Acné neonatal: cómo identificar y tratar las manchas de tu bebé

Los bebés son conocidos por su piel suave y sin imperfecciones, por lo que la aparición de pequeñas protuberancias rojas y blancas puede ser bastante preocupante. Sin embargo, en la mayoría de los casos no hay de qué preocuparse; al contrario de lo que se cree, el acné no está reservado a los adolescentes. Por suerte, el acné neonatal no suele ser incómodo para los bebés y suele desaparecer por sí solo.


En este artículo, tratamos las causas del acné infantil y explicamos cómo tratar los casos leves en casa. También daremos algunos consejos para diferenciar el acné neonatal de otras afecciones cutáneas comunes que afectan a los recién nacidos.


Cómo identificar el acné del bebé (síntomas)


El acné del bebé, o acné neonatal, es una afección cutánea común que afecta a los bebés recién nacidos. Suele aparecer durante el primer mes de vida del bebé, entre las dos y las cuatro semanas.


Esta forma de acné se localiza con mayor frecuencia en la cara del bebé. O, más concretamente, en la frente, los párpados, la nariz, el cuello o las mejillas del recién nacido. Pero el acné del bebé también puede aparecer en el cuerpo, aunque es mucho más raro.


Si en la cara de tu pequeño aparecen pequeñas protuberancias rojas o blancas, probablemente se trate de un caso de acné neonatal. Pero no te preocupes, el acné del bebé es muy común. De hecho, según el Dr. Lewis First, del Hospital Infantil de la Universidad de Vermont, afecta a 1 de cada 5 bebés.


¿Qué causa el acné del bebé?


Aunque se desconoce la verdadera causa del acné del bebé, los pediatras sospechan que se debe a los restos de las hormonas del embarazo de la madre. Estas hormonas siguen circulando por el torrente sanguíneo del recién nacido después del nacimiento, lo que hace que sus glándulas productoras de grasa se activen.


El acné neonatal es una de las enfermedades más comunes de la piel de los bebés, ya que su piel es muy sensible y está poco desarrollada, lo que hace que sus poros absorban un exceso de grasa y suciedad, lo que provoca la aparición de granos. Cuanto más sensible sea la piel de tu bebé, más posibilidades tendrá de desarrollar acné neonatal.

Ver  Moco cervical y embarazo - ¿Señales de embarazo temprano?

Cómo tratar el acné del bebé en casa


El acné del bebé desaparece por sí solo. Sin embargo, hay algunas cosas que los padres pueden hacer (o no hacer) para ayudar a apaciguar los brotes de su pequeño. A continuación se ofrecen algunos consejos útiles para deshacerse del acné neonatal.



  • Utiliza agua tibia para limpiar suavemente la zona afectada. Repítelo 2-3 veces al día. Seca la piel con palmaditas, prestando atención a no restregar los granos.

  • Evita utilizar jabones, cremas y lociones fuertes.

  • Nunca te metas en los granos de tu bebé ni los aprietes.

Si te interesa utilizar un remedio natural para curar el acné de tu bebé, echa un vistazo a este artículo. En él se recomienda el uso de la leche materna como el mejor remedio para el acné del bebé, alabando sus propiedades antimicrobianas.


¿Cuánto dura el acné del bebé?


El acné del bebé suele desaparecer por sí solo al cabo de 2-4 semanas. Sin embargo, algunos bebés siguen teniendo acné hasta los 6 meses de edad. Si este problema de la piel persiste más allá de este tiempo, es posible que desee buscar asesoramiento médico.


Cuándo buscar ayuda médica para el acné de tu bebé


Es muy raro que el acné del bebé requiera atención médica, ya que es una afección cutánea común que desaparece en pocas semanas. Sin embargo, es importante que vigiles la piel de tu bebé para ver si se infecta o si tiene olores y secreciones dudosas. Si sospechas que algo no va bien, llama inmediatamente al pediatra, sobre todo si tu hijo tiene fiebre.


Qué esperar de una cita médica


Para determinar el mejor curso de acción, es posible que el pediatra te pregunte si tu familia tiene antecedentes de acné especialmente grave o si tu pequeño ha estado en contacto con algún medicamento potencialmente causante de acné (como los corticoides o el yodo).


Si estás ansioso por la cita, puede ser útil que prepares algunas de tus propias preguntas con antelación. Estas podrían ser:



  • ¿Es probable que la afección sea temporal o crónica?

  • ¿Qué tratamientos existen?

  • ¿Los bultos dejarán cicatrices en la piel de mi bebé?

El pediatra puede enviarte a casa sin más intervención si la afección de tu bebé es lo bastante leve. En cambio, es posible que te receten una crema o un medicamento si es poco probable que los granos se resuelvan sin ayuda.

Ver  Los 7 síntomas de la ovulación - Todo lo que necesitas saber

No es acné del bebé, ¿qué otra cosa podría ser?


Los bebés recién nacidos tienen una piel muy sensible, lo que les hace tan vulnerables a las afecciones cutáneas, como el acné del bebé. Sin embargo, a veces una afección cutánea puede parecer acné neonatal cuando, en realidad, es algo totalmente distinto. Para ayudarte a identificar al verdadero culpable, a continuación enumeramos algunas de las afecciones cutáneas más comunes en los bebés.


Acné infantil


A diferencia del acné neonatal, que suele desaparecer por sí solo sin dejar cicatrices en la piel, el acné infantil es más persistente y puede dejar cicatrices. Sabrás que tu hijo tiene acné infantil si sus granos parecen más agresivos.


El acné infantil se caracteriza por la presencia de puntos negros, quistes, nódulos y puntos blancos. Esta forma de acné suele localizarse en la barbilla, las mejillas y la frente. Y, a diferencia del acné del bebé, el acné infantil aparece a las 6 semanas de edad aproximadamente y puede durar hasta el segundo cumpleaños de tu pequeño.


Eczema del bebé


Al igual que el acné del bebé, el eczema del bebé es una afección cutánea común y no amenazante que afecta a los recién nacidos y a los bebés. Los padres que no conocen el acné del bebé suelen confundir el acné neonatal con el eczema. Por suerte, es fácil detectar las diferencias entre estas dos afecciones de la piel una vez que se sabe a qué atenerse.


Si tu bebé tiene eczema, notarás manchas rojas y escamosas alrededor del cuerpo de tu pequeño. Esta afección no se limita a la cara y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, lo normal es que estas manchas de piel áspera y con picor se formen en las mejillas, los brazos y las piernas. Para obtener más información sobre el eczema del bebé y cómo tratarlo, consulte este artículo de WebMD.


Eritema tóxico neonatal (ETN)


Conocido comúnmente como sarpullido del recién nacido, el ETN es una afección cutánea común que afecta hasta al 70% de los recién nacidos. La diferencia entre el ETN y el acné del bebé es que la erupción creada por el ETN se parece a un grupo de picaduras de pulgas: protuberancias amarillentas rodeadas de piel roja. La ETN no es peligrosa y debería desaparecer por sí sola. Suele aparecer en las dos primeras semanas de vida.

Ver  Cómo averiguar el color de pelo de tu bebé

Milia


Al igual que el acné del bebé, los milios aparecen en la frente, la barbilla o la nariz del recién nacido en las primeras semanas de vida. La milia suele confundirse con el acné del bebé, ya que ambas afecciones cutáneas forman un grano blanco sobre las glándulas sebáceas. La diferencia, sin embargo, es que los milios son duros al tacto y se consideran quistes en lugar de granos. Esta afección cutánea no suele requerir tratamiento, a menos que empeore debido a la irritación de la piel.


Costra láctea


La costra láctea también puede confundirse con el acné del bebé, aunque se produce en el cuero cabelludo y no en la piel. Si el cuero cabelludo de tu hijo está salpicado de manchas costrosas o aceitosas, probablemente tenga costra láctea.


Desaparece por sí sola al cabo de unos meses, pero los casos más graves pueden provocar la caída del cabello del bebé. Puedes deshacerte de ella antes lavando regularmente el cuero cabelludo de tu bebé con un champú suave.


Últimas reflexiones


Si tu bebé tiene acné neonatal, puedes esperar que desaparezca por sí solo en un mes. Aun así, nunca está de más llamar al pediatra para que descarte otras afecciones cutáneas.


La piel de un recién nacido aún no ha terminado de desarrollarse. Por eso, es muy vulnerable a los factores ambientales. En consecuencia, la mayoría de los padres notarán que la cara o el cuerpo de su bebé tienen sarpullidos o problemas cutáneos en algún momento.


Aun así, con un poco de amor, cuidado y paciencia, la piel de tu hijo volverá a ser impecable. Hasta que llegue a la pubertad, claro.

¡Puntua este artículo!

/ 5. Número de votos:

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Más información
Privacidad