Las causas de la congestión nasal en niños y bebés

Si tu bebé está congestionado, puede ser difícil saber qué hacer. Sobre todo en niños de 3 años o menos, es un reto adicional. Esto se debe principalmente a que a menudo no es evidente la causa de los problemas. Los niños pequeños y los bebés son propensos a resfriarse simplemente porque están empezando a desarrollar una inmunidad a algunos virus comunes.

Sin embargo, hay otras muchas causas posibles de la congestión nasal en niños y bebés que hay que tener en cuenta. Por si fuera poco, cuando se trata de tratar a un niño de menos de 4 años, sólo se puede recurrir a determinados tratamientos, como los medicamentos para el resfriado, que suelen ser peligrosos para los niños muy pequeños.

La buena noticia es que, a menos que tu bebé no coma ni beba, o que la congestión nasal vaya acompañada de otros síntomas, probablemente no haya nada de qué preocuparse. Y, por suerte, todavía hay muchos tratamientos eficaces y seguros que puedes probar para aliviar el sufrimiento de tu pequeño.

Causas de la congestión nasal en niños pequeños y bebés

Puede ser muy sorprendente la cantidad de mucosidad que puede producir la pequeña nariz de tu hijo. Sin embargo, tenga la seguridad de que es muy normal. La congestión nasal en los bebés y niños pequeños se produce cuando las sensibles membranas que recubren su cavidad nasal se inflaman. Por lo general, no son motivo de preocupación.

Los bebés recién nacidos suelen sufrir congestión, aunque no haya nada malo. Los recién nacidos tienen mucosidad en su sistema porque su sistema inmunitario aún se está desarrollando.

Otro motivo de congestión en los niños pequeños y los bebés son los virus de las vías respiratorias altas, como la gripe, los resfriados y la exposición al frío.

¿Cuáles son los síntomas de la congestión nasal en los bebés?

Existen varios síntomas asociados a la congestión de los bebés y varían en función de dónde se localice la congestión. Sin embargo, puede ser sorprendentemente difícil determinar dónde está la congestión, ya que los bebés son muy pequeños y sus vías respiratorias no están muy separadas.

Si tu bebé sufre de goteo nasal o si tiene mucosidad dentro de la nariz, la causa más probable es la congestión nasal. Este tipo de congestión es mucho más frecuente que la congestión torácica. Los bebés suelen parecer que tienen congestión nasal sin estar realmente enfermos.

La congestión torácica, en cambio, implica la presencia de líquido en las vías respiratorias de los pulmones. Es mucho menos frecuente y, por lo general, sólo se produce si el bebé se encuentra mal. Los bebés que suenan congestionados pero que por lo demás están sanos -parecen felices y duermen y se alimentan con normalidad- es casi seguro que están bien.

Los síntomas asociados a la congestión nasal son los siguientes

  • Respiración notoria o ruidosa
  • Ronquidos durante el sueño
  • Pequeños problemas durante la alimentación
  • Nariz tapada
  • Moqueo
  • Tos
Ver  Envolver al bebé: Cuándo, cómo y por qué hacer la transición

Por otro lado, cuando los bebés tienen congestión en el pecho, los síntomas incluyen

  • Sibilancias
  • Respiración rápida o dificultosa
  • Tos
  • Problemas para alimentarse

Diagnóstico de la congestión nasal de un niño pequeño

Antes de que usted o su médico puedan determinar el tratamiento adecuado para su hijo, tendrá que averiguar la causa de su congestión nasal.

Si el tejido y los vasos sanguíneos del interior de la cavidad nasal de tu hijo se llenan de un exceso de líquido, el resultado puede ser la congestión nasal. Esto dificulta el sueño de tu hijo. También puede provocar otros problemas, como la sinusitis.

Por suerte, hay algunos signos reveladores que indican si tu pequeño tiene una infección bacteriana o vírica.

Por ejemplo, si tu bebé tiene mocos, debes fijarte en la secreción y determinar su color, ya que es una pista fundamental. Si la secreción es acuosa y clara al principio, suele estar causada por un virus, aunque la mucosidad puede volverse amarilla, verde o blanca durante varios días antes de volver a ser clara.

La congestión puede incluso estar causada por alergias. Para ello, debes llevar a tu hijo al médico, ya que puede necesitar pruebas de alergia. Si tu pequeño ha estado expuesto a un irritante, como el humo del tabaco, también podría ser la causa de la congestión nasal.

La congestión también puede producirse cuando algún alimento o algún tipo de objeto (por ejemplo, un juguete muy pequeño) se atasca dentro de la nariz de tu bebé. Esto también requerirá una visita al médico o incluso a urgencias. Nunca debes intentar extraer por ti misma nada que no sea moco de la nariz de tu bebé.

En algunos casos, la congestión puede ser un indicador de un problema más grave. La congestión nasal debida a los resfriados suele tratarse con gotas de suero fisiológico, un poco de cariño y un poco de tiempo para recuperarse. Sin embargo, si aparecen otros síntomas, en particular una mucosidad amarilla y espesa y fiebre, debes ponerte en contacto con un profesional médico de inmediato.

¿Qué tratamientos son seguros para los bebés y niños pequeños?

No puedes dar a tu hijo pequeño o a tu bebé medicamentos para el resfriado, pero hay algunos remedios caseros que pueden aliviar el goteo o la congestión nasal en los bebés.

Agua salada

Una forma segura y eficaz de ayudar a despejar la nariz de tu bebé es utilizar gotas nasales o un spray de agua salada (salino). Puedes comprarlos sin receta médica.

Si utiliza gotas, ponga dos gotas en cada fosa nasal. Esto aflojará la mucosidad del interior. Inmediatamente después, utiliza una pera de succión para sacar la mucosidad y la solución salina. Intenta colocar una toalla enrollada debajo de los hombros de tu pequeño. Esto te permitirá inclinar un poco su cabeza hacia atrás para estar segura de que las gotas llegan a su nariz.

Antes de colocar la pera de succión en la nariz de tu bebé, apriétala. Así te asegurarás de que cuando la pera se libere dentro de su nariz pueda sacar la mucosidad de su interior. Si aprietas la pera cuando ya está en la fosa nasal, emitirá aire que podría acabar empujando los mocos aún más hacia la nariz.

Una vez que hayas extraído la mucosidad, exprímela en un trozo de pañuelo limpio. Hazlo unos 15 minutos antes de dar de comer a tu hijo y justo antes de que se vaya a la cama. Esto ayudará a tu pequeño a respirar con facilidad cuando tome el biberón o se acueste para dormir.

Ver  ¿Bebé inquieto? Esto es lo que tines que hacer

Ten en cuenta que algunos tipos de solución salina contienen medicamentos. Debes evitarlos. Los sprays o gotas de suero fisiológico son perfectamente adecuados. Sólo tienes que tener cuidado de lavar la bombilla y secarla de nuevo después de cada uso.

Vapor

El uso de vapor es otra forma de humedecer los conductos de la cavidad nasal. Un humidificador o vaporizador que libere vapor frío en el aire de la habitación suele ser seguro siempre que se mantenga alejado del alcance del bebé. No obstante, asegúrate de colocarlo lo suficientemente cerca como para que el vapor llegue a tu pequeño mientras duerme o cuando estéis los dos juntos en la habitación jugando o acurrucados. Sin embargo, nunca introduzcas agua caliente en un humidificador, ya que puedes sufrir quemaduras.

Para evitar la proliferación de bacterias y moho, asegúrate de cambiar el agua cada día y de limpiar y secar el vaporizador según las instrucciones del fabricante.

Otra forma de exponer a tu bebé al vapor es llevarlo al baño contigo. Abre la ducha y deja que la habitación se llene de vapor mientras sostienes a tu pequeño cerca de ti durante varios minutos. Esta es una forma útil de despejar sus conductos nasales antes de irse a la cama.

Recuerda que debes quitarle las capas de ropa a tu bebé cuando haga calor en el baño, y ten en cuenta que debes volver a ponérselas al salir de la habitación para evitar que se enfríe demasiado.

Frotamientos de vapor

Hay algunos productos de vapor a la venta que han sido formulados especialmente para su uso por niños y bebés. Son perfectamente seguros para aplicarlos en las plantas de los pies o en el pecho, pero siempre es conveniente consultar al médico antes de utilizar estos productos. También debes pedir detalles sobre cómo usarlos, independientemente de lo que diga la etiqueta. Tampoco debes poner nunca un vaporizador dentro o debajo de la nariz de tu bebé.

Evite los medicamentos para el resfriado y los descongestionantes

Los medicamentos para el resfriado y los descongestionantes nunca deben administrarse a un niño o bebé menor de cuatro años. Incluso en el caso de niños mayores de entre 4 y 6 años, deberías hablar con tu médico antes de dar cualquier medicamento de este tipo, ya que no se ha demostrado que alivien los síntomas del resfriado en niños tan pequeños y podrían ser potencialmente peligrosos.

Consejos para reducir la congestión en bebés y niños pequeños

Si tu bebé o niño pequeño tiene problemas de congestión, hay otras medidas que puedes probar para despejar su nariz.

Prueba a poner una almohada debajo del colchón de tu hijo. Esto hará que tu pequeño se acueste en un ángulo con los pies más bajos que la cabeza. Esto ayuda a drenar la mucosidad de sus senos nasales. Sin embargo, si tu hijo es todavía un bebé, evita esta opción. Las almohadas y otros objetos similares deben mantenerse alejados de la zona de descanso hasta que el bebé cumpla dos años, para reducir la posibilidad de que sufra el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

También debes animar a tu hijo a mantenerse bien hidratado bebiendo mucha agua. Los líquidos diluyen la mucosidad. Sin embargo, no intentes forzar a tu bebé a beber mucha agua. Incluso unos pocos sorbos más durante el día le ayudarán.

Ver  ¿Cuando empiezan a ponerse de pie los bebés? - Lo que puedes esperar

En el caso de los bebés que tienen edad suficiente, debes enseñarles a sonarse la nariz. Enséñale a hacerlo exhalando tú misma por la nariz y colocando un pañuelo de papel junto a las fosas nasales para que se vea cómo el aire mueve el pañuelo al exhalar. Ahora pídele a tu bebé que se sople de la misma manera en un pañuelo.

¿Debo preocuparme por la congestión nasal de mi bebé?

Normalmente, la congestión nasal en los niños pequeños o en los bebés no es motivo de preocupación, sobre todo cuando la congestión se debe a la exposición al frío o a un resfriado común. Al fin y al cabo, ambas cosas hacen que los adultos también tengan la nariz tapada.

Dificultad para comer o beber

Puedes estar especialmente preocupada si a tu bebé le cuesta tomar el biberón o mamar porque le cuesta chupar y respirar simultáneamente. Esto puede ser angustioso. Sin embargo, si utiliza gotas de suero salino como se ha indicado anteriormente, debería ver que su bebé puede obtener algo de alivio.

Acompañado de otros síntomas

Debes llamar al médico si la congestión nasal de tu bebé va acompañada de otros síntomas, como dolor de oídos, ganglios inflamados, dolor de garganta o fiebre. También debes llamar al médico o acudir a urgencias si sospechas que hay un objeto atascado en la nariz de tu bebé. Si la respiración de tu bebé se vuelve especialmente dificultosa, incluso cuando respira por la boca, debes acudir inmediatamente a urgencias o llamar al teléfono de urgencias de tu médico.

Si crees que tu hijo puede haber tenido una reacción alérgica a los contaminantes del entorno, también es conveniente que consultes a tu médico, aunque ten por seguro que es algo que sólo ocurre en raras ocasiones en los bebés. También es importante visitar al médico si la secreción nasal de tu bebé huele mal, o tiene un aspecto sanguinolento o verde.

A veces puede ser difícil discernir estos síntomas secundarios en los bebés. Por lo tanto, si te preocupa la obstrucción nasal de tu bebé y su comodidad general, debes llamar al médico de todos modos para quedarte tranquila y tranquilizarte.

¿Es posible prevenir la congestión nasal en niños pequeños o bebés?

Desgraciadamente, las narices tapadas y goteantes forman parte de la vida tanto de los adultos como de los niños pequeños. Por lo tanto, no hay mucho que se pueda hacer para evitar que ocurran. Sin embargo, puedes minimizar las posibilidades de que tu hijo se resfríe o contraiga la gripe dedicando tiempo a lavarte las manos con frecuencia, tanto las tuyas como las de tu hijo.

También debes asegurarte de que todas las personas que entren en contacto con tu pequeño mantengan sus manos limpias, y si alguien que conoces está enfermo, debes mantener a tu hijo alejado de él todo lo que puedas hasta que mejore.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 7

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad