Estoy embarazada! ¿Cuánta agua debo beber?

El agua es importante. Hasta el 60% del cuerpo humano está formado por agua.

Si eres joven, necesitas agua. Si eres viejo, necesitas agua. Si eres un feto, necesitas agua. Y como las embarazadas beben agua tanto para ellas como para su hijo no nacido, necesitan beber mucha.

En general, una mujer no embarazada debe ingerir alrededor de 2,2 litros (74 onzas) de agua al día, pero parte de esta cantidad puede provenir de los alimentos (en lugar de sólo de las bebidas).

Cuando estás embarazada, necesitas beber un poco más de agua de lo que probablemente estás acostumbrada. También tienes que prestar atención a la cantidad de agua que bebes, para que tú y tu bebé estéis ingiriendo la suficiente.

¿Cuánta agua debe beber una mujer embarazada?

Si eres una mujer embarazada de tamaño medio, debes beber unos 2,4 litros de agua al día. Si eres más pequeña que la media, bebe menos; si eres más grande que la media, bebe más.

Al igual que cuando no estás embarazada, también debes hacer ajustes en función de tu actividad y tu entorno. Si has hecho ejercicio, bebe más. Si hace calor, bebe más.

Debes beber un poco más de agua a medida que avanza tu embarazo. A medida que el embarazo aumenta, el bebé se hace más grande. Y cuando el bebé crece, tanto tú como tu hijo necesitan más agua. Así que intenta beber hasta 3 litros (104 onzas) durante el tercer trimestre.

Pero antes de seguir estos consejos, habla siempre con un experto médico. Habla con un médico, una enfermera o un ginecólogo, que podrá darte recomendaciones específicas y personalizadas para beber agua en función de tu edad, tu salud, tu peso, tus antecedentes, tus enfermedades e incluso tu lugar de residencia.

¿Por qué necesito tanta agua durante el embarazo?

Como ya hemos dicho, un ser humano adulto suele estar compuesto por un 60% de agua. Pero los bebés, cuando nacen, tienen un 78% de agua. Por ello, necesitan mucha agua mientras crecen en tu vientre.

Ver  Sudores nocturnos posparto: Causas y remedios

Los bebés necesitan agua para su desarrollo físico y mental. Cuando estás embarazada, tu cuerpo utiliza el agua para producir más sangre y mucho líquido amniótico.

El agua también permite a tu cuerpo absorber los nutrientes esenciales y transportar todo lo que tu bebé necesita. Por último, el agua permite que tu cuerpo elimine rápida y eficazmente los residuos de tu cuerpo (y del cuerpo de tu bebé).

El agua es estupenda para ti y para tu bebé, y reduce las posibilidades de padecer enfermedades y dolencias relacionadas con el embarazo, como hemorroides, estreñimiento, infecciones del tracto urinario e infecciones renales.

Otro efecto secundario común del embarazo es el sobrecalentamiento, lo cual es bastante comprensible dado que tienes un nuevo ser humano viviendo y creciendo dentro de ti. Beber mucha agua combate este sobrecalentamiento.

¿Puedo beber café durante el embarazo?

Sí, puedes beber café durante el embarazo, pero si eres una bebedora habitual de café, probablemente tendrás que reducir su consumo.

Un poco de cafeína está bien, pero demasiada llegará al torrente sanguíneo de tu bebé, y como su cuerpo no es capaz de manejar adecuadamente esa cafeína, no es bueno para él. Según algunas investigaciones, el consumo excesivo de cafeína está incluso relacionado con los abortos espontáneos.

Si estás embarazada, intenta no tomar más de 200 mg de cafeína al día, lo que suele equivaler a una taza de café de media potencia de 350 ml (aunque, obviamente, depende de cómo se haga el café, del tipo de granos que se utilicen y de dónde se consiga). Aquí tienes una guía general sobre la cantidad de cafeína que puedes encontrar en el café y otras bebidas.

Recuerda que la cafeína se encuentra en el café, el té, los refrescos, las bebidas energéticas e incluso el chocolate.

Si quieres prescindir de la cafeína pero no del café (o el té), simplemente bebe las versiones descafeinadas. Son mucho mejores para ti y para tu bebé y suelen tener (casi) el mismo sabor.

También debes intentar evitar las bebidas con demasiado azúcar o edulcorantes artificiales. Esto incluye los refrescos y la mayoría de las aguas aromatizadas.

¿Qué otras cosas puedo beber estando embarazada? ¿Puedo beber agua del grifo durante el embarazo?

Beber agua del grifo durante el embarazo suele estar bien, pero no siempre es así, dependiendo de dónde vivas y de lo bien filtrada que esté el agua. Por lo general, si bebes agua del grifo cuando no estás embarazada, es probable que también puedas beberla durante el embarazo. Pero deberías hablar con un médico, una enfermera o un ginecólogo local para estar 100% segura.

Ver  Oír el latido del bebé: Calendario, proceso y expectativas

Pero no tienes que beber sólo agua. También puedes beber muchas otras cosas:

  • Agua de Seltz: el agua de seltz y el agua carbonatada son un poco más excitantes que el agua sin gas, y ambos son absolutamente seguros de beber. Las burbujas pueden incluso ayudar a combatir las náuseas, lo que puede ser muy útil durante el embarazo.
  • Tés de hierbas: los tés de hierbas casi siempre están libres de cafeína, y siempre están llenos de cosas buenas.
  • Sabores naturales: si estás cansada del agua corriente, añade algún sabor natural. Buenas opciones son el limón, la lima, el pepino, la menta y las frutas.
  • Batidos: son una excelente opción, y ofrecen mucha hidratación junto con muchas vitaminas y minerales. Intenta no beber demasiados batidos, ya que tienen mucho azúcar, pero si lo peor que consumes es un batido, lo estás haciendo bien.
  • Leche: la leche está compuesta por más de un 80% de agua, está llena de cosas buenas y aporta muchas proteínas para ti y para tu bebé, que están intentando crecer. Si puedes, intenta tomar leche ecológica y de corral, que tiene menos hormonas artificiales.

Cuando estoy embarazada, ¿debo comer alimentos con un alto contenido en agua?

Es importante beber mucha agua durante el embarazo, pero también es importante comer alimentos que contengan mucha agua. Estos alimentos añaden agua a tu dieta y suelen ser muy saludables (lo que obviamente es bueno tanto para ti como para tu bebé).

Si comes y bebes bien, te mantendrás hidratada y sana, y te llenarás a ti y a tu bebé de excelentes vitaminas y minerales.

¿Cuánta agua necesitan los bebés?

Después de que los bebés nazcan, la hidratación (por supuesto) sigue siendo enormemente importante. Pero los bebés no deben beber agua hasta que tengan alrededor de 6 meses, o a veces incluso un poco más.

Esto significa que los bebés obtienen toda el agua de la leche.

Por lo tanto, si estás amamantando, debes beber aún más agua, para asegurarte de que tanto tú como tu bebé os mantenéis hidratados durante todo el periodo de lactancia. Durante este periodo, las mujeres deben procurar beber unos 3 litros de agua al día.

Ver  Deshidratación en los bebés: Signos, síntomas y consejos para su prevención

¿Cómo sé si no estoy bebiendo suficiente agua durante el embarazo?

Si sigue las pautas anteriores, es muy probable que beba suficiente agua. Pero si tiene algún signo de deshidratación, debe intentar beber más. Estos son algunos de los signos y síntomas más comunes de la deshidratación:

  • Cansancio. Sí, estarás cansado de todos modos, pero si este cansancio va acompañado de mareos, dolores de cabeza y una notable falta de energía, es muy probable que esté causado por la deshidratación.
  • Sed y hambre: la primera es bastante obvia, pero mucha hambre es en realidad una sed disfrazada.
  • Confusión: si tienes niebla cerebral o sientes que tus pensamientos son lentos y confusos, intenta beber más agua. A menudo, el embarazo puede provocar confusión en las futuras mamás, pero beber agua es una buena solución.
  • Color de la orina: si tu orina es de color pajizo o transparente, significa que tu cuerpo está recibiendo mucha agua. Si es oscuro, definitivamente necesitas beber más.

Consejos para las embarazadas que quieren beber más agua

¿Te cuesta beber suficiente agua? Si buscas algunos trucos útiles para beber agua, aquí tienes nuestros favoritos:

  • Bebe a sorbos: intenta beber a sorbos a lo largo del día, en lugar de beber litros cuando y donde puedas. Si bebes a sorbos con regularidad, tanto tú como tu bebé estaréis bien hidratados. Llevar una botella a todas partes puede ayudar.
  • Come bien: de nuevo, come mucha fruta y verdura, ya que están repletas de agua. Incluso las sopas contienen mucha agua, pero intenta elegir opciones bajas en sodio.
  • Haz que las cosas sean variadas: como ya hemos dicho, no es necesario que bebas sólo Mientras no tomes mucha cafeína, alcohol o cosas muy azucaradas, puedes beber muchas otras cosas.
  • Empieza el día con un vaso: es importante hidratarse nada más levantarse. Y si empiezas el día con un gran vaso de agua, es más probable que adquieras el hábito de beber agua con frecuencia y de forma rutinaria.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad