Graduación de la hora de acostarse: Cómo pasar de la cuna a la cama de los niños pequeños

¿Cuál es la mejor manera de saber si tu hijo está preparado para pasar de la cuna a la cama infantil? Lo más probable es que te envíe el mensaje por sí mismo. Es posible que hayas empezado a notar que tu hijo ha hecho repetidos intentos de escaparse de la cuna, o incluso que te lo haya expresado verbalmente.


A fin de cuentas, no hay una edad determinada para empezar a cambiar a tu hijo de la cuna a la cama infantil. En la mayoría de los casos, un niño estará listo para pasar a la cama infantil entre los 18 meses y los 3 años y medio.


Tenga en cuenta que el momento puede variar, ya que las etapas de desarrollo de cada niño pueden ser ligeramente diferentes. En términos generales, si su hijo ha alcanzado un metro de altura, ha hecho repetidos intentos de salir de la cuna o ha pedido verbalmente tener una cama para niños grandes, probablemente sea el momento de pasar a una cama para niños pequeños.

Contenido[ mostrar ]

Cómo elegir la cama infantil adecuada


Hay varias opciones a la hora de elegir una cama para niños pequeños. La opción que elijas dependerá de tus preferencias personales (entre tú y tu hijo), de tu presupuesto o de tu conveniencia. La primera opción es comprar una cama para niños pequeños que es esencialmente una versión más pequeña de una cama de tamaño gemelo. En este caso, hay opciones divertidas para que usted y su hijo elijan (coches de carreras, camiones de bomberos, castillos de princesas, etc.). Estas opciones son también una gran manera de hacer que sea divertido si usted tiene un niño que es reacio a la transición a una cama de niño pequeño, a pesar de que es el momento.


La siguiente opción que tienes para las camas de niños pequeños es una cama de tamaño gemelo real que está equipada con barandillas de seguridad. Esta es una gran opción para los padres cuyo hijo ha expresado un gran interés en pasar a una cama para niños pequeños, pero les preocupa que pueda adelantarse un poco. Las barandillas de seguridad le dan la tranquilidad de saber que hay una capa adicional de protección para su hijo, por si acaso no está preparado.


La última opción es una cuna que se convierte en una cama para niños pequeños. Si invierte en una de estas camas para su hijo, no tendrá que salir a comprar una nueva cama para niños pequeños. Se trata de una opción económica estupenda, ya que la cama evoluciona con usted a medida que el niño crece y, por lo tanto, la vida del producto se prolonga. Sea cual sea la opción que elijas, hay algunas medidas de seguridad que deberás tener en cuenta cuando busques en el mercado la cama infantil más adecuada para tu hijo:



¡BUSCA AQUÍ MÁS NOMBRES!:

Robustez


Lo más importante es que la cama infantil que elijas sea lo suficientemente robusta como para soportar a tu hijo. A los niños les encanta rebotar, rodar y saltar, por lo que la cama que elijas tiene que ser capaz de aguantar una paliza con el tiempo.

Ver  Diarrea en el embarazo - Causas y tratamientos

Barandillas de seguridad


Como hemos mencionado antes, elegir una cama infantil que venga equipada con barandillas de seguridad ayudará a añadir una capa extra de protección para cualquier niño, pero especialmente para aquellos que parecen desarrollarse antes de lo previsto y quieren dormir en una cama de niño grande. Estas camas le permiten tener la tranquilidad de saber que incluso si su hijo se revuelca mientras duerme, se evitará que se caiga de la cama, gracias a las barandillas de seguridad.


Altura adecuada


Si se decide por una opción de cama infantil que no tenga barandillas de seguridad, es importante asegurarse de que la cama tiene la altura adecuada para su hijo. Tiene que ser baja para que, en caso de que su hijo ruede fuera de la cama, la posibilidad de lesiones sea limitada. Tener una cama más baja también facilita que su hijo entre y salga de la cama con seguridad por sí mismo.


Certificación


Una medida adicional que puedes tomar es asegurarte de que la cama infantil que piensas comprar ha sido certificada por la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles (JPMA). En algún lugar de la cama debe haber una pegatina que muestre esta certificación, la cual le indica que el producto ha sido verificado por la asociación y que está certificado como seguro y dentro de sus directrices y criterios de seguridad del producto.



Simple y eficaz


Esta es otra medida de seguridad que ayudará a mantener a su hijo seguro en su nueva cama: busque una cama infantil que tenga un acabado liso con pocos adornos o diseños sobresalientes. Esto minimizará las lesiones, como los golpes accidentales o las magulladuras. También es beneficioso optar por una combinación de cama y colchón para niños pequeños, si es posible, ya que así te aseguras de que el colchón encaja perfectamente.


Medidas de seguridad


Ahora que hemos repasado las opciones disponibles para las camas de niños pequeños, es importante echar un vistazo a algunas medidas adicionales, además de la cama, que ayudarán a crear un espacio seguro para que su hijo duerma.


Lo primero que debes hacer es elegir el lugar adecuado de la habitación para la cama. Puede ser una zona diferente a la que ocupaba inicialmente la cuna. Deberá colocar la cama lejos de elementos que puedan suponer un peligro para el niño, como cortinas, radiadores, lámparas de pie o cordones de persianas.


A continuación, asegúrate de que el cabecero está colocado a ras de la pared para que no haya espacio detrás. Además, asegúrate de dejar suficiente espacio a ambos lados de la cama para que haya menos posibilidades de que el niño quede atrapado entre la cama y la pared. Si eliges una cama infantil con barandillas, esto no debería ser un problema.


El espacio del suelo alrededor de la cama también debe ser seguro para el niño. Si vives en una casa con suelos de madera o cualquier otro tipo de suelo además de la alfombra, definitivamente querrás tener una alfombra suave colocada alrededor de la cama para amortiguar cualquier posible caída. Colocar almohadas cerca de la cama también puede funcionar.

Ver  Los principales alimentos que hay que evitar durante la lactancia

Por último, al terminar la instalación de la cama infantil, asegúrese de comprobar que todos los tornillos, juntas y demás elementos estén bien colocados para evitar riesgos de asfixia o colapsos. También es una buena idea comprobar la seguridad de todos los tornillos y juntas periódicamente para asegurarse de que la cama sigue aguantando bien el paso del tiempo, especialmente si su hijo tiende a saltar y jugar en la cama con frecuencia.


Hay muchos otros consejos de seguridad útiles que pueden ayudar a preparar a su hijo para la transición segura a una nueva cama infantil. Tomar estas precauciones puede ayudar a prevenir lesiones y a crear un espacio más seguro para que su hijo duerma.


Consejos para facilitar la transición de la cuna a la cama infantil


Hay muchas otras cosas que puede hacer para que la transición de la cuna a la cama infantil sea lo más suave posible para usted y su hijo. Repasemos algunas de ellas:


Tómatelo con calma


Asegúrate de que tu hijo haya expresado su interés por pasar a una cama para niños grandes o que se acerque a los 3 años de edad. No debe precipitarse el proceso y convertirlo en algo abrumador o aterrador para el niño.


Investiga


Es bueno que sepas todo lo que puedas sobre la transición a la cama para niños pequeños, pero también es bueno que tu hijo sepa qué esperar. Asegúrese de sentarse y tener una charla con su hijo para que sepa qué esperar antes de cambiarle a la nueva cama.


Utilice un convertible


Si está considerando sus opciones con antelación, es posible que ya haya tropezado y jugado con la idea de comprar una cuna convertible para su hijo. Estas opciones tienden a funcionar bien para hacer la transición mucho menos estresante para usted y su hijo, ya que el cambio no es tan drástico. Estas camas suelen tener un panel frontal extraíble que convierte la cama en una cama para niños pequeños fácilmente.


Haz que tu hijo participe


Cuanto más participe tu hijo en el proceso, más fácil le resultará hacer la transición y entender lo que está pasando. Algunos consejos para que participe son que elija sus nuevas sábanas o que elija uno o dos peluches nuevos para llevarlos a la nueva cama para niños grandes.


Protege la casa de los niños


Puede que ya tengas esto cubierto, pero con la transición de tu hijo a una cama para niños pequeños, existe el nuevo riesgo de que ahora pueda salir de su cama en medio de la noche mientras tú estás dormido. Para evitar cualquier lesión, considera la posibilidad de bloquear las escaleras o las habitaciones en las que no quieras que entren solos en mitad de la noche. Además, asegúrese de guardar cualquier artículo peligroso, como materiales de limpieza o medicamentos.


Mantenga las cosas familiares


Para que no sea un cambio tan drástico para tu hijo, intenta que las cosas sean lo más familiares posible. Si puedes, construye la nueva cama infantil en el mismo lugar que la cuna original. Intenta también mantener la misma hora de acostar al niño. Aunque se haga mayor y pase a una cama de niño mayor, sigue necesitando dormir mucho y tener un horario de sueño regular. Esto también disminuye el estrés del niño.

Ver  Embarazo después de un aborto espontáneo: Lo que hay que saber

Haz que sea gratificante


Asegúrate de elogiar mucho a tu hijo por adaptarse bien a los nuevos cambios. Las recompensas también ayudan a fomentar el buen comportamiento, como permanecer en la cama durante toda la noche y respetar la hora de acostarse. Puedes hacer un seguimiento de esto y crear una imagen para el niño colocando una tabla de pegatinas en la pared. Cada noche que consiga cumplir las normas para irse a la cama, recibirá una pegatina. Al final de la semana, recompensa su esfuerzo con un regalo especial o una excursión familiar.


Paciencia, paciencia, paciencia


La transición de la cuna a la cama de los niños puede ser un calvario, incluso para los padres más preparados. Lo mejor es prepararse mentalmente para algunas de las cosas que probablemente ocurran y entender que son una parte normal del proceso para la mayoría. Es posible que a su hijo le encante salir de su nueva cama en mitad de la noche para venir a dormir a su lado o para pedirle un vaso de agua o un bocadillo. Si esto ocurre, acompáñalo con calma y tranquilidad a su habitación. No montes una escena, simplemente enséñale con cuidado que eso no es lo correcto. Si todo lo demás falla, puedes considerar la posibilidad de poner una de las puertas para bebés en la puerta de su habitación para crear un mayor obstáculo y desalentar la deambulación nocturna.


Mantén la cuna


Por último, conserva la cuna si puedes, incluso después de comprar la nueva cama. Nunca se sabe si su hijo ha expresado su interés demasiado pronto o si no está preparado para hacer la transición como se esperaba en un principio. Si crees que tu hijo puede haber expresado su interés demasiado pronto y no está del todo preparado o tiene problemas para adaptarse a la nueva cama, no pasa nada porque tu hijo vuelva a dormir en ella temporalmente, hasta un momento más apropiado. Por encima de todo, ten paciencia y disfruta de esta importante transición para tu hijo.


Para terminar


Aunque estos consejos y trucos pueden ayudar a que la transición de la cuna a la cama infantil sea mucho más suave, es importante tener en cuenta que no debe esperar una transición sin esfuerzo. Es posible que tu hijo se resista completamente a la idea de tener una nueva cama y prefiera quedarse en su cuna. En este caso, lo mejor es mantener una actitud positiva y seguir animando a su hijo a ver las ventajas de dormir en su nueva cama, aunque tarde uno o dos meses en adaptarse por completo.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad