¿Es seguro dormir con mi bebé?

Si necesitas la guía definitiva sobre el colecho con tu pequeño, has llegado al lugar adecuado. En esta guía, vamos a profundizar en lo que es el colecho, si es seguro dormir con tu bebé y nuestros consejos para que tu pequeño esté seguro durante toda la noche.

¿Qué es el colecho?

Incluso esta pregunta puede dar lugar a algunos desacuerdos, pero vamos a aclarar las cosas de una vez por todas, ¿de acuerdo?

El colecho se refiere a la práctica de dormir cerca de tu bebé (piensa en él como en tu mini-compañero de habitación con genes similares).

Por lo tanto, el colecho puede darse de las dos siguientes maneras:

  • Tu bebé duerme contigo en la misma cama. Esto se llama compartir la cama.
  • Tu bebé duerme en la misma habitación pero no en la misma cama. Esto significa que duerme en una cuna o moisés cerca de tu cama. Esto se llama compartir habitación.

Vamos a ver en detalle todas estas formas de colecho.

Una forma de colecho: ¿compartir o no compartir?

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), compartir la cama no es seguro para el bebé. Es uno de los factores predominantes que provocan el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

¿Por qué debería evitar el colecho?

Estar rodeado de demasiadas mantas, almohadas (¡y humanos!) puede hacer que los bebés acaben en posiciones peligrosas para dormir, aplastados, asfixiados o atrapados entre las muchas cosas y personas que hay en la cama. La ropa de cama de los adultos, que suele ser blanda y suelta, es también un peligro potencial de asfixia.

Compartir la cama no es especialmente recomendable para los padres que tienen un sueño pesado. Todos conocemos al menos esa vez que un padre primerizo se desmayó de puro cansancio y durmió como un tronco, ¿no es así? Esto también se aplica a los padres que utilizan medicamentos para inducir el sueño. ¿Por qué? Las personas que duermen mucho serán menos conscientes de sus movimientos mientras duermen, lo que significa que pueden rodar sobre el bebé o incluso empujarlo fuera de la cama.

Todo esto puede provocar el SMSL. Si los padres fuman, beben o consumen drogas con regularidad, compartir la cama con el pequeño puede aumentar aún más las posibilidades de SMSL.

Por tanto, si las respuestas a las siguientes preguntas son afirmativas, es aconsejable no compartir la cama con el bebé:

  • ¿Es usted fumador, aunque no fume en la cama?
  • ¿Se va a dormir excesivamente cansado o tiene un sueño extremadamente pesado?
  • ¿Consume drogas o alcohol? Esta pregunta es esencial para calibrar tu estado de alerta mental, así que ten en cuenta también el uso de medicamentos que inducen al sueño.

Lo entendemos perfectamente: quieres pasar cada momento con la niña de tus ojos en tus brazos, ya sea por amor o por preocupación, así que puede que esta no sea la noticia que buscas.

Pero por mucho que quieras acurrucarte con tu ángel durante la noche, por su seguridad, no compartas tu cama con él. En su lugar, adopta la otra forma de dormir juntos: Compartir la habitación. A menudo, al señalar los inconvenientes de compartir la cama, los padres acaban descartando el colecho. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Compartir la habitación no sólo es seguro, sino que también puede ser muy beneficioso para el bebé, si se hace correctamente, por supuesto.

Ver  Extracción poderosa - Todo lo que necesitas saber

¿Pueden mis hijos dormir juntos?

¿Y si tienes más de un bebé y quieres que todos compartan cama? ¿Es una buena idea?

No, tus bebés no deben compartir su superficie de descanso con NADIE. Su cuna o moisés debe ser su propio espacio, sin ningún objeto o ser humano (por muy pequeño y bonito que sea) que se interponga. Los bebés no deben compartir sus cunas con otros bebés, al igual que los adultos no deben compartir sus camas con los bebés.

¿Puede mi bebé compartir la habitación conmigo?

Pero, ¿significa eso que tus bebés pueden, al menos, compartir habitación? Pues sí, pueden hacerlo. Pero también tienes que estar en esa habitación porque dejar a tus bebés por la noche sin la supervisión de un adulto significa que no habrá nadie cerca para intervenir si ocurre algo.

¿Cómo se supone que debo dormir con mi bebé cuando está en una cuna o un moisés?

A lo largo de los años, los médicos han apoyado el método ABC para la hora de la siesta del bebé:

  • A: solo, es decir, en la misma habitación pero no en la misma cama
  • B: de espaldas
  • C: En una cuna (o moisés)

La cuna debe ser de alta calidad y no debe tener sábanas sueltas, almohadas o juguetes mientras el bebé la utiliza para dormir. La superficie debe ser absolutamente plana, sin zonas acolchadas adicionales. ¿Quieres ayuda para saber qué cuna comprar? Aquí tienes una guía de compra que te ayudará.

Tu bebé debe tener su propio espacio, preferiblemente en una cuna o moisés firme. Debe dormir boca arriba, en lugar de hacerlo de lado o boca abajo. Y su cara debe estar descubierta para evitar la asfixia o el sobrecalentamiento.

Los moisés más nuevos del mercado permiten acercarlo a la cama para que el bebé esté a tu alcance, pero en su propia camita. En la cuna sólo deben colocarse colchones hechos para bebés. La cuna no debe estar cerca de ningún otro peligro potencial, como cables colgantes, barandillas, etc., que puedan herir al bebé o provocar su estrangulamiento.

Nunca hagas dormir a tu bebé en un sofá o futón, ni en ninguna otra superficie. Si tu teléfono puede rebotar en estas superficies o deslizarse por sus grietas, ¡también puede hacerlo tu bebé!

¿Quieres toda esta información en un formato de infomercial con gráficos? Aquí tienes!

Beneficios del colecho (concretamente de compartir habitación)

La ventaja más significativa del colecho utilizando una cuna para tu bebé es que la probabilidad de SMSL derivada de prácticas de sueño inseguras se reduce, casi en un 50%. Por tanto, es poco probable que se produzcan todos los peligros de compartir la cama, como la estrangulación, el atrapamiento o la asfixia. Pero también hay otros beneficios.

¿Y si te decimos que puedes obtener los beneficios de compartir la cama sin sus desventajas compartiendo la habitación? Veamos los beneficios de compartir habitación, sin todo el peligro que conlleva compartir cama:

Regula su sistema

Cuando tú y tu bebé compartís habitación, su respiración, su ritmo cardíaco, sus niveles de oxígeno y su temperatura funcionan a la par que los tuyos, regulando así sus sistemas. Dormir lejos puede provocar mayores niveles de estrés en el bebé.

Ver  ¿Sufre de pérdida de cabello tras el parto?

Te ayuda a descansar más

Cuando tu bebé está en un moisés cerca de ti, no tienes que levantarte de la cama para darle de comer o ver cómo está en mitad de la noche. La lactancia materna es más fácil. Esto significa que probablemente estarás más descansada que si tuvieras que ir a una habitación separada para ver cómo está o darle de comer a lo largo de la noche.

No hace falta que te digamos que incluso una hora más de sueño como madre primeriza puede hacer maravillas para tu estado de ánimo y tu salud.

Tu bebé dormirá mejor

Tu bebé también dormirá mejor. Si compartes la habitación, puedes llegar al bebé para calmarlo o darle de comer antes de que se despierte del todo, lo que provoca menos alteraciones en el sueño del bebé.

No tienes que preocuparte por dañar a tu bebé

A pesar de estar tan cerca del bebé, no tiene que preocuparse de que sus movimientos o incluso las mantas enredadas le hagan daño.

Puedes vigilar a tu bebé toda la noche

Puedes vigilar a tu bebé en todo momento.

¿Hasta qué edad debe dormir mi bebé con nosotros?

Aunque no hay un límite de tiempo basado en razones científicas, la AAP recomienda dejar de compartir habitación cuando el bebé cumpla un año. La razón es muy sencilla: una vez que el niño cumple un año, las posibilidades de que se suba a tu cama se disparan, exponiéndolo así a los riesgos de asfixia y enredo descritos anteriormente.

Sin embargo, cuándo dejar de dormir con el niño es más bien una cuestión cultural que depende de la dinámica familiar y de las preferencias personales.

Las preguntas que puedes tener en cuenta para decidir si ha llegado el momento de que tu bebé deje de dormir con él son las siguientes

  • ¿Cómo ha dormido el bebé con el arreglo actual?
  • ¿Acaba el bebé gateando junto a ti en algún momento de la noche?
  • Incluso compartiendo la habitación con el niño, ¿es difícil para ti o para tu pareja despertarse cuando el bebé te necesita?

Dependiendo de tu situación particular y de tus respuestas a las preguntas anteriores, puedes elegir una de las siguientes opciones:

  • Dejar de dormir juntos cuando el bebé sea demasiado grande para el moisés,
  • Dejar de dormir con él cuando cumpla un año,
  • Si tú y tu bebé os sentís cómodos durmiendo juntos, puedes seguir haciéndolo todo el tiempo que quieras.

Sin embargo, recuerda que el colecho es ESENCIAL durante los primeros seis meses de vida de tu bebé. Las posibilidades de que tu bebé sufra el síndrome de muerte súbita del lactante son mayores durante este periodo, por lo que no debe dormir solo en una habitación.

¿Y si tengo que compartir la cama?

Supongamos que no puedes dejar que tu bebé duerma en una superficie separada por falta de espacio o por cualquier otro motivo. En ese caso, debes tomar TODAS las precauciones posibles para que compartir la cama sea lo más seguro posible para tu pequeño.

Sobre todo, todas las personas que duermen en la cama, ya sea tu pareja o alguna otra persona, además de ti, deben ser conscientes y sentirse cómodas de tener un bebé en la cama. Todos los que comparten la cama con un bebé también comparten la responsabilidad de cuidarlo mientras duerme en la misma cama.

Algunas precauciones que puedes tomar al compartir la cama

  • Evita prácticas como rodar mucho o colocar demasiadas almohadas y mantas en la cama.
  • No olvides poner todos los aparatos electrónicos, como teléfonos, cargadores y otros posibles riesgos de asfixia, lejos de la cama.
  • No pongas al bebé sobre una almohada. Su superficie de descanso debe ser firme. Invierte en un colchón más duro si es necesario.
  • Si estáis solos tú y el bebé, la cama debe estar pegada a una pared para que el bebé no pueda caerse de la cama.
  • Si tienes el pelo largo, recógetelo para que no suponga un peligro de asfixia para el bebé.
Ver  ¿Las semillas de Fenogreco aumentarán la producción de leche?

También puedes ver este útil vídeo animado que te muestra con precisión cómo tomar estas precauciones. Es fundamental que sigas las técnicas correctas durante el colecho, sobre todo en lo que se refiere a las posiciones para dormir de tu bebé.

¿Dormir con mi bebé le hará demasiado dependiente de mí?

Científicamente, no. No hay estudios que demuestren que el colecho impida que los bebés se conviertan en niños independientes. No hay ninguna prueba de que el colecho produzca daños psicológicos. El único argumento que se puede esgrimir es contra el colecho inseguro, así que si tienes en cuenta todas las pautas, no tendrás problemas.

Así que, si tus familiares te están echando la bronca por dejar que tu bebé duerma a tu lado en un moisés…

O intentan convencerte de que tu bebé siempre estará pegado a ti por dormir a tu lado… ¡Ignóralos como ignoras los anuncios en YouTube!

Reflexiones de despedida

El colecho suele ser un tema muy debatido entre los padres. Con consejos contradictorios en Internet, es posible que prefieras no hablar abiertamente sobre la forma de dormir de tu bebé. Recuerda mantener informado a tu pediatra y hacer un seguimiento del sueño de tu bebé a medida que crece. Toda esta información es un excelente punto de partida para todo lo que debes tener en cuenta antes de decidirte.

Dicho esto, tus circunstancias personales y el entorno del hogar son los factores decisivos que determinarán dónde duerme tu bebé. Si quieres darle una oportunidad al colecho y tienes los medios para poner una cuna junto a tu cama, deberías optar por compartir la habitación en lugar de la cama.

Si sigues todas las pautas de seguridad, ya sea en lo que respecta al tipo de moisés que debes comprar o a lo que debes hacer si tienes que compartir la cama, tu bebé debería poder tener algunas Z seguras.

Haz que las prácticas de colecho seguras sean una norma en tu casa y verás cómo se materializan todos sus beneficios.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 1

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empezé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad