Deshidratación en los bebés: Signos, síntomas y consejos para su prevención

Mantenerse totalmente hidratado es esencial para la buena salud, y esto incluye a los bebés. Si toma demasiado poco líquido, su pequeño podría deshidratarse. Pero, ¿cómo puedes asegurarte de que tu bebé está ingiriendo suficientes líquidos? Tu bebé no lleva una botella de agua con medidas para decirte cuánto está bebiendo, así que determinar si está bebiendo lo suficiente es complicado, especialmente si está enfermo.

Es posible que los bebés no puedan decir con palabras que están deshidratados, pero afortunadamente hay signos y síntomas a los que hay que prestar atención. Le mostraremos lo que debe tener en cuenta cuando se trata de su pequeño para asegurarse de que está hidratado y feliz.

Deshidratación en los bebés: Signos, síntomas y consejos

¿Qué causa la deshidratación en los bebés?

Lo primero que hay que saber sobre la deshidratación es qué la provoca. Si conoces la causa, puedes prevenir la deshidratación o buscar signos de que a tu bebé le faltan líquidos. Te lo desglosamos por edades.

Causas de la deshidratación en los recién nacidos

Los recién nacidos pueden sufrir una falta de líquidos cuando luchan por obtener suficiente leche. Dado que la leche materna o de fórmula es la única fuente de agua del bebé, no beber lo suficiente puede provocar deshidratación. En el caso de los recién nacidos amamantados, es posible que no tomen suficiente leche porque tienen dificultades para agarrarse al pecho.

Esta dificultad puede deberse a problemas físicos, como el paladar hendido o la lengua anudada, o a que el recién nacido aún no ha cogido el tranquillo. La lactancia materna puede ser complicada, sobre todo para las madres primerizas y los primeros bebés.

Los recién nacidos alimentados con biberón también pueden tener dificultades para succionar del pezón al principio, sobre todo si han tenido problemas físicos al nacer. Asegúrate de utilizar un flujo de tetina hecho para los recién nacidos, para que la leche o la fórmula salga lentamente y no los abrume.

Los recién nacidos también pueden deshidratarse debido a la escasez de leche materna. Si el recién nacido tiene que esforzarse demasiado para obtener la leche, es posible que no le proporcione una cantidad adecuada de líquidos.

Causas de la deshidratación en bebés y niños pequeños

En el caso de los bebés y los niños pequeños, la deshidratación suele producirse a causa de una enfermedad. Cada vez que tu pequeño se encuentre mal, deberás asegurarte de que ingiere muchos líquidos para mantener a raya la deshidratación. Incluso un resfriado o un dolor de garganta pueden hacer que un bebé no tenga ganas de beber, pero hay algunas enfermedades que pueden ser especialmente deshidratantes:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Sobrecalentamiento
  • Sudoración excesiva

Incluso pasar un rato al aire libre en un día caluroso puede provocar deshidratación, sobre todo en el caso de los niños más ocupados. Puede que no quieran dejar de jugar para beber agua, pero deberías obligarles a hacerlo de todos modos.

Deshidratación en los bebés: signos y síntomas

Si estás amamantando, puede ser muy difícil saber exactamente cuánta leche está tomando tu bebé. Al fin y al cabo, ¡los pechos no vienen con líneas de medición a mano!

El mejor indicador para saber si tu bebé está bebiendo suficiente líquido es el número de pañales mojados. Que moje pocos pañales al día es señal de que no está tomando suficiente leche, pero el número de pañales mojados que puedes esperar depende de su edad.

  • Como recién nacido, tu bebé debe mojar el mismo número de pañales al día que de edad. Así, si tiene tres días, debes esperar que moje al menos tres pañales.
  • A partir del sexto día, deberías esperar al menos entre seis y ocho pañales mojados al día.
  • Además, los bebés no deberían permanecer secos más de dos o tres horas por pañal, lo que es otra señal de que no están bebiendo lo suficiente.
Ver  Cuándo empiezan a hablar los bebés - Hitos clave del desarrollo del habla

El número de pañales es una buena primera señal de que tu bebé no está tomando suficiente leche, pero hay otros signos y síntomas a los que debes prestar atención.

  • Labios agrietados y piel seca
  • Piel que no se recupera al tocarla
  • Ojos hundidos
  • Desgana
  • Llanto sin lágrimas
  • La fontanela está hundida (pero vea nuestra nota más abajo)
  • Dormir demasiado
  • Respiración acelerada
  • No tiene interés en jugar
  • Estreñimiento

Nota: el punto blando de tu bebé debe tener una ligera curvatura hacia dentro cuando lo tocas y esto es normal.

Sin embargo, estar notablemente hundido es un signo de deshidratación.

¿Cuáles son algunos remedios caseros para la deshidratación?

El tratamiento de la deshidratación depende mucho de la edad del bebé y de si se debe a una enfermedad o a otra cosa, como un mal agarre. Cuando se trata de un recién nacido, todo es más serio. Por eso, si tu bebé tiene menos de tres meses y tiene dificultades para obtener suficiente leche o fórmula, debes ponerte en contacto con tu médico de inmediato. Aun así, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar.

Amamantar más a menudo

Si sospechas que tu bebé tiene dificultades para agarrarse al pecho, lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con un especialista en lactancia para que te ayude. Pero mientras tanto, puedes seguir ofreciéndole el pecho a tu bebé con frecuencia. El contacto piel con piel es especialmente útil para conseguir que el recién nacido dormido se interese por la lactancia.

Si tienes un bebé mayor que vomita y no retiene líquidos, debes seguir intentando darle el pecho lo máximo posible. Asegúrate de llevar un registro de cada caso de lactancia y de la duración de la misma, para que puedas hacerte una idea de si está bebiendo lo suficiente.

Alimentación con cuentagotas

Al igual que con un gatito, puedes alimentar a tu bebé con cuentagotas. El cuentagotas es útil cuando tu bebé necesita desesperadamente leche pero no puede tomar el pecho o el biberón. Con un recién nacido, no hace falta mucho para llenar su pequeño estómago. A modo de referencia, el estómago de un recién nacido con un día de vida sólo tiene capacidad para unos 5 ml de leche, e incluso a los diez días, sólo tiene capacidad para dos onzas líquidas.

Ofrece mucha agua

Para los niños pequeños ocupados que juegan en un clima caluroso, asegúrate de llevar siempre un vaso con agua para sorber. Si están enfermos y no tienen ganas de beber, hazlo divertido con una pajita o un vaso especial. Si no estás segura de cuándo puede empezar a beber agua tu bebé, asegúrate de ver nuestra sección sobre el agua para bebés más abajo.

Prueba diferentes fórmulas

Si tu bebé regurgita después de cada toma de biberón, es posible que quieras explorar diferentes marcas de leche de fórmula. Puede que haya una que no haga escupir tanto a tu bebé.

Prueba los polos y los alimentos jugosos

Hacer tus propios polos con puré de fruta o zumo es una forma estupenda de hacer que tu bebé o niño pequeño se coma sus líquidos en lugar de bebérselos. Si le duele la garganta, un helado puede aliviarle e hidratarle. También puedes darle frutas y verduras jugosas, como sandía, pepino, fresas, melón y melocotones.

Aliviar la fiebre

Si tu pequeño tiene fiebre, puedes ayudarle a bajar la temperatura de forma natural con una toallita húmeda en la frente. Asegúrate de vestir a tu bebé o niño pequeño sólo con tejidos transpirables, como el algodón, por mucho frío que haga. Los tejidos no transpirables, como el poliéster, pueden atrapar su calor corporal y aumentar aún más su temperatura. En el caso de un recién nacido, una temperatura de 38 grados o más requiere una llamada inmediata al pediatra.

¿Cómo se puede prevenir la deshidratación?

Cuando se trata de una deshidratación debida a una enfermedad, especialmente por diarrea o vómitos, es difícil prevenirla. Lo mejor que puedes hacer es tratarla de inmediato con sorbos frecuentes de agua o leche. Pero si es verano o vives en un clima cálido, hay algunas cosas que debes hacer para asegurarte de que tu bebé se mantiene bien hidratado.

Ver  Por qué mi bebé tiene las manos frías

Ofrécele mucho líquido

Lo mejor es que te acostumbres a llevar muchas bebidas contigo. En el caso de los bebés más grandes y los niños pequeños, esto puede significar tazas de agua para sorber. Si le das el pecho, tu bebé tendrá acceso a tu leche siempre que la necesite, pero en el caso de los bebés alimentados con leche artificial, deberás asegurarte de llevar agua y leche artificial en la bolsa de los pañales.

También puedes dar a tu bebé o niño pequeño alimentos con alto contenido en agua. Entre ellos se encuentran las frutas, las verduras, el yogur, los productos lácteos (siempre que no sean intolerantes a la lactosa) e incluso las sopas y los batidos.

Evita la luz solar directa

Los bebés y el sol no se llevan bien. Ni siquiera pueden usar protector solar hasta los seis meses, así que deberás fingir que son pequeños vampiros y mantenerlos a la sombra. La ropa que bloquea los rayos UV puede ayudar, y querrás vestirlos con tejidos ligeros y transpirables, como el algodón. Puedes llevar tu propia sombra con una sombrilla y protector solar.

Descansos regulares para beber

Cuando tu hijo esté jugando al aire libre en un día caluroso, debes hacer que beba agua al menos cada veinte minutos. Así combatirá el exceso de sudoración y se mantendrá fresco e hidratado. Hazlo divertido con vasos para sorber de colores y pajitas divertidas.

Dolor de garganta y fiebre

Supón que tu bebé o niño pequeño se niega a beber o a comer porque le duele la garganta o tiene fiebre. En ese caso, puedes darle paracetamol o ibuprofeno (pero asegúrate de consultarlo antes con tu pediatra) para que esté más cómodo. Aliviar su dolor y malestar hará que sea más probable que beba algo.

¿Cuándo hay que llamar al pediatra?

Confía siempre en tu instinto a la hora de llamar al pediatra. Si las campanas de alarma de papá o mamá se disparan, es un buen indicio de que debes llamar para que revisen a tu pequeño. Así que ponte siempre en contacto con tu pediatra ante cualquier duda.

En general, sin embargo, deberías llamar al pediatra si ves

  • Cualquiera de los signos de deshidratación mencionados anteriormente en un recién nacido (ya que corren más riesgo de enfermar más rápidamente)
  • Un recién nacido (de tres meses o menos) con fiebre de 100,4 grados Fahrenheit o superior
  • Aumento de los vómitos o la diarrea
  • No moja los pañales en ocho horas
  • Dormir más y actuar de forma menos juguetona

Siempre es mejor ir sobre seguro, aunque tu bebé no muestre signos más graves de deshidratación. De este modo, tu pediatra podrá ayudarte a llegar al fondo de la causa de la deshidratación antes de que se convierta en un gran problema.

¿Cuándo se debe acudir a urgencias por deshidratación?

Ningún padre quiere visitar las urgencias pediátricas con su pequeño. Sin embargo, cuando se trata de la deshidratación en los bebés, la cosa puede ponerse seria rápidamente. Esto es lo que hay que tener en cuenta.

  1. Letargo extremo. Si tu bebé o niño pequeño está tan flojo y apático que no se mueve ni responde a tus llamadas o toques, es una señal de que necesita atención médica inmediata.
  1. Falta de líquidos corporales. Esto incluye no orinar en todo el día, llorar sin lágrimas, labios y boca secos y ojos hundidos.
  1. Piel pálida. Si tu bebé o niño pequeño tiene la piel pálida o manchada y los ojos hundidos, es otra señal de emergencia médica.
  1. Latidos cardíacos rápidos. Un ritmo cardíaco rápido de más de 110 latidos por minuto, y especialmente si va acompañado de falta de aire, mareos, debilidad, mareos, somnolencia y desmayos, son signos de deshidratación extrema.

¿Cuándo deben empezar a beber agua los bebés?


Toda esta charla sobre la deshidratación probablemente le haga pensar: ¿debo dar agua a mi bebé? Sorprendentemente, ofrecer agua sola además de leche materna o de fórmula en bebés pequeños no es una buena idea.

Según la Organización Mundial de la Salud, la leche materna contiene más de un 80% de agua, por lo que dar a tu bebé menor de seis meses agua adicional puede ser perjudicial para su salud por los siguientes motivos

  1. Un exceso de agua puede provocar una intoxicación hídrica en el recién nacido, diluyendo otros nutrientes esenciales en su organismo.
  1. Los pequeños estómagos de los bebés se llenan de agua, y entonces no les interesa tomar leche o fórmula. Esto puede hacer que pierdan peso y tengan niveles elevados de bilirrubina.
  1. Demasiada agua puede hacer que los riñones de los bebés eliminen los electrolitos, que el bebé necesita para estar sano.
Ver  ¡Estoy embarazada!: Anuncios de embarazo divertidos y creativos

A partir de los seis meses de edad, puedes darle pequeñas cantidades de agua (de dos a cuatro onzas) junto con alimentos sólidos. También es una buena manera de introducir un vaso para sorber. Para saber más sobre cómo dar agua a tu bebé, consulta nuestro otro artículo sobre el tema.

¿Cuánta agua debe beber mi bebé cada día?

Por supuesto, a medida que tu pequeño envejece, sus necesidades de agua cambian, y es importante que sepas qué tipo de ingesta de líquidos es normal a medida que se desarrolla.

De cuatro a seis meses

En cuanto introduzcas alimentos sólidos a tu bebé, entre los cuatro y los seis meses, notarás que la cantidad de leche o fórmula que toma también disminuye. Así, si antes tomaba entre 30 y 42 onzas de leche o fórmula al día, se reducirá a 28 o 32 onzas al día. Esto tiene sentido si pensamos en la cantidad de agua que obtienen de los purés.

De seis a doce meses

Incluso cuando tu bebé sea un poco mayor -entre los seis y los doce meses- no necesitará mucha agua adicional. Obtendrá todo lo que necesita de la leche materna o de la fórmula y de los alimentos sólidos. Sin embargo, sigue siendo una buena idea introducir una pequeña cantidad de agua en un vaso para sorber todos los días. El objetivo es que beba de dos a cuatro onzas de agua más al día. De este modo, tu bebé pasará más fácilmente del pecho y el biberón al vaso para sorber.

Más de doce meses

Cuando tu bebé tenga doce meses y entre en la etapa de niño pequeño, volverá a reducir la cantidad de leche que toma a unas 16 onzas al día. Es probable que coma tres veces al día y meriende, por lo que su consumo de leche se reducirá de forma natural.

Esta es una forma fácil de recordar la cantidad de agua que debe beber tu hijo pequeño: debe tomar el mismo número de vasos de agua de ocho onzas que de edad. Así, si tienes un niño de un año, debes darle un vaso de agua de ocho onzas. Un niño de dos años debe tomar dos vasos de ocho onzas, y así sucesivamente.

Reflexiones finales

Consulta siempre a tu pediatra si sospechas que tu pequeño puede estar sufriendo una deshidratación. Te ayudará a llegar a la raíz del problema para que puedas asegurarte de que tu bebé se sienta mejor de inmediato. Mientras tanto, puedes probar nuestros remedios caseros para hidratar a tu bebé. Y ahora que conoces los signos y síntomas, puedes actuar rápidamente para que tu bebé se sienta mejor de inmediato.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

2691b77a1ad4f7f12ba041acdb460327?s=150&d=mp&r=g

Pediatra desde 2015, enamorada de mi trabajo. Tengo dos enormes renacuajos y un marido que cocina mejor que nadie.

Máster en Investigación Clínica y Postgrado en Divulgación Científica, también colaboro desde hace años como profesora en varios centros educativos y artículos científicos.

Empecé Revista del Bebé para ayudar a todas las madres y padres que lo pudieran necesitar, y así unifico mis grandes pasiones: los niños y escribir.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad