Colestasis del embarazo: un motivo de preocupación

Para muchas mujeres el embarazo es, en general, una experiencia positiva, pero suele venir acompañado de una serie de molestias y afecciones que también pueden convertirlo en un momento tumultuoso. Algunas son menores e inofensivas, pero otras requieren una estrecha vigilancia por el bien de tu salud y la del bebé.


La colestasis intrahepática del embarazo es un trastorno poco frecuente, pero bien documentado en las mujeres embarazadas, que puede tener graves consecuencias. Se desarrolla, en la mayoría de los casos, en el tercer trimestre, y se caracteriza por el intenso picor que provoca.


Se trata de una enfermedad del hígado que se especula que está causada por el aumento del nivel de hormonas en el cuerpo que acompaña al embarazo, que alcanza su punto máximo en el último trimestre.


Aparte de la angustia y el malestar que esta enfermedad puede causar a la madre, es una grave preocupación para la salud del bebé. Si no se controla, las complicaciones pueden provocar un parto prematuro o, en el peor de los casos, el nacimiento de un bebé muerto. Por ello, le recomendamos encarecidamente que, si experimenta los síntomas enumerados en esta guía, busque atención médica inmediatamente.


Siga leyendo y le informaremos sobre los síntomas, las causas y otras cuestiones relacionadas con este problema.


Los síntomas de la colestasis intrahepática del embarazo


La colestasis del embarazo está indicada por la presencia de una serie de síntomas, el más común y conocido de los cuales es el picor intenso e insoportable, que se produce sin erupción. Este picor suele estar localizado en las manos y los pies, pero puede darse en todo el cuerpo. Puede empeorar por la noche y perturbar el sueño.


El picor suele comenzar al final del embarazo, aunque puede empezar antes, y su intensidad aumenta hasta el nacimiento, tras lo cual desaparece en unos días.


También se conocen otros síntomas, menos frecuentes, que aparecen junto con el picor primario y que pueden ayudar al diagnóstico del médico, por lo que conviene estar atenta a ellos. Entre ellos se encuentran:



  • Ictericia (coloración amarilla de la piel o los ojos)

  • Náuseas y pérdida de apetito

  • Fatiga

  • Coloración oscura de la orina

  • Coloración pálida o clara de las heces

Causas


Aunque la causa exacta de la colestasis del embarazo no se conoce del todo, se ha observado que las hormonas del embarazo -el estrógeno, en particular- pueden afectar al funcionamiento del hígado. Esto provoca una ralentización o detención del flujo de bilis, que normalmente se almacena en la vesícula biliar y se utiliza para descomponer las grasas en la digestión.


Debido a ello, se produce una acumulación de ácidos biliares en el hígado, que pasan al torrente sanguíneo. Se especula que la presencia de estos ácidos es la causa del intenso picor que caracteriza a esta enfermedad.


También puede haber un componente genético que contribuya a la prevalencia de la enfermedad, haciendo que algunas personas estén predispuestas a desarrollarla, dependiendo de sus antecedentes familiares.


Además, se especula que los factores ambientales pueden desempeñar un papel. Por ejemplo, se diagnostican más mujeres con este trastorno en invierno, y se ha relacionado con la deficiencia de selenio, aunque no está claro si esto es una causa o un efecto de la enfermedad.


Diagnóstico



La presencia de un intenso picor, que los profesionales sanitarios conocen como prurito, será uno de los principales indicadores que influirán en el diagnóstico de su médico. Éste se apoyará en una serie de pruebas, que medirán su función hepática y el nivel de sales biliares presentes en el torrente sanguíneo.

Ver  Crecimiento acelerado del bebé - Lo que necesitas saber

El nivel de suero biliar se mide mediante un análisis de sangre, y la colestasis del embarazo puede diagnosticarse cuando los ácidos biliares totales o los ácidos biliares séricos se miden a partir de 10 micromol/L.


La función hepática se determina mediante la medición de diferentes elementos, aunque la enzima alanina aminotransferasa, o ALT, es una de las más sensibles de las funciones hepáticas y resulta útil para el diagnóstico. Su elevación puede indicar la presencia de la enfermedad.


Es posible que su médico también quiera realizar una exploración física.


Puede encontrar más información sobre las pruebas específicas realizadas aquí, en ICPCare, que es un recurso fantástico sobre la enfermedad.


¿Quién está en riesgo?


Esta enfermedad afecta a entre 1 y 2 embarazos por cada 1.000, lo que la hace bastante infrecuente, y hay una serie de factores que aumentan el riesgo de que una mujer la desarrolle. Estos son



  • Antecedentes familiares de la enfermedad

  • Embarazos múltiples (gemelos, trillizos, etc.)

  • Daño hepático previo

Si alguno o varios de estos factores se aplican a usted, debe informar a su médico durante las revisiones.


Además, cabe señalar que las madres de determinados orígenes étnicos pueden ser más propensas a la enfermedad. Entre ellas se encuentran las mujeres de origen indio, pakistaní, chileno o escandinavo.


Posibles complicaciones


Hay muchas complicaciones que pueden surgir de la colestasis del embarazo y, aunque la mayoría no son peligrosas para la madre, pueden ser muy graves para el bebé.


La tinción de meconio es el proceso por el que las primeras heces del bebé, una sustancia verde y pegajosa conocida como meconio, se libera en el líquido amniótico y se inhala, lo que provoca dificultad respiratoria tras el nacimiento. Esto ocurre cuando el bebé está sometido a estrés y, en los embarazos en los que hay colestasis del embarazo, puede suponer un mayor riesgo para la vida del bebé, a menos que se induzca el parto antes de tiempo.


El nacimiento prematuro es muy frecuente como consecuencia de la enfermedad. Puede afectar hasta al 20-40% de todas las mujeres con colestasis del embarazo. Esto se debe a que el aumento del nivel de ácidos biliares hace que el útero sea más sensible a la oxitocina, la hormona responsable de estimular las contracciones del parto. Cabe señalar que, aunque los profesionales sanitarios pueden inducir el parto prematuro de forma segura para tratar la enfermedad, dar a luz demasiado pronto conlleva riesgos adicionales.


La mortinatalidad puede ser más frecuente en los casos no tratados de la enfermedad, con hasta un 15% de todos los embarazos con este trastorno. Sin embargo, si se trata, este porcentaje se reduce a menos del 1%, lo que equivale a un embarazo sin complicaciones.


La causa exacta del nacimiento de un bebé muerto en este trastorno no se conoce del todo, aunque la probabilidad aumenta con el avance del embarazo, por lo que se recomienda encarecidamente inducir el parto antes de su momento natural.


Tratamiento


Hay una serie de tratamientos que el médico puede ofrecer tanto para aliviar los síntomas de la enfermedad como para limitar las posibles complicaciones que puedan surgir. Entre ellos se encuentran los tratamientos tópicos, los fármacos y las prácticas preventivas.

Ver  Guía para el destete nocturno: Qué es y cómo hacerlo

El ácido ursodesoxicólico, o UDCA, es el principal tratamiento para la enfermedad y se administra mediante una píldora. Actúa reduciendo el nivel de ácidos biliares en la sangre, reduciendo los síntomas generales, como el picor, y protegiendo al mismo tiempo al bebé de las molestias que pueden provocar problemas posteriores. Así se evita el envejecimiento prematuro de la placenta y se protege el corazón del bebé de los daños causados por el exceso de ácidos biliares.


Casi siempre se induce el parto prematuro en quienes sufren colestasis del embarazo, independientemente de que la administración de UDCA reduzca los niveles de ácidos biliares en sangre a la normalidad. El momento exacto del parto se determina en función de la gravedad de la enfermedad, y los casos más graves justifican un tratamiento más temprano.


Estos tratamientos se combinan con una estrecha vigilancia del estado del bebé. Con estas medidas, el riesgo de mortinato se reduce al de un embarazo normal, por lo que no debe preocuparse en exceso.


La Clínica Mayo tiene un breve artículo en el que se describen algunos de los tratamientos que se pueden esperar, que puede proporcionar información adicional.


Cuidados personales


Vivir el día a día con la colestasis del embarazo puede ser una prueba, debido a los intensos y constantes picores, así como a la ansiedad a la que puede enfrentarse. Afortunadamente, hay muchas prácticas que una futura madre que sufre la enfermedad puede realizar para reducir las molestias y tratar los síntomas.


Una dieta saludable es la primera y principal protección contra las complicaciones en el embarazo en general, y muchas mujeres también descubren que les ayuda con la gravedad de sus picores. ICPCare tiene una útil lista de alimentos beneficiosos que han demostrado aportar los nutrientes necesarios para un bebé en crecimiento.


Reducir el estrés es otro factor clave para una maternidad saludable, aunque es de especial importancia para quienes padecen colestasis del embarazo. Quienes la padecen pueden ser más susceptibles a la ansiedad, debido a la presencia de la enfermedad. Se ha demostrado que las prácticas de reducción del estrés, como la meditación y el yoga, entre otras, reducen el picor y el malestar general.


Las lociones refrescantes y antiirritantes también pueden ayudar. No se ha demostrado que los antihistamínicos tengan un efecto especial en el alivio del picor, pero las lociones calmantes para la piel pueden proporcionar cierta comodidad. Esto no es válido para todas las mujeres, y puede depender de la gravedad de los síntomas. No obstante, merece la pena probarlo, ya que incluso un alivio a corto plazo puede significar una noche de sueño reparador.


Pronóstico


Como se ha mencionado, el pronóstico de la colestasis del embarazo es muy bueno si se trata la enfermedad. La incidencia de mortinatos se reduce a menos del 1%, lo que es absolutamente normal, y los síntomas en la madre suelen desaparecer a los pocos días del parto. Esto debería ofrecer tranquilidad a quienes padecen la enfermedad, lo cual es importante, ya que la gestión del estrés es un factor primordial para un embarazo saludable.


Sin embargo, hay que tener en cuenta que la aparición de la enfermedad es un indicador de que puede reaparecer en futuros embarazos. La probabilidad de que esto ocurra puede llegar al 90%.


Preguntas comunes


Aunque hemos intentado tratar el tema con detalle, es posible que aún le queden algunas preguntas sobre la colestasis del embarazo. A continuación, responderemos a algunas de las preguntas más comunes que surgen.

Ver  Almacenamiento de la leche materna - Todo lo que necesitas saber

¿Cuándo debo preocuparme por el picor?


Esta es una pregunta difícil de responder. Algunos picores son totalmente normales, y otros pueden ser indicativos de enfermedades distintas de la colestasis del embarazo, por lo que no debe suponer inmediatamente lo peor ante un picor persistente. Principalmente, el picor en el trastorno comienza en las manos y los pies, y se extiende al vientre. Puede ser de intensidad variable, y no se presenta con una erupción. También puede ser peor por la noche.


Aunque no debe preocuparse en exceso, nuestro consejo es el siguiente: en caso de duda, reserve una cita con un profesional sanitario.


¿Por qué los antihistamínicos no me alivian el picor?


El picor habitual está causado por la histamina, que es un compuesto orgánico que interviene en la respuesta inmunitaria y la inflamación. Los antihistamínicos, como su nombre indica, actúan reduciendo la acción de estos compuestos. Se especula que el picor causado por la colestasis del embarazo se debe al aumento del nivel de sales biliares en la sangre, que no se ven afectadas por los antihistamínicos.


¿Cuáles son los riesgos para la madre?


El pronóstico es especialmente bueno para la madre que padece la enfermedad, ya que surgen relativamente pocas complicaciones en comparación con las del bebé. Los síntomas remiten rápidamente tras el parto, aunque quienes la padecen tienen una menor capacidad para absorber las vitaminas liposolubles. Esto puede conducir a una deficiencia, que puede tener consecuencias negativas. Por ello, muchos profesionales de la salud prescriben suplementos vitamínicos junto con otros tratamientos.


Mis picores empezaron en el primer trimestre. ¿Podría seguir teniendo colestasis del embarazo?


Sí. Aunque la enfermedad suele presentarse en las últimas fases del embarazo, no se desconoce si se desarrolla antes. Siempre debe estar atenta a los síntomas e informar al médico si no está segura.


¿Tendrá mi bebé algún problema a largo plazo después del nacimiento?


Las investigaciones actuales sugieren que no hay un mayor riesgo de trastornos de salud a largo plazo en los bebés nacidos de madres que sufren colestasis del embarazo.


¿Dónde puedo encontrar información más detallada?


Hay muchos recursos con información sobre esta enfermedad bien documentada. En este artículo hemos incluido varios enlaces, pero si busca información detallada le recomendamos este vídeo de Allina Health y este sitio web de ICPCare. Ambos ofrecen una visión en profundidad de la enfermedad, y este último proporciona recursos adicionales de apoyo y aprendizaje.


Reflexiones finales


La colestasis del embarazo es una enfermedad grave, pero de fácil tratamiento. Esperamos que, ahora que ha llegado al final de nuestra guía, tenga una buena visión general de la enfermedad y de la información que la rodea. No obstante, cabe señalar que no se pretende sustituir el asesoramiento médico profesional. Si presenta alguno de los síntomas enumerados, o simplemente quiere saber más de lo que hemos descrito, le recomendamos que hable con su médico.

¡Puntua este artículo!

5 / 5. Número de votos: 1

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad