recta, es un signo de buen control de la cabeza.

También querrás asegurarte de que no parezca que se esfuerza por mantener la cabeza recta. Por ejemplo, si tu hijo mueve la cabeza con frecuencia, es señal de que no está preparado. Ten siempre paciencia y no apures a tu hijo.

A tu hijo le están saliendo los dientes

Si a tu hijo le han empezado a salir los dientes, es muy probable que esté preparado para recibir alimentos sólidos. La dentición suele empezar entre los cuatro y los seis meses, y es fácil de notar. Vigila a tu hijo para ver si muerde constantemente sus juguetes, utensilios y chupete.

También podrás notar algunos cambios físicos en tu hijo. Si le están saliendo los primeros dientes de leche, podrás verlos cuando abra la boca. Si es posible, no le des alimentos sólidos hasta que tenga la mayoría de los dientes de leche, porque sus encías son vulnerables.

Tu hijo abre la boca cuando se le ofrece comida

Sabemos lo difícil que puede ser alimentar a un bebé. Siempre mantienen la boca cerrada y hacen aspavientos cada vez que se les ofrece una cucharada de comida para bebés. Aunque esto es normal durante los primeros meses, tu hijo superará esta fase.

La próxima vez que le des de comer, si se inclina hacia delante y abre la boca, es el momento de probar los alimentos sólidos. Esto demuestra que tiene un control razonable de la cabeza, que no necesita ayuda para sentarse y que tiene suficiente confianza para masticar la comida por sí mismo.

La verdad sobre los cereales de arroz para bebés

Los cereales para bebés tienen muchas formas y tamaños diferentes. Hay cereales derivados del arroz, de los granos, de las verduras y de la avena. Con la abundancia de diferentes cereales para bebés, está claro que algunos funcionan mejor que otros. Echemos un vistazo a la investigación. Vamos a empezar con los cereales de arroz para bebés.

¿Qué contienen los cereales infantiles de arroz?

El cereal para bebés más común es el cereal de arroz para bebés. Aunque está hecho con arroz, no es necesariamente el arroz normal que estás acostumbrado a comer. Dependiendo del fabricante, los cereales de arroz para bebés se elaboran con arroz integral o blanco cargado de nutrientes sintéticos.

Ver  Los primeros alimentos del bebé: Guía completa

El arroz que se utiliza en los cereales para bebés no es muy nutritivo porque procede del arroz blanco. Aunque el arroz blanco es un buen acompañamiento, su valor nutricional es abismal. No tiene muchas proteínas, grasas, vitaminas ni otros nutrientes.

Para compensar la falta de nutrientes, los fabricantes de cereales enriquecen sintéticamente el arroz con hierro, vitamina B9 y vitamina C. Así que, aunque se parece al arroz blanco o a los copos horneados, la mayor parte de la nutrición es sintética.

Los beneficios de los cereales de arroz para bebés

Los cereales de arroz para bebés tienen muchas ventajas. Aunque estudios recientes han demostrado que está lejos de ser la fuente perfecta de nutrición, es excelente en cuanto a hierro, vitaminas y minerales. Según Fox, los cereales de arroz para bebés son una excelente fuente de hierro y zinc.

La leche materna es menos eficaz a medida que el niño crece. Es la forma que tiene el cuerpo de volver a su estado anterior al embarazo. Es un proceso normal, y le ocurre a todas las madres. El único problema es que la leche materna empieza a contener menos hierro y zinc, que tu hijo necesita para crecer y desarrollar un sistema inmunitario robusto.

Por eso, los médicos recomiendan utilizar cereales de arroz para bebés como complemento. Incluso si quieres seguir amamantando a tu hijo durante unos meses, añadirle un poco de cereal de arroz es una buena forma de asegurarte de que recibe la nutrición que necesita.

Los peligros de los cereales de arroz para bebés

Aunque los cereales para bebés tienen nutrientes que pueden ayudar a tu hijo a crecer, los estudios demuestran que los cereales de arroz para bebés tienen seis veces más arsénico que otros cereales para bebés. Eso suena aterrador, pero ¿qué significa más arsénico para tu hijo?

El arsénico es una sustancia química tóxica que resulta perjudicial en grandes dosis. La FDA recomienda mantener el arsénico por debajo de 100 partes por billón para mantener a tu hijo feliz y sano. Por suerte, los cereales de arroz para bebés, elaborados tanto con arroz integral como con arroz blanco, han mostrado mejoras para cumplir las directrices de la FDA.

Mientras no le des a tu hijo cereales de arroz tres veces al día, su consumo es seguro. Dicho esto, no debes confiar en los cereales de arroz para bebés como principal fuente de nutrición de tu hijo. Aunque es muy bueno para el hierro, tu hijo puede obtener sus vitaminas diarias y otros minerales de otras fuentes.

Cereal de arroz para bebés cuando se utiliza como ayuda para dormir

Uno de los usos más comunes de los cereales de arroz para bebés es ayudar a dormir. Algunos médicos recomiendan añadir pequeñas cantidades de arroz blanco al biberón del bebé por la noche. Se supone que esta recomendación hace que el bebé duerma mejor por la noche y con menos problemas.

Aunque funciona en algunos casos, las investigaciones demuestran que no es necesario ni práctico. Por ejemplo, un estudio reveló que los bebés que tomaban cereales infantiles a base de arroz antes de acostarse estaban más inquietos que los que no tomaban los cereales.

¿Te has dado cuenta de que los bebés necesitan comer a menudo? Eso es porque sus estómagos no son lo suficientemente grandes como para mantenerlos llenos durante ocho horas. Los bebés tienen un estómago más pequeño que los adultos. Su vientre tiene aproximadamente el tamaño de una pelota de béisbol, lo que significa que no tienen suficiente espacio para almacenar otros alimentos que no sean la leche. Aunque el cereal de arroz para bebés les haga dormir, no durará mucho.

Los cereales de arroz también han provocado un aumento de la diabetes cuando se utilizan en bebés menores de cinco meses. Esto suele ocurrir en las horas de la tarde porque los cereales de arroz provocan un pico de azúcar en la sangre y la liberación de insulina. Un exceso de insulina genera resistencia a la insulina, que se convierte en diabetes. La liberación de insulina provocará somnolencia en tu hijo, lo que le hará dormir, pero ese sueño tiene un coste.

Ver  ¿Es seguro dormir con mi bebé?

¿Qué pasa con los cereales de arroz orgánico y marrón?

Aunque el cereal de arroz blanco es el más común, el cereal de arroz integral y el cereal de arroz ecológico también son opciones. Estos cereales se comercializan como mejores que los cereales de arroz tradicionales, pero los estudios demuestran que no es así. Según Consumer Reports, el cereal de arroz ecológico tiene más arsénico que el cereal de arroz blanco.

Sin embargo, eso no significa que los cereales de arroz ecológicos sean del todo malos. El cereal de arroz orgánico está hecho con ingredientes que son más fáciles de digerir, tragar y masticar. Esto hace que los cereales de arroz ecológicos sean un alimento estupendo para ayudar a tu bebé en la transición de la lactancia materna a los alimentos sólidos. Además, si sólo se lo das a tu hijo una vez al día, no tienes que preocuparte por los altos niveles de arsénico.

¿Y los cereales a base de granos?

Aunque el cereal de arroz para bebés es el estándar de oro y el más común, encontrarás cereales hechos con trigo o cebada.

Estos cereales introducen a tu hijo en fuentes de gluten, que es la principal proteína del trigo y la cebada. Con el aumento de las alergias alimentarias, como la celiaquía, muchos padres se preocupan por alimentar a sus hijos con productos con gluten. Entonces, ¿son seguros la avena y los cereales? Echemos un vistazo.

Preocupación por la seguridad de los cereales y la avena

Aunque el gluten asusta a mucha gente, no es necesario evitarlo por completo. Los bebés deben estar expuestos a una gran variedad de alimentos sólidos, y los cereales son uno de ellos. Según el doctor Anthony Porto, no hay razón para evitar alimentar a su hijo con cereales. En cambio, recomienda introducir los cereales entre los 4 y los 6 meses.

También hay algunos estudios que muestran una correlación entre el consumo de alimentos que provocan alergias y el hecho de no desarrollarlas. Por ejemplo, si tu hijo come mantequilla de cacahuete cuando tiene entre 4 y 9 meses, es posible que no aparezca una alergia alimentaria.

Esto puede aplicarse a los alimentos más comunes para las alergias alimentarias. Si te preocupan las alergias al gluten, alimentar a tu hijo con gluten cuando tenga entre 4 y 9 meses puede evitar que esto ocurra. Aun así, debes vigilar de cerca a tu hijo para asegurarte de que no tiene una reacción adversa a los alimentos.

Introducción de los cereales para adultos

Mientras que los cereales de arroz para bebés y los cereales a base de trigo son estupendos para los bebés de entre 4 y 6 meses, ¿qué ocurre con los cereales normales? Los cereales normales requieren un enfoque cuidadoso, pero la mayoría de los médicos recomiendan introducir los cereales para adultos entre los 8 y los 12 meses de edad.

Hay muchos cereales entre los que elegir, literalmente cientos de marcas, así que ¿qué cereales puedes utilizar? Vamos a repasar algunos tipos de cereales que son estupendos para empezar.

Empieza con cereales sencillos

Hay un montón de cereales por ahí, y mientras que usted puede ir Coocoo para Cocoa Puffs, usted querrá comenzar con los cereales simples. Los cereales simples suelen ser hinchados y redondos, lo que hace que sean fáciles de tragar porque se deshacen en la boca. Los cereales simples también se elaboran con un puñado de ingredientes y no utilizan colorantes artificiales.

Cuando estés en la tienda, busca cereales que contengan ingredientes que entiendas. Si hay palabras largas y complejas, es muy probable que el cereal esté lleno de sabores artificiales. También debes considerar los cereales que tienen menos de cinco gramos de azúcar añadido y unos cuantos gramos de fibra para fortalecer el sistema digestivo de tu hijo.

Ver  ¿Qué se siente al dar a luz? Una guía amigable y sencilla

Un buen ejemplo de cereal sencillo son los cheerios. No tienen mucho sabor, pero son seguros para niños de entre 8 y 10 meses. Su textura hinchada hace que sean fáciles de tragar, digerir y sujetar. Además, los Cheerios están hechos con cinco ingredientes sencillos y contienen tres gramos de fibra, sólo un gramo de azúcar y sin colorantes artificiales.

Otros cereales estupendos son los Corn Flakes, las patatas fritas de arroz integral, la granola sin azúcar de Nueva Inglaterra, el Rice Chex sin sabor y el Kix. Estos cereales parecen aburridos, pero una vez que tu hijo cumpla un año, puedes empezar a experimentar con más cereales.

Vigila las alergias alimentarias

Las investigaciones demuestran que no es necesario que dejes de alimentar a tu hijo con arroz y cereales, pero esto no significa que funcionen para todos. Algunos niños desarrollan alergias alimentarias, y eso está fuera de tu control. Hay dos alergias alimentarias comunes a las que debe prestar atención cuando alimente a su hijo con cereales.

Alergias alimentarias tradicionales

Las alergias alimentarias tradicionales son fáciles de notar y se manifiestan de forma brusca. Si ves que tu hijo desarrolla urticaria o tiene problemas para respirar después de una comida, es muy probable que sea alérgico.

Las alergias alimentarias también pueden provocar síntomas como la hinchazón de la lengua, el esófago y las mejillas. Aunque el gluten y los cacahuetes son alergias alimentarias comunes, también hay que tener cuidado con los cereales que incluyen

  • Leche
  • Soja
  • Trigo
  • Nueces
  • Piñones
  • Almendras
  • Pacanas
  • Huevos

Aunque estos alimentos causan el 90% de las alergias alimentarias, algunos niños tienen reacciones adversas a otros alimentos. Por eso, vigila siempre a tu hijo para asegurarte de que no tiene una reacción adversa a los cereales.

También es importante mencionar la diferencia entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la leche. Las alergias a la leche se desarrollan en el primer año de vida del bebé, mientras que la intolerancia a la lactosa es más frecuente en niños pequeños y adultos.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca afecta a 1 de cada 100 personas en todo el mundo. Se trata de una alergia alimentaria común causada por una respuesta inmunitaria a la proteína principal del trigo, el gluten. Las alergias al gluten se han vuelto más comunes en los últimos años, con más personas de cada grupo de edad que desarrollan la condición.

Por desgracia, los síntomas de la enfermedad celíaca son difíciles de percibir. Son más sutiles que los de las alergias alimentarias tradicionales, así que preste mucha atención cuando empiece a introducir el gluten en la dieta de su hijo. Algunos síntomas son la pérdida de peso, la fatiga, la diarrea, los vómitos, las náuseas, el dolor abdominal y el estreñimiento.

Aunque estos síntomas son difíciles de percibir en los niños, hay uno que los delata: el llanto y los problemas para dormir. Si tu hijo llora con frecuencia después de una comida con gluten o tiene problemas después de una comida a la hora de dormir, debes consultar a tu médico.

Reflexiones finales

Los cereales para bebés y los cereales normales son seguros, dependiendo de la edad de tu hijo. Aunque estudios recientes han asustado a los padres sobre el riesgo de arsénico, los cereales de arroz para bebés se rigen por estrictas directrices de la FDA, y su consumo es seguro. Además, no es necesario retrasar la introducción del gluten en la dieta de tu hijo.

Cada niño es diferente, así que asegúrate de prestar atención a cómo reacciona tu bebé a los nuevos alimentos. Si tu hijo muestra signos de alergia alimentaria, elimina ese alimento de su dieta. Por lo demás, ¡buena suerte y disfruta de esos recuerdos desordenados!

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad